Política

TUCUMÁN

Al legislador Ramírez “no le alcanzan” $150 mil mensuales, una burla a los trabajadores

El titular provincial de ATSA pide más fondos para “gastos sociales”, el sistema clientelar que funciona desde la Legislatura.

Juan Luis Véliz

Dirigente de la agrupación Marrón Docente y del PTS-FIT U

Martes 9 de agosto de 2016 | Edición del día

En 2015, Reneé Ramírez ingresó a la Legislatura, tras encabezar un acople del Frente para la Victoria. El titular de ATSA, el gremio de la sanidad, ha salido a quejarse que los $150 mil que recibe mensualmente como “gastos sociales” no le alcanzan. Estas declaraciones son una burla para los miles de trabajadores que hacen malabares para llegar a fin de mes porque no alcanza la canasta familiar básica.

¿En qué consisten los “gastos sociales”? Junto a su dieta mensual cada legislador recibe, en mano, otra cantidad de dinero que utilizará de manera discrecional. El sistema fue creado en los 90, durante el gobierno de Palito Ortega, y el monto es fijado individualmente y en secreto, nadie sabe lo que cobra el resto. Con sus declaraciones, Ramírez le ha puesto un monto. De acuerdo al presupuesto provincial fijado para 2016, se estimaba que unos $212 millones se destinarían a los “gastos sociales”.

Los “gastos sociales” en realidad son un caja fija que dispone cada legislador para “hacer política”, es decir sostener un sistema clientelar. Sobre este sistema que cruza punteros, fondos discrecionales y legisladores, se asentó el carácter fraudulento de las elecciones provinciales que terminaron con quemas de urnas, subproducto de las disputas territoriales. Para graficarlo: en junio se extrajeron 47.8 millones y en julio 53 millones. En agosto, el mes de los comicios provinciales, se utilizaron 91,7 millones. 53 millones fueron extraídos entre el 13 y el 20 de agosto, es decir, en el tramo final la campaña provincial.

El conjunto del arco político, desde el bloque “Tucumán Crece” (del Frente para la Victoria) hasta la UCR o el bloque unipersonal del macrista Colombres Garmendia, defienden el uso de los “gastos sociales”. La justificación es que sirve para “ayudar a los vecinos” con medicamentos, colchones, chapas, entre otras cosas.

La “ayuda” en situaciones urgentes en cuestiones de salud o vivienda esconde el gran cinismo de aquellos mismos partidos del régimen que han producido esta precarización de la vida del pueblo trabajador.

En el caso de Ramírez, como titular de ATSA, siempre firmó paritarias a la baja, con oídos sordos ante la precarización laboral y el desfinanciamiento de la salud. ¿Los mismos que reparten remedios son los mismos que han permanecido en silencio ante el vaciamiento de la salud pública? En tiempos electorales el mensaje es claro: si no hay votos, no hay remedios.

Desde el PTS y el Frente de Izquierda planteamos un programa contra esta casta política: que todos los funcionarios cobren un salario equivalente al de un docente. Detrás de los privilegios que goza el régimen político se encuentra una organización de la sociedad a favor de las grandes patronales.







Temas relacionados

Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO