Economía

ANUNCIOS EN HONDA CAMPANA

CFK le pide al empresariado que gane un “cachito” menos

La Presidenta estuvo en el acto de lanzamiento de la producción en el país de un nuevo modelo de la automotriz Honda.

Miércoles 15 de abril de 2015 | Edición del día

Fotografía:DyN

Fotografía:DyN

Cristina se presentó en Campana en la planta automotriz de Honda para anunciar la producción del nuevo modelo, el HR-V, un SUV compacto del que se producirán en Argentina unas 15.000 unidades anuales, con una inversión de $ 260 millones. La acompañaron en el acto el secretario de la Presidencia, Eduardo "Wado" de Pedro; el ministro de Economía, Axel Kicillof; la ministra de Industria, Débora Giorgi; el secretario general de Smata, Ricardo Pignanelli; el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli; y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey; entre otros.

La presidente hizo declaraciones en torno a cómo incrementar la inversión: “hay que disminuir un cachito la rentabilidad o traer alguna de la que se llevaron afuera”, dijo. Se refería a lo que escuchó debatir en estos días sobre la reducción de la demanda y agregó que "es mentira que cuando achicás la demanda, mejorás inversión, porque reducir la demanda es achicar o reducir los salarios, no hay otra vuelta".

La mandataria les aseguró a los empresarios que la rentabilidad se mantiene para eso "que siga reproduciéndose el círculo virtuoso de la economía". Destacó como ejemplo del círculo virtuoso el programa Ahora 12 donde afirmó que se realizaron “más de 7 millones de ventas por más de 13.000 millones de pesos”.

Por su parte también hizo declaraciones el ministro de Economía, "estos diez años fueron de explosión en términos de capacidad productiva en la industria automotriz, solventada por el crecimiento de poder adquisitivo que permitió que el mercado se robusteciera", y agregó que "este incremento en las ventas es lo que justifica las inversiones". También Debora Giorgi señaló en el mismo sentido que "este es el resultado del trabajo realizado desde 2003 buscando una industria automotriz competitiva, integrada, tratando de desarrollar los proveedores y dando los incentivos justos para eso”.

El gobierno celebra los anuncios de inversión de las automotrices como ya ocurrió con Renault y Nissan afirmando que aumentarán las fuentes de trabajo y traerán innovación productiva para el país.La industria automotriz fue la mimada por el gobierno en estos años Pero veamos algunas contradicciones del sector.

Durante el 2003 y 2013 la producción de vehículos creció 368%, no obstante el empleo sólo creció 190% y la mayor productividad laboral de las terminales se logró con ajustes de la jornada laboral y la reducción de tiempos muertos y la polivalencia. Los ajustes también se mostraron con los despidos y suspensiones que hubo en 2014 en la industria, con Lear como caso testigo o la persecución a activistas como hubo en la misma Honda donde fueron despedidos dos trabajadores luego de ser señalados por los dirigentes gremiales del SMATA que dirige el burócrata Ricardo Pignanelli. Con la mayor explotación obrera, las empresas no disminuyeron un “cachito” sus ganancias. Por el contrario, tuvieron una década con ganancias a toda velocidad.

No es casual que muchas de las grandes automotrices, como Renault y Nissan, estén eligiendo Córdoba como destino de sus inversiones. Gracias al SMATA los nuevos trabajadores que ingresarán a trabajar lo harán sin categoría, cobrarán un salario 30% inferior y podrán ser reubicados en cualquier puesto. Así sucedió en Lear, donde por negarse a firmar ese convenio se desató un enorme conflicto donde la empresa buitre, el gobierno y la burocracia sindical iniciaron una guerra contra los “indomables” que enfrentaron los despidos.

Otro dato que no mencionan los funcionarios es el alto componente de partes importadas que tienen los vehículos que se producen en el país, en 2002 los productos que se importaban eran el 35% mientras que en el 2010 rondaba el 58%, donde más del 50% provienen de Brasil. Esta característica, que implica la salida de dólares en época que escasea, también ocurre en otras industrias y es un problema estructural que el kirchnerismo no ha logrado resolver a pesar de su relato de industrialización. La industria automotriz de nuestro país es una gigantesca maquiladora de terminales imperialistas. Una “paradoja” del gobierno “nacional y popular”.







Temas relacionados

Honda   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO