Mundo Obrero Estado Español

ELECCIONES SINDICALES EN PANRICO

Carta abierta a los trabajadores de Panrico que aún siguen en activo

Ante las elecciones sindicales de Panrico, Joe Molina, huelguista despedido, me dirijo a mis compañeros que siguen dentro de la fábrica en esta oportunidad para barrer a la burocracia sindical traidora que dirige el Comité de Empresa desde hace tres décadas.

Joe Molina

Trabajador despedido de Panrico, Barcelona | @joemolina57

Martes 15 de diciembre de 2015 | Edición del día

Foto: Cynthia Lub

Compañeros, se acerca el momento de poder decidir en las próximas elecciones sindicales. Una oportunidad para pelear por un Comité de Empresa comprometido con llevar adelante un verdadero trabajo encaminado a poner fin a tanta fechoría de la patronal y de las burocracias sindicales mayoritarias. “Gracias” a ambas, y con la ayuda de la Generalitat, hoy un 75% de los trabajadores y trabajadoras de la fábrica de Santa Perpètua estamos despedidos. Hacia aquí nos ha llevado la política de aceptar sin ninguna clase de oposición las directrices marcadas desde los consejos de administración, para los que únicamente somos números, de parte de quienes han tenido la representación legal de la plantilla.

No podemos olvidarnos del papel jugado por CCOO y UGT durante la huelga. Yo, como muchos de nosotros, lo califico de alta traición, con una mentira tras otra, con firmas a espaldas de los trabajadores, aceptando condiciones impuestas por la patronal, retrasando juicios que nos beneficiaban como el de vulneración del derecho de huelga, tratando constantemente de frenar el pulso llevado a cabo contra la empresa y haciendo caso omiso a las asambleas que votaron la no aceptación del ERE desde el principio.

Mientras cerca de 200 familias han visto como su futuro pasaba a ser incierto y se encaminaba hacia el paro o la precariedad, los responsables de esta situación (los dirigentes del Comité de Empresa saliente) siguen trabajando. Evidentemente, ahora intentarán seguir en su cargo y prolongar así su “estatus”.

Por eso este es el momento de decir basta de privilegiados y traidores. Basta de liberados por la propia empresa para poder dedicar todo su tiempo a mantener la paz social, que tanto está costando a la clase trabajadora. Es tiempo de decir basta ya de traidores a los principios y a los estatutos con los que se fundaron los sindicatos, cuya función debería ser la defensa de los derechos fundamentales de cualquier trabajador.

La llegada de Bimbo es una incógnita de futuro para todos los que estáis trabajando ahora en Panrico, y es evidente que con la representación sindical que tengáis es con la que tendréis que hacer frente a reajustes, quizás económicos, quizás de plantilla.

Por eso es un momento importante y así debemos entenderlo todos los que sacamos claras lecciones de nuestra huelga, todos los que peleamos codo con codo contra esa política traidora de los representantes de CCOO y UGT en nuestra empresa.

Hubo otras opciones sindicales que sí apoyaron la huelga. El SUT estuvo desde el primer día y muchas de sus intervenciones en las asambleas ayudaron a dar un giro, sobre todo en lo legal, en la mentalidad de los que tenían dudas. La CGT tuvo un resbalón con uno de sus delegados y acudió con retraso a apoyarnos, aunque acabó siendo parte activa de la lucha. Hoy hay compañeros que están organizados en estos dos sindicatos.

Si hay un modo de cambiar esta situación, este pasa porque todos los que se oponen a la política que encarnan las listas de UGT y CCOO den un paso en favor de confluir para recuperar el Comité de Empresa. Si ha germinado una oposición a estos arribistas, entre todos debemos hacerla fuerte y darla pronto a conocer a los compañeros, porque pocas oportunidades habrá.

Son ellos o nosotros, y al decir nosotros incluyo a todo aquel que lucha por dar batalla a esta podrida burocracia sindical que no nos representa. No será a partir de guerras internas cómo lograremos derrotarla. No es el momento de hacer prevalecer diferencias de siglas o ideológicas. La unidad en la lucha que demostramos en ocho meses de huelga, a pesar de que hubiera pareceres distintos entre nosotros, debe prevalecer también ahora.

Una manera de llevar este trabajo adelante, sería la formación de una candidatura con fuerza, que represente a los distintos sindicatos de oposición y colectivos de trabajadores, que aglutine a todos aquellos que tengan el firme deseo de enfrentarse a los burócratas sindicales que hemos venido sufriendo antes, durante y después incluso de la huelga.

Ha llegado el momento de crear Comités de Empresa que representen realmente a los trabajadores, con órganos de dirección que no conviertan los derechos sindicales en privilegios sobre el resto de compañeros, con cargos limitados en el tiempo, revocables y siempre sometidos a las decisiones de las asambleas como órgano democrático.

Los trabajadores y trabajadoras debemos implicarnos, dar un paso adelante y empezar a tomar las riendas de nuestras vidas, participando directamente en los organismos más inmediatos a nosotros para acabar arrinconando a los miserables.

Es una tarea difícil, es enfrentarse a un gigante. Pero la historia está llena de gigantes que cayeron cuando parecía imposible. Estoy seguro que contaréis con el respaldo todos los ex-compañeros y los grupos que dieron el apoyo desde fuera durante al huelga. Todos nosotros os respaldaremos y apoyaremos como lo créais conveniente.

Desde Clase Contra Clase y nuestro periódico digital, IzquierdaDiario.es, iremos publicando artículos para difundir y dar seguimiento a la campaña electoral que puede ser la continuación de una huelga que ha hecho historia.

¡UNIDAD, ORGANIZACIÓN Y LUCHA!







Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /    Panrico   /    Movimiento obrero   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO