Internacional

MIGRANTES

Canadá: trabajadores agrícolas en riesgo por denunciar condiciones laborales

Jornaleros agrícolas se enfrentan a pésimas condiciones laborales, y cuando denuncian corren riesgo de ser deportados.

Miércoles 16 de agosto de 2017 | Edición del día

En este año arrancó con 1,308 personas mexicanas el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales México-Canadá. Los jornaleros se instalan en granjas por periodos de entre dos y ocho meses
Algunos trabajan en la recolección de cerezas, otros en la de pepinos o zanahorias orgánicas, entre otros.

El Programa comenzó en el año de 1974 con el envío de 203 personas, en 2016 hubo una movilidad de 23,893 trabajadores. En 42 años, 326,595 trabajadores mexicanos han llegado a las distintas provincias de Canadá para laborar en las granjas, y cada año, las cifras de jornaleros agrícolas aumenta. En 2016 se aprobaron visas para 34 mil trabajadores, cifra comparada con las 25 mil de 2011.

Debido a la falta de empleo a la que se enfrentan miles de familias mexicanas, muchos ven una oportunidad de ingreso en el trabajo en las granjas de Estados Unidos o Canadá por periodos temporales.

Además de México, personas de otros once países del Caribe firman contratos para trabajar como jornaleros agrícolas en Canadá.

A través de la información que proporciona el gobierno canadiense, las personas interesadas son informadas de los derechos que tienen al firmar un contrato con alguna de las empresas. Entre ellos, el garantizarles un lugar de trabajo seguro, periodos de descanso y días libres, pago de horas extra, no se les puede quitar su pasaporte o permiso de trabajo, entre otros.

Sin embargo, algunos jornaleros han relatado cómo han sido enviados de regreso a México por denunciar y exigir mejores condiciones de trabajo. A veces se ven obligados a estar hacinados con más de treinta personas en un mismo cuarto, con goteras que mojan las camas. Son expuestos a pesticidas peligrosos, hospedados en chozas de metal o sólo pueden acceder a agua potable a través de un arroyo.

En muchas ocasiones no reciben las prestaciones que les corresponden según la legislación canadiense y pueden ser deportados si se quejan de las condiciones de trabajo, otros deciden no denunciar para no ser expulsados del Programa.

Desde el 2014, el departamento federal que supervisa el programa recibió 5000 denuncias de las cuales sólo han inspeccionado 640.

La responsabilidad de cumplir con las normas laborales recae en las provincias canadienses, pero éstas no tienen ni datos básicos como el nombre de los trabajadores que laboran ahí, su ubicación o el nombre de su patrón. Las autoridades, igual que en Estados Unidos, avalan la superexplotación de los jornaleros migrantes.

Las empresas se aprovechan de tener mano de obra migrante para violar derechos y no cumplir con normas mínimas laborales. La denuncia de las condiciones laborales amenaza con arrebatarles esa fuente de trabajo a los jornaleros, mientras que los patrones tienen la certeza que hay un vasto ejército de reserva de trabajadores a quienes pueden seguir explotando para enriquecerse a costa del trabajo ajeno.







Temas relacionados

México   /    Jornaleros   /    Canadá   /    Migrantes   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO