Política

NACIONAL

Buscan reconvertir 540.000 hectáreas de las Fuerzas Armadas en áreas naturales

Las fuerzas castrenses rechazan entregar tierras que reclama Parques Nacionales. El poder territorial que supo acuñar tiempo atrás el partido militar hoy son ociosas para el Estado burgués.

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Martes 1ro de enero | 22:11

Unas 540.000 hectáreas de tierras muy ricas en flora y fauna, que pertenecen a las Fuerzas Armadas, son muy codiciadas por la secretaría de Medio Ambiente para convertirlas en parques nacionales con fines turísticos, científicos y también de defensa.

Según informa Infobae, la Dirección de Parques Nacionales busca convertir en zonas de reserva natural a las 540.000 hectáreas que pertenecen en su mayor parte al Ejército y que están distribuidas en Mendoza, San Juan, Salta y Córdoba
"Hay una fuerte resistencia de los militares para entregar estas tierras que antes estaban ocupadas con mulas y vacas pero que ahora sólo están abandonadas en gran medida ya que ni siquiera se usan para prácticas de Defensa", explicó a Infobae un allegado al secretario de Medio Ambiente, el rabino Sergio Bergman.

Tanto el presidente Mauricio Macri, como el jefe de Gabinete Marcos Peña, apoyan e impulsan que estas tierras, en manos castrenses, pasen a la órbita de medio ambiente. Según un informe el turismo en las áreas protegidas creció más que el resto del turismo argentino en estos años.

"Las visitas se multiplicaron por cinco entre 1990 (711.000) y el 2017 (3,8 millones)", sostiene ese informe al que tuvo acceso Infobae. Sólo en el 2017 hubo ingresos en turismo proveniente de Parques Nacionales por unos 15.000 millones de dólares.

Según este informe que la Dirección de Parques Nacionales le entregó a Marcos Peña, la demanda de turismo a parques nacionales podría elevarse a 7,8 millones de personas, lo que representaría un ingreso de USD 3,4 mil millones.
Recientemente el Gobierno logró convertir a una parte de Campo de Mayo en reserva natural, algo que fue repudiado por organismos de derechos humanos, y víctimas de ese centro clandestino de detención.

Malestar militar

El ministro de Defensa, Oscar “milico” Aguad, también estaría de acuerdo crear parques nacionales en tierras sin uso. Sin embargo estos acuerdos por arriba se toparon con la cerrada oposición de los militares, en particular el Ejército. Esta es una fuerza terrateniente, que se niega a perder el poco poder que les queda.

Desde que asumió Cambiemos buscan reformar las Fuerzas Armadas, que más allá de algunos avances, continúan impedidas en participar en temas de seguridad interior. El motivo central de este impedimento es el rechazo social, de organismos de derechos humanos, y partidos de izquierda que repudian a estas fuerzas genocidas.

Desde la caída del partido militar, todos los gobiernos pos dictadura buscaron reconvertir a esta fuerzas repudiadas por el genocidio de clase, por el robo de bebes durante la última dictadura, y por la cobarde capitulación ante las tropas inglesas en la Guerra de Malvinas. El imperialismo yanqui también retiró su apoyo a estas viejas fuerzas armadas que ya no era confiable para los intereses imperiales.
Es así que el Gobierno de Carlos Menem, quien más avanzó en reconvertirlas, enrolo a las fuerzas castrenses en las misiones guerreristas de la OTAN. Esas misiones continuaron bajo los siguientes gobiernos, incluido, obviamente, en los 12 años kirchnerista.

Pero esta fuerza de más de 50.000 hombres, con un poder territorial que además cuenta con inmuebles valuados en cifras millonarias, al estar desprestigiadas ante la sociedad, no puede cumplir ningún rol central para el Estado burgués.

Por este motivo es que el gobierno planeó una reforma que partía por pasar a retiro a los generales, vender parte de las propiedades en manos castrenses, unificar armas, como las de Prefectura Nacional con la Armada, y seguir los consejos del Comando Sur de Estados Unidos, armar fuerzas de despliegue rápido para intervenir en las tareas de seguridad interior.

Este plan fue muy resistido por los propios militares, y hasta ahora el Gobierno avanzó con políticas iniciadas por el gobierno de Cristina Kirchner. Es así que en julio Macri firma el decreto 683/2018 donde establece una serie de modificaciones que apuntan a darle más poder al interior de las fronteras nacionales a las Fuerzas Armadas.

Sin embargo esta reforma es insuficiente para los interés del gobierno que se ve en la necesidad de otorgar un nuevo rol a las actuales Fuerzas Armadas, para que puedan ejerecer como guardianes del Estado burgués e intervenir en las tareas de seguridad interior. Pero cualquier avance en este sentido encontrará al movimiento de masas, que como en el 2x1, volverá a salir a las calles para hacerse oír.







Temas relacionados

Fuerzas Armadas   /    Mauricio Macri   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO