Política

REFORMA PREVISIONAL

Brutalidad sin fin: Cambiemos avanza en su ataque contra los jubilados

En una reunión escandalosa, hubo maltrato contra los jubilados presentes. El oficialismo logró dictamen y llevará el proyecto al recinto. El Frente de Izquierda exigió movilizarse para derrotar la reforma.

Eduardo Castilla

@castillaeduardo

Miércoles 13 de diciembre de 2017 | Edición del día

Fotos: Matías Baglietto, Enfoque Rojo

Seguramente tenía alrededor de 70 años. Su rostro no decía mucho. Más bien destilaba una combinación de bronca y resignación. Alrededor suyo tres personas lo cargaban en la silla de ruedas en la que había llegado hasta el Congreso de la Nación. Así bajaron dos pisos luego de haber subido cuatro en el ascensor. Su destino era la sala donde debatirían dos comisiones de la Cámara de Diputados alrededor de la Reforma Previsional. Posiblemente la Seguridad le haya impedido el paso.

************

“No se entiende de que se ríe el ministro”, dijo con bronca Nicolás del Caño. “El ministro” era Nicolás Dujovne, titular de la cartera de Hacienda. Compartía risas con Emilio Monzó y Jorge Triaca. A metros de ellos, decenas de jubilados -que a duras penas habían ingresado a la sala-, bramaban de furia.

Maltrato PRO

Cerca de las 16 h inició el plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda, y de Previsión y Seguridad Social de la Cámara Baja. Abordaron, como estaba anunciado, la regresiva reforma previsional que propone Cambiemos, con aval de un sector del peronismo.

La reunión estuvo marcada por la tensión. Representantes de organizaciones sindicales, sociales y de jubilados habían pugnado desde temprano para entrar a la sala. La Seguridad lo impidió por bastante tiempo. Hubo forcejeos y empujones. Recién luego de eso, algunos referentes pudieron hablar.

La reunión, que se convirtió en un hecho político nacional, evidenció el costo que significa votar una medida marcadamente antipopular. Durante horas fueron constantes los insultos a los funcionarios nacionales y a los diputados oficialistas. Así y todo, Cambiemos mostró la voluntad de avanzar en contra de los jubilados.

Antes del inicio de la reunión, Eduardo Amadeo -macrista paladar negro, ex menemista y ex Alianza- quedó al frente de la comisión de Previsión y Seguridad Social, que hasta entonces presidía Mirta Tundis, del Frente Renovador. Tan escandalosa y evidente fue la maniobra oficialista para imponer su plan que, ante el silencio de los bloques opositores, se modificó arbitrariamente la comisión que trataría el proyecto. Como dice el dicho, "el que calla otorga".

Sólo los diputados del Frente de Izquierda advirtieron sobre esto. Nathalia González Seligra denunció que "para garantizarse un dictamen favorable, el oficialismo realiza una arbitraria modificación de la comisión". La diputada del PTS-FIT, que denunció su exclusión arbitraria de una comisión que integraba hasta el pasado viernes, fue una de las pocas voces en denunciar esta maniobra.

El ministro de Trabajo compitió con Amadeo como centro de los insultos. Por momentos se hizo difícil escucharlo en ese contexto. Sin embargo, cada frase que se distinguía era un golpe en la boca del estómago de los jubilados.

Los presentes tuvieron que soportar la “explicación” del ministro. Éste llegó al absurdo de afirmar que los propios jubilados pedían seguir trabajando hasta los 70 años. En una versión capusottiana de la realidad, pretendió presentar como una suerte de “realización personal” seguir siendo explotado más allá de los 65 años.

Consensos y silencios

A lo largo del (falso) debate, tanto Triaca como los diputados oficialistas pretendieron magnificar el “consenso” alrededor del proyecto de reforma. Así hicieron su aparición el acuerdo con 23 de los 24 gobernadores y la media sanción lograda en el Senado.

Precisamente gobernadores y senadores peronistas fueron los que permitieron avanzar al gobierno. La media sanción en la Cámara Alta -“ingrata tarea” al decir de Miguel Ángel Pichetto- fue conseguida con los votos de lo que hoy es el Bloque Justicialista. Ese mismo espacio aparece como el (más que) posible garante de la aprobación en Diputados.

Ayer, hasta avanzada la tarde, hubo silencio en ese espacio. Pablo Kosiner, conductor del bloque, estuvo lejos del debate, acompañando al gobernador Urtubey en su provincia natal. En la cuenta de Twitter del Bloque Justicialista solo se publicaron dos tuits, rechazando el “clima de violencia” que revistió el debate. La afinidad con el discurso de Cambiemos no puede ser más evidente.

Ezeiza y Panamá

Las chicanas entre macristas y kirchneristas se llevaron parte no menor del debate. Al oficialismo actual se le criticó –correctamente- que regalaba millones a los grandes empresarios mientras atacada los ingresos de 17 millones de jubilados. Desde Cambiemos contraatacaron recordando el veto de Cristina Fernández al 82 % móvil, aprobado en 2010.

La posibilidad de esos ataques mutuos está determinada por el hecho de que el kirchnerismo, en los marcos de años de crecimiento record, ofreció ingresos más que moderados a la enorme mayoría de los jubilados.

Te puede interesar: De Cristina a Mauricio: jubilados pobres y sin el 82 % móvil

“Si tocan a los viejos…”

El canto sonó varias veces, haciendo rimar la letra con el apellido del ministro Triaca. Sin embargo, cuando les tocó el turno a los dirigentes sindicales como Sergio Palazzo (Bancarios-Corriente Federal) el pedido a los legisladores fue “no voten esta ley”. Un llamado que, a esta altura, resulta más que utópico en función de los alineamientos políticos que se prevén.

En ese contexto se hace evidente que para frenar la reforma y evitarla hay que fortalecer claramente la organización y movilización en las calles. Ayer, desde la izquierda, Nicolás del Caño planteó que “para frenar estas reformas no basta con discurso. Me alegra que hayan estado Sergio Palazzo o Sonia Alesso. Queremos convocarlos a que impulsemos un verdadero plan de lucha a todas aquellas organizaciones que se han pronunciado contra estas reformas. Nos tenemos que movilizar el día que quieran llevar a sesión, para rodear con 200, 400, 500 mil personas. Porqué la mayoría de la población está en contra”.

Te puede interesar: Del Caño rechazó la reforma previsional: “Nos tenemos que movilizar el día que se trate”

En este marco, la perspectiva de un paro nacional y una movilización masiva el día que se trate la norma se hace urgente y más que necesaria.







Temas relacionados

Nicolás Dujovne   /    Bloque justicialista   /    Jorge Triaca   /    Cambiemos   /    Reforma previsional    /    Congreso Nacional   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO