Internacional

13M MANIFESTACIÓN DERECHA

Brasil: sobran motivos para rechazar la convocatoria de la derecha

El próximo domingo, toda la tensión política de las últimas semanas se trasladará a las calles.

André Augusto

Natal | @AcierAndy

Sábado 12 de marzo de 2016 | Edición del día

1 / 3

El próximo domingo (13) se trasladará a las calles la tensión política que caracterizó toda la semana de Brasil. Luego del traslado por la fuerza del expresidente Lula, nuevas declaraciones y revelaciones en la investigación de los esquemas de corrupción en Petrobras, conocida como Operación “Lava-Jato”, desemboca este domingo en una movilización callejera convocada por la oposición de derecha.

Un amplio abanico de partidos, personalidades y dirigentes políticos de toda la derecha convocan a una jornada de manifestaciones callejeras contra el gobierno de Dilma y el PT y por el impeachment (destitución) de la presidenta. Entre algunos de sus convocantes se encuentra el actual presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (PMDB), el parlamentario conservador Jair Bolsonaro, la federación patronal más importante del Estado de San Pablo, la FIESP, y el PSDB, entre otros. La convocatoria fue ampliamente anunciada y difundida por la Red Globo como una “marcha contra la corrupción”. Aquí sintetizamos siete (entre tantas otras) razones para rechazar estas manifestaciones.

1) El PT, al asimilar los métodos corruptos del capitalismo para gobernar, al implementar ajustes y privatizaciones y usar su influencia en los sindicatos para proteger a Dilma y no para resistir los ataques que implementa junto a la patronal, abre el camino a la derecha reaccionaria de Sérgio Moro y la Red Globo que cínicamente posan ser “honestos”. Pero los convocantes a estas manifestaciones solo quieren sustituir los esquemas de corrupción petista por los propios y promover ataques aún más duros a los que actualmente aplica el PT para que la crisis sea pagada por los trabajadores y la juventud. Basta revisar la lista de convocantes: Eduardo Cunha, Jair Bolsonaro, Marco Feliciano (de la bancada evangélica), todos referentes de una derecha racista, machista, homofóbica y antiobrera junto a todos los políticos del PSDB también conocidos por sus ataques a los trabajadores como Aécio Neves, José Serra, el actual gobernador de San Pablo Geraldo Alckmin y el expresidente Fernando Henrique Cardoso (FHC).

2) El acto cuenta con el apoyo de la principal Federación capitalista del país, la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp). Se trata de un conglomerado de las patronales más explotadoras del país, que hoy despide, aumenta las jornadas de trabajo, reduce salarios, precariza las condiciones laborales y ataca los derechos laborales con la colaboración silenciosa de la Central Única de Trabajadores (CUT) que viene dejando pasar todas las medidas sin ninguna lucha de resistencia. Quieren implementar ajustes, ataques y privatizaciones aún más duras de las que ya aplica el gobierno del PT.

Están ligados por mil lazos con la derecha latinoamericana que en Venezuela, en Argentina con Mauricio Macri y en Bolivia, se encuentra fortalecida y buscan, apoyándose en el terreno legado por los llamados gobiernos “posneoliberales”, avanzar con nuevos ataques a los trabajadores.

La FIESP tiene vínculos con la dictadura militar, en la que los jefes de la Federación como el empresario Boilesen, activo colaborador del Departamento de Operaciones Internas (DOI) del II Ejército, comandaban sesiones de tortura contra los trabajadores, activistas de los derechos humanos y sectores de la izquierda y dirigían campañas de financiamiento de los aparatos represivos. Varios de estos personajes siguen activos dentro de la institución patronal.

No por casualidad en esta marcha levantan cabeza los defensores de la vuelta de la dictadura militar, que apoyan los destacamentos policiales especializados en asesinar negros y pobres en las favelas y la periferia del país.

Foto * Paulo Skaf, presidente de la FIESP, con Temer (PMDB) y Sarney (PMDB)

3) Los sectores convocantes a esta marcha buscan el fortalecimiento de los batallones especiales de exterminio de los negros, como la fuerza de choque BOPE (“Batallón de Operaciones Policiales Especiales”, tropa de élite de la policía militar de Río de Janeiro) y la ROTA (sigla con la que es conocido el grupo de operaciones especiales “Rondas Ostensivas Tobias de Aquiar”, de la policía de San Pablo). Si el PT fue responsable por el aumento exponencial de la población carcelaria negra y por la violencia policial contra los negros en las favelas, la derecha representada por el PSDB, el DEM, el PPS levanta un programa aún más represivo y reaccionario contra los negros.

Encabezan la política de reducción de la mayoría penal (que afecta a toda la juventud, pero especialmente a la juventud negra de las periferias) y la privatización de las cárceles, para que el encarcelamiento de la juventud negra sea un negocio lucrativo, como en los Estados Unidos. El PSDB tiene como líder partidario en la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Estado de San Pablo (Alesp) al ex comandante de la ROTA, el Coronel Telhada del PSDB conocido como integrante de la “bancada de la bala”, después de declarar que “la reducción de la mayoría de edad debía llegar a los 14 años” y de referirse al golpe militar brasilero como la “revolución del 1964”.

4) Estarán en la marcha los que quieren entregar el área de explotación marítima de crudo conocida como Pre-sal a la Shell, Chevron y otras gigantes imperialistas que ya se han declarado interesadas en el negocio, con la colaboración activa de Dilma y el PT. El senador José Serra del PSDB fue el autor original del proyecto que busca eliminar la obligatoriedad de que Petrobras sea la operadora de las plataformas de Pre-sal y de que participe en por lo menos el 30% de cada bloque licitado. Acompañado por Dilma, Serra logró "liberar" a Petrobras de participar en la operación de los pozos y administración de las plataformas, allanando el camino para el retorno de las normas de privatización similares a las implementadas por Fernando Henrique Cardoso (FHC) durante su gobierno, conocidas como "modelo de concesión".

5) Los convocantes consideran al juez federal de Paraná Sérgio Moro un verdadero "héroe nacional". Moro desarrolló su formación profesional en el Departamento de Estado norteamericano, tiene vínculos con la oposición tucana (del PSDB) y está casado con una abogada de la Shell, una de las principales empresas beneficiadas con la crisis política de Petrobras y de la política de entrega del Pre-sal. Otro de los convocantes es Kim Kataguiri del “Movimiento Brasil Libre”, quien argumenta (al igual que otros grupos de la derecha como “Vamos a las calles”) que los “militantes de la izquierda reciben dinero para ir al acto”. Como mostramos en Esquerda Diário, los organizadores del acto del próximo 13 de marzo contratan trabajadores – muchos de los cuales no coinciden con la política de impeachment de esta derecha – para convocar a la manifestación. Los impulsores de la campaña muestran de esta manera como pagan gente en todo el país para construir su acto.

Foto: Eduardo Bolsonaro, Kim Kataguiri y Marco Feliciano

6) Moro y el Poder Judicial representan una casta con privilegios que no es votada por nadie. Los métodos que hoy son empleados por Moro y el Poder Judicial para resolver disputas entre los capitalistas, imperialistas y los partidos que los representan, serán utilizados mañana contra el movimiento obrero y sus organizaciones, la juventud y el pueblo que se enfrente a los ajustes, como ocurrió con la dictadura.

Foto: Sérgio Moro y su esposa, Rosângela Wolff de Quadros Moro,
que trabaja para el PSDB y la petrolera Shell

7) Esta derecha también impulsa la política de impeachment, un mecanismo reaccionario que es llevado adelante por los sectores más conservadores del Congreso nacional. Este mecanismo autoritario del Estado no pone en peligro ninguno de los privilegios financieros de los políticos y jueces, además de impedir que la población ajuste cuentas teniendo el derecho de revocar todos los mandatos de aquellos políticos que no cumplen el programa por el que fueron votados. Incluyendo a la derecha, tan ensuciada con la corrupción como el PT. Se busca evitar una respuesta por izquierda basada en un movimiento nacional contra los ajustes, los despidos y la impunidad del PT y de la derecha.

El Movimiento Revolucionario de Trabajadores de Brasil rechaza la marcha del próximo 13 de marzo y exige que la CUT y sus sindicatos rompan con su política de subordinación al PT e impulsen un gran movimiento nacional contra los ajustes y la impunidad.

Una verdadera movilización independiente, en manos de los trabajadores y la juventud que imponga una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, que puede atacar las raíces de la corrupción de esta democracia para ricos. Instituir la revocabilidad de todos los mandatos políticos con salarios iguales a los de un maestro y la elección de todos los jueces por el voto popular; para que las amplias masas puedan decidir cómo enfrentar todos los problemas estructurales del país y la subordinación al imperialismo.

Traducción: Liliana Ogando Calo







Temas relacionados

PMDB   /    PSDB   /    Dilma Rousseff   /    Lula da Silva   /    PT   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO