Géneros y Sexualidades

DEBATE PERONISTA

Aborto: obispo amigo de Bergoglio maldijo la ambigüedad de Alberto Fernández

El arzobispo de La Plata Víctor Fernández defendió el aborto clandestino en una carta en la que afirma que el presidente electo primero dijo una cosa y ahora dice otra.

Daniel Satur

@saturnetroc

Lunes 18 de noviembre | 19:13

Foto Enfoque Rojo

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor “Tucho” Fernández, últimamente está bastante activo en sus redes sociales. Este lunes en su cuenta de Faceboock publicó un texto en el que cuestiona directamente al presidente electo Alberto Fernández en un tema que ya viene generando no pocas controversias en el Frente de Todos: la legalización del aborto.

Como se recordará, Alberto Fernández fue girando en sus declaraciones públicas respecto al aborto legal, seguro y gratuito. Sin romper (al contrario, afianzándola al máximo) la estrecha relación con los sectores más conservadores y antiderechos del peronismo, Fernández pasó de decir a fines de mayo que la legalización del aborto no era algo “prioritario” para su futuro gobierno a manifestar recientemente que enviará apenas asuma un proyecto relativo a esta demanda.

Esa iniciativa del futuro mandatario genera inquietud, ya que mientras la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto tiene su propio proyecto, que establece de forma completa y cabal que el aborto sea legal, seguro y gratuito, Fernández enviaría su propio texto normativo. Aunque no está claro que esta vaya más allá de la despenalización de la práctica, algunos sectores de la cúpula de la Iglesia manifiestan su desaprobación.

El vaivén conceptual de quien asumirá la presidencia el próximo 10 de diciembre le abrió el apetito textual al arzobispo platense, quien no dudó en publicar un posteo de confrontación, cuando no de advertencia. Tucho Fernández dice con tono confianzudo: “valoro la capacidad del presidente electo, Alberto, y espero que pueda levantar y pacificar el país”. Pero enseguida agrega que le “llamó la atención leer que enviará inmediatamente un proyecto de ley para avanzar en el aborto”.

Tucho dice que si él “pudiera hablar con Alberto le preguntaría si vale la pena comenzar su mandato con un tema que tanto divide a los argentinos y que tanta tensión ha provocado”. Nada hace pensar que el arzobispo, mano derecha del Papa y de quien se ha dicho que hasta le ha escrito numerosos discursos a Jorge Bergoglio, no pueda hablar con el presidente electo. Pero más allá de acting, lo cierto es que busca públicamente marcarle la cancha al próximo mandatario.

Leé también Tucho Fernández, el obispo mentiroso que pregunta para qué sirve la Iglesia

Y para hacerlo recurre a una contradicción del propio líder del Frente de Todos. “Yo le escuché decir, antes de las elecciones, que no consideraba que este tema fuera una prioridad o una urgencia, que dividía al país y que había que analizarlo bien y con tiempo. Muchos le votaron confiando en estas palabras”, le recuerda Tucho a Alberto.

Luego le advierte: “Podemos estar codo a codo defendiendo los derechos sociales, buscando un país productivo e inclusivo, pero es mi derecho decir lo que pienso sobre este tema, aunque sé que también me expongo a una nueva catarata de descalificaciones”.

En el texto, como buena autoridad eclesiástica, el arzobispo busca camuflar sus posiciones oscurantistas y antiderechos tras supuestas convicciones filosóficas y morales. “Me preguntan si no estoy en contra del aborto. Siempre lo estuve, desde que tengo 12 años. No por ser conservador o misógino o machista, sino porque creo que esa niña que está creciendo dentro de su madre también tiene derechos”, escribe provocador.

En ese marco, Tucho no ve mal que se despenalice el aborto, ya que “sería simplemente blanquear” una situación que según él se da de hecho ya que actualmente “casi ninguna mujer va presa por haber abortado”. Pero, afirma, “otra cosa es legalizar el aborto libre, facilitar el aborto para quien quiera hacerlo por cualquier causa”, ya que eso “implicaría que afirmemos que el niño por nacer es sólo un montón de células animales”.

Leé también La Iglesia se “acerca” a los pobres mientras busca seguir viviendo del Estado

Para Fernández (el arzobispo) el derecho a la vida de las cientos de mujeres que mueren o las miles que sufren enormes complicaciones por año por abortos clandestinos no significa absolutamente nada. Por el contrario, tiene el tupé de decir que muchas de esas mujeres “abortan con inmenso dolor, porque desearían ser madres, pero no tienen cómo sostener a ese hijo que han engendrado”.

Con tal desfachatez el arzobispo de La Plata Víctor Fernández les niega el derecho elemental a las mujeres de decidir sobre sus propios cuerpos al tiempo que se arroga él mismo el derecho de caracterizar a las mujeres que abortan. Más allá de la retórica progre y la “sensibilidad” social que ostenta, en esencia es un real continuador de las ideas más oscuras de su antecesor Héctor Aguer.

Para no hablar de que el propio Tucho hoy está en el centro de la escena por encubrir a curas de su diócesis acusados de gravísimos crímenes sexuales y corrupción de menores.

Seguí todas las alternativas del caso Lorenzo a través de la coproducción de Pulso Noticias y La Izquierda Diario







Comentarios

DEJAR COMENTARIO