Géneros y Sexualidades

ACTUALIDAD

Abuso policial contra una joven madre en San Juan

La joven concurrió con su recién nacida al hospital Rawson a buscar unos certificados y terminó detenida.

Miércoles 26 de junio | 14:30

Se llama Fiorela y tiene 27 años. Su mamá, Marisa, cuenta que Fiorela llevo adelante su embarazo realizando los respectivos controles en el hospital Rawson de San Juan aunque decidió tener a su hija en su casa, cuestión que llevó adelante sin inconvenientes.

Más tarde, y luego de consultar en el registro civil, a Fiorela le solicitaron una serie de certificados que debía pedir en el hospital Rawson para dejar constancia del estado de salud de su bebé. Allí concurrió Fiorela y un médico neonatologo revisó a su recién nacida, la pesó, la midió, le solicitó vacunas y aportó los certificados que solicitó la joven madre.

Cuando Fiorela se retiraba del hospital personal policial le pidió sus documentos y le indico que espere. A partir de ahí comenzó una seguidilla de hechos abusivos contra su persona, la de su pareja y su hija recién nacida, que Marisa junto a distintas organizaciones de mujeres de San Juan, están denunciando.

Marisa, madre de Fiorela, denunció que la policía mantuvo a su hija, a su pareja Antonio y a la bebé, durante dos horas esperando en el hospital. Luego volvieron diciendo que tenían orden de detención y realizaron un acta en el lugar. "En el acta ellos decían que Fiorela había ido al hospital a pedir un certificado de nacido vivo, lo cual no era así. Mi hija no quiso firmar ese acta y la policía se llevó detenido a Antonio a la comisaría 1ra y a Fiorela la dejaron detenida en el hospital con su bebé. Estuvo toda la noche en la sala de espera del hospital Rawson con custodia policial", denuncia Marisa.

Fiorela siguió hasta el día siguiente detenida en el hospital, custodiada por la policía científica. Marisa denuncia que la policía no demostró nunca la orden de detención. "No le leyeron absolutamente nada, y a las seis de la mañana del otro día la policía llevó al hospital un escrito hecho a mano donde los datos de Fiorela estaban mal, como la fecha de nacimiento, a pesar que ellos le tenían retenido sus documentos. Además ese escrito no tenía la hora, estaba en blanco, Fiorela no lo quiso firmar", cuenta Marisa.

Rápidamente el hecho trascendió a los medios provinciales y el repudio contra el accionar de la policía se extendió también. Organizaciones de mujeres de San Juan cuestionaron y denunciaron el abuso policial que terminó con Fiorela detenida en una sala de espera junto a su hija recién nacida, sin el más mínimo derecho garantizado.







Temas relacionados

violencia contra las mujeres   /    San Juan   /    Libertades Democráticas   /    Mendoza   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO