Mundo Obrero

DESPIDOS

Avellaneda: trabajadores de Gaelle llegaron a un acuerdo

La empresa firmó un acta donde compromete a pagar las indemnizaciones en cuotas. Se levantó el acampe en los portones y se abre una nueva etapa del conflicto en la histórica fábrica de calzados.

Dani More

Giro a la Izquierda - Secretaría de la Juventud en la Universidad Nacional de Avellaneda

Martes 13 de noviembre de 2018 | 13:39

Fotos: Nora López-La Izquierda Diario

El viernes pasado fue una intensa jornada en la sede del Ministerio de Trabajo de Avellaneda y en la fábrica Gaelle. Los y las trabajadoras mantuvieron un acampe pacifico que duró 60 días hasta que la patronal acordó pagar una parte de las indemnizaciones. Se pagarán tres cuotas de 5000 pesos durante noviembre y otras tres en Diciembre. Además de un bono de 1000 pesos para alimentos y la promesa de sacar un préstamo en Enero para liquidar el resto. El acuerdo se resolvió tras cinco horas de negociación en un clima de tensión y cansancio por parte de las y los trabajadores que finalmente aceptaron y levantaron el acampe.

La incertidumbre con la que se vive a diario en las fábricas de la zona Sur ya no se aguanta. En Avellaneda, los despedidos de Gaelle ganaron las calles con manifestaciones, ollas populares, recorridas por la universidad, marchas hacia el Ministerio de Trabajo, también se movilizaron contra la media sanción del Presupuesto 2019. Vienen de enfrentar una patronal que los hostigó y demonizó todo el tiempo, al punto de enviar una patota violenta para desalojar el acampe.

Sabor a poco

La familia Lopes, propietarios de la empresa, decidieron aprovecharse de la crisis que atraviesa el país para abaratar costos, traer sus productos del exterior, ensamblar en talleres clandestinos con trabajo en negro y cerrar la planta del barrio de Piñeyro sin pagar un peso. Sin embargo, los Lopes vienen de enriquecerse durante una época de bonanza donde facturaron millones. Los trabajadores vieron la cantidad de pares de calzados que salían de esa planta, hasta que el rubro del calzado se desplomó con la apertura de las importaciones.

Te puede interesar: cobertura de La Izquierda Diario sobre la lucha de Gaelle

El pago de sólo una parte de las indemnizaciones parece una burla teniendo en cuenta que la patronal jamás presentó un preventivo de crisis para justificar los despidos. Por lo tanto, la empresa actuó de manera ilegal, inventando causas. Alguien se preguntará: ¿qué hizo el municipio de Avellaneda para defender los puestos de trabajo? En la reunión que Jorge Ferraresi tuvo con los despedidos prometió muchas cosas. Ninguna se cumplió. Las fuentes laborales no se mantuvieron, ni siquiera llegó el baño químico que la intendencia iba a destinar para el acampe. Solo el pago en cuotas de las indemnizaciones, y una nueva promesa del pago total a futuro.

La fuerza está

El ejemplo que nos dejan estos obreros y obreras es que hay fuerzas para enfrentar cada fábrica que despida o cierre. La solidaridad de las organizaciones sociales, de estudiantes, trabajadores y la gente del barrio es vital para sostener la lucha. En estos meses lograron frenar la represión y los intentos de vaciamiento con la organización entre los distintos sectores. Decenas de personas se acercaron al acampe para brindar su apoyo.

Son ciertos los dichos de Miguel Funes, diputado de Unidad Ciudadana que intervino en el conflicto: “los trabajadores han dado un ejemplo de organización y lucha”. Sin embargo fue él mismo y el espacio político que integra, quienes persuadieron a los y las trabajadoras a que aceptaran el acuerdo miserable que ofreció la empresa. Los abogados, el Ministerio de Trabajo y los representantes del sindicato coincidieron en que ese arreglo era lo mejor que podían conseguir.

Diferente es la posición de Gustavo Michel, operador de Shell, integrante del Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC), quien en dialogo con este medio dijo: “Que distinto sería si las centrales sindicales y cada una de las conducciones de los sindicatos se propusieran coordinar todas las luchas que hay en curso. Por el contrario, dejan pasar los ataques dándoles la espalda a los trabajadores que están dispuestos a pelear".

Michel que además es referente del PTS en el Frente de Izquierda, la misma fuerza política de la que forman parte Nicolás del Caño y Myriam Bregman agregó: "Hay que continuar firmes en la lucha, es el único camino que encontramos para resistir los despidos y el ajuste que quieren imponer Macri y los gobernadores bajo las órdenes del FMI con la complicidad de las burocracias sindicales. Mañana se vota la ley del Presupuesto 2019, quieren profundizar el saqueo al pueblo, tenemos que ser miles en las calles e impedir que se vote”.







Temas relacionados

Universidad de Avellaneda   /    Avellaneda   /    Shell   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO