Sociedad

EDUCACIÓN

Buenos Aires: colegios secundarios sin libros

En la provincia de Buenos Aires los colegios secundarios no cuentan con libros, estos casos se dan en el nivel superior, pero también existe un faltante en Ciclo básico.

Ariel Taccari

Delegado de Suteba Morón | Agrupación Marrón

Miércoles 31 de agosto de 2016 | 16:14

Desde el 2011 con el cambio de diseño curricular, no solo quedaron desactualizados los libros del nivel secundario, sino que directamente los colegios públicos del ciclo superior, en su gran mayoría no cuentan con libros. Esto se agudizó aún más con las aperturas de cursos de 4º, 5º y 6º del ciclo superior en las ESB, medida llevada a cabo por el Ministerio de Educación del gobierno anterior y avalada por todos los gremios en su momento, sin consulta y participación de las bases docentes. En el marco de dichas creaciones dejaron al desnudo la falta de recursos; no solo la grave situación edilicia y de infraestructura, ya que han cerrado cursos para cumplir con la apertura de otros nuevos, sino también la ausencia de libros en las bibliotecas.

Según relevamiento en el conurbano bonaerense, ningún colegio ESB que realizó éstas modificaciones de aperturas de cursos para las escuelas conformadas, desde hace 3 años cuenta con libros en; 4º, 5º y 6º año. Los docentes asisten a éstos nuevos cursos sin las mínimas condiciones de infraestructura, sala de video y lo que se suma ahora es la falta de una herramienta tan elemental como los libros. Entre las grandes ausencias podemos citar, libros de las materias de los nuevos diseños curriculares; Construcción Ciudadana, Política y Ciudadanía, Derecho, Historia, Economía Política, Elementos de Micro y Macroeconomía, Proyectos Organizacionales, Sistema de información Contable. Solamente llegaron uno o dos ejemplares de una editorial hace un año, que por supuesto no alcanza para abastecer a todos los alumnos que asisten a la escuela pública.

Situación que se extiende en las escuelas del ciclo básico, o sea (1º, 2º y 3º año); la última partida fue en 2015 y solamente llegaron libros básicos de apoyo, pero no contienen temas específicos del contenido curricular. “En secundaria superior no ha llegado nada, desde hace 10 años.” Así lo describe Karina bibliotecaria de la E.E.S N°8 de Morón.

Con sus secuencias didácticas, los libros asisten con el contenido y actividades para abordar los diseños curriculares, estimula al alumno a la curiosidad, el descubrimiento, formular sus propias hipótesis generando así un impacto directo en el desarrollo de los procesos de enseñanza aprendizaje. La brecha entre la escuela pública y privada se profundiza aún más con el faltante de libros, sumado a las innumerables denuncias que se viene haciendo en La Izquierda Diario referente a la deficiencia en infraestructura y recorte en comedores escolares.

Sin libros, los docentes profesores tratan de rebuscárselas como pueden, dedicando parte de su tiempo sacando fotocopias para los alumnos, armando clase por clase, formulando nuevas estrategias didácticas, (aunque siempre lo hagan); sin libros es más difícil y requiere más tiempo y dinero. En algunas instituciones los docentes sacan fotocopia al por mayor, para obtener algún descuento, sacan copia del libro entero o parte del mismo. Otros dejan en manos a la cooperadora que pueda solventar esta ausencia, haciendo resúmenes o armando una especie de cuadernillo con los temas específicos. De ésta forma se naturalizan obligaciones que por supuesto no son de los trabajadores docentes ni de cooperadora, sino del propio Estado.

Sin libros no hay calidad educativa

Mientras se pone en eje la calidad en educación, desde el ministerio llegó guía sobre “la evaluación aprender 2016” “El objetivo es, brindar orientaciones que contribuyan a la mejora continua de los aprendizajes y a una mayor equidad”, queda expuesto una vez más el discurso contradictorio y cínico por parte del Ministerio de Educación tanto Nacional como en la provincia; en donde Alejandro Finocchiaro cobra 9 veces más que un docente, y destinan dinero a espiar a los mismos. Sin los pilares básicos en la educación como lo son la infraestructura, comedores escolares y un recurso y herramienta tan importante como el libro, no se puede hablar de calidad educativa y de equidad. No va haber equidad, cuando los colegios privados reciben millones en subsidios, mientras las necesidades elementales en la educación pública no están garantizadas.

Ante éste fenomenal vaciamiento en las escuelas públicas que viene de arrastre con el anterior gobierno de Daniel Scioli y hoy continua con María EugeniaVidal; éste viernes 2 los docentes marchan a Plaza de Mayo, en el marco del paro y la Marcha Federal convocada por la CTA, desde los Suteba combativos de La Multicolor se organizara un bloque independiente de los convocantes de la marcha, denunciando el carácter de la Marcha Federal convocada por la CTA y el espacio Articulación Popular que incluye empresarios y funcionarios del FpV-PJ, mientras docentes, estatales y el resto de trabajadores de Tierra del Fuego y Santa Cruz es el propio FpV quien lleva el ajuste.

La lucha contra el ajuste y en defensa por la educación esta en las calles, movilizados, organizados en cada escuela junto a padres y alumnos, pero se hace necesario profundizar las medidas de fuerza, con un plan de lucha votado en asambleas y la perspectiva de paro nacional hacia el 16 de septiembre, día que se convoca a las Audiencias Públicas para ser miles en las calles y frenar el tarifazo.







Temas relacionados

Provincia de Buenos Aires   /    Educación   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO