Géneros y Sexualidades

ACTUALIDAD

Arzobispo de Tucumán exigió a diputados que voten en contra del aborto legal

“Digo lo mismo”, afirmó el gobernador Manzur para respaldar a la máxima autoridad eclesiástica en la provincia.

Domingo 27 de mayo | 00:55

“Yo, Carlos Alberto, quiero llamarlos por su nombre a ustedes, Beatriz, Teresita, Gladys, Alicia, José Fernando, Facundo, Pablo, Marcelo y José, diputados tucumanos, para decirles que tienen un nombre porque tienen vida y tienen la responsabilidad que les ha confiado el pueblo tucumano: voten por la vida, por el cuidado y defensa de la vida de todo argentino porque vale toda vida”. Con esa frase, el arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, se dirigió a los diputados nacionales Beatriz Ávila, María Teresita Villavicencio, Gladys Medina, Alicia Soraire, José Fernando Orellana, Facundo Garretón, Pablo Yedlin, Marcelo Santillán y José Cano, para exigirles que voten en contra del aborto legal. El mensaje pronunciado por la máxima autoridad eclesiástica de la provincia durante el tedéum por el 25 de Mayo llega luego de que se confirmará que el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo se tratará el 13 de junio.

Los dichos de Sánchez fueron avalados por el gobernador Juan Manzur (PJ) y el intendente capitalino Germán Alfaro (Cambiemos) a la salida de la ceremonia. “Ha sido una homilía brillante de nuestro arzobispo, lo hemos escuchado todos. Vuelvo a reiterarlo, lo digo como gobernador de la provincia: estoy en contra del aborto. Como dijo su excelencia, nuestro arzobispo, toda vida vale. Digo lo mismo”, afirmó el mandatario provincial.

No es solo un sermón

La presión abierta a los diputados nacionales realizada por el arzobispo no es un rayo en cielo sereno, sino que refleja la estrecha relación entre el poder político y la Iglesia contra el derecho de las mujeres. Vínculo que tiene como correlato un financiamiento millonario de la Iglesia, no sólo con recursos nacionales sino también por normativas provinciales. Desde que el debate por la legalización del aborto comenzó ingresó a Diputados, las diferentes iniciativas clericales fueron respaldas por las autoridades del poder ejecutivo y legislativo.

Desde la Legislatura, bajo el control del vicegobernador Osvaldo Jaldo, se celebró una “semana del niño por nacer”, donde los grupos fundamentalistas utilizaron la Legislatura como un búnker contra la lucha del movimiento de mujeres. El peronismo no se encontró solo en esta ocasión, ya que se sumaron legisladores radicales como Raúl Albarracín o el bussista devenido en macrista, Claudio Viña. Pero en la Legislatura ocurren algo más que actos. Desde hace una década que se cajoneó la adhesión a las leyes de de educación sexual integral (N° 26.150) y de salud sexual y procreación responsable (N° 25.673); en 2013 se negó a la aplicación del protocolo para abortos no punibles. En tanto que el año pasado se cajoneó el cupo laboral trans por una maniobra del legislador Albarracín con el apoyo del oficialismo.

Por pedido de Sánchez, el Concejo Deliberante de la capital declaró a la ciudad “defensora y promotora de la vida” y rechazó cualquier proyecto que el Congreso sancione para legalizar el aborto. Estas escandalosas ordenanzas fueron aprobadas con la anuencia de todos los bloques políticos. Además, el intendente Alfaro suele participar activamente de las marchas y misas realizadas contra el derecho al aborto legal, no solo con su presencia sino también poniendo a disposición de la Iglesia recursos de la Municipalidad. La diputada Ávila, esposa de Alfaro, participó de la última movilización organizada por la Iglesia junto a la senadora Silvia Elías de Pérez.

Hay diputados del macrismo como Ávila y Cano que adelantaron su voto negativo al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. También se posicionaron en contra los peronistas Orellana, Medina y Sorarire, en tanto que Santillán y Soraire votarían a favor. Yedlin inicialmente anticipó su voto negativo pero luego realizó declaraciones ambiguas en torno a su posición.

Mientras el lobby clerical crece y un sector de parlamentarios cede, se hace más que necesario ganar las calles para conquistar el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, sin depositar ninguna confianza en “la rosca”. A la pelea por educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir agregar con fuerza la exigencia de la separación de la Iglesia del Estado.







Temas relacionados

Aborto legal, seguro y gratuito   /    Tucumán   /    Géneros y Sexualidades   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO