ALMIRANTE BROWN

Cascallares y Solá: demagogia electoral y una peligrosa alianza contra los trabajadores

La semana pasada, el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares recibió a Felipe Solá. Sin propuestas para salir de la crisis, la unidad del peronismo con Cristina adentro fue la conclusión mas importante de la reunión. Mucha rosca pero ninguna respuesta a los reclamos de los trabajadores y vecinos. Amenaza a los que salen a luchar.

Clarisa Gómez

Psicopedagoga, secretaria de género de APSLZ

Lunes 21 de enero de 2019 | 17:52

Foto: Felipe Solá y Mariano Cascallares (Internet)

Felipe Solá, anunció que será precandidato a presidente desde principios de enero. Es por esto que esta recorriendo los municipios del conurbano bonaerense y tejiendo alianzas con los intendentes de los municipios acechados por la desocupación, cierres de fabricas, crisis en escuelas y hospitales, y el hambre que ya se empezó a sentir. La campaña electoral ya comenzó. La unidad del peronismo con Cristina adentro, y PASO con todos para dirimir las candidaturas, parece ser la estrategia para "hacerle frente al gobierno".

Alianzas peligrosas

Felipe Solá entró a la función pública como hombre ligado a las patronales del campo. Gobernador de Buenos Aires en 2002, su nombre está marcado a fuego en los asesinatos de Kosteki y Santillán. Supo ser aliado de Menem, Ruckauf, Duhalde, Kirchner, Macri, Massa y ahora prepara su reconciliación con Cristina pensando de cara a las futuras elecciones. Si bien ahora salió a polemizar en los medios contra la baja de la edad de imputabilidad, junto con Ruckauf fue el impulsor del Meta Bala en la provincia, como respuesta a la crisis brutal y hambre que estaba sufriendo el pueblo trabajador. "Hay que hacerse el boludo para mantenerse en el poder", respondió una vez en una entrevista de CQC. Parece ser su receta hasta el día de hoy.

Frente al nuevo saqueo que votaron diputados y senadores del PJ junto al PRO, las alianzas que se tejen en el peronismo son un peligro para las mayorías populares.

Mejor hablar de ciertas cosas

El intendente Cascallares, al mejor estilo de los caciques de siempre en el mes de enero, para arrancar la campaña electoral inauguró algunas obras. Como siempre, los intendentes se acuerdan de hacer obras públicas en los barrios que no tienen cloacas, ni pavimento ni servicios esenciales cuando necesitan votos. Pero ante la crisis de vivienda desaloja familias con represión, como hizo en la localidad de Claypole en septiembre del año pasado. De que más no habla el intendente?

Mientras estaba reunido con Solá, cientos de vecinos se movilizaron en defensa del hospital Oñativia. El 17 de diciembre del 2018, ocurrió el incendio del mencionado hospital. El mismo comenzó con una explosion en la sala de máquinas inundada por una fuerte tormenta, que provocó una descarga eléctrica en medio de un fuerte temporal. Trabajadores y pacientes graves, fueron evacuados por las valientes enfermeras en medio de llamas y humo. Las tragedias naturales existen, pero aquí,como en cada inundación que dejó a varias provincias anegadas y a sus habitantes a su propia suerte, hay responsabilidades políticas. Hace varios años se reclama mayor presupuesto para la salud pública, tanto para el Oñativia como para el hospital Lucio Melendez, al cual se destinó a todos los pacientes que se atendían en el Oñativia. Es decir la "solución" de Cascallares fue sobrecargar al hospital Melendez, exponiendo a los trabajadores de éste a larguísimas jornadas de trabajo y atención, sin insumos y sin ninguna otra a medida para responder ya a la emergencia sanitaria.

Movilización en defensa del hospital Oñativia
Movilización en defensa del hospital Oñativia

Ante esta situación a días del incendio se dió un multitudinario abrazo al hospital, de ahí en más, todos los jueves por la mañana un grupo de vecinos se reúnen en la puerta del hospital junto a trabajadores de la salud y organizaciones políticas y sociales para organizarse ante la desidia y la nula respuesta del municipio y de la provincia de Buenos Aires, es decir la indiferencia total por parte de Cascallares y Vidal. En este marco se produjó la movilización al Palacio municipal, que reclamó que el intendente Cascallares declare la emergencia sanitaria de Brown. Pero lo único que dijeron los secretarios municipales de Desarrollo Social y Salud, Luis Sanchez y Walter Gomez, respectivamente, fueron meras formalidades y el intendente ni siquiera recibió a la comitiva de trabajadores, vecinos y estudiantes que concurrió a buscar respuestas. La amenaza recibida por el joven militante del PTS que se estaba solidarizando con los trabajadores del hospital no parece una mera casualidad.

Mientras tanto hace campaña con la apertura de los CAPS que solo pueden cubrir la atencion primaria, y ambulancias nuevas que no están en la puerta del Hospital Oñativia para hacer traslados de urgencia de los vecinos que acuden a ese hospital.

- Te puede interesar: Elecciones: adelantar o no adelantar, esa es la cuestión

El municipio que cuenta con el segundo parque industrial mas grande del conurbano esta acechado por la desocupación. Con despidos y cierres de fabricas como Stockl que dejó en la calle a mas de 130 familias a principios del año pasado, asi como también La Serenisima en Longchamps. La imagen de cientos de pibes y pibas de Rafael Calzada haciendo una fila interminable por un trabajo precario en un supermercado es la realidad que se vive a diario.

Los cierres de cursos y carreras en el profesorado mas importante del municipio y escuelas que se caen a pedazos tampoco son la preocupación del intendente. Incluso se comprometió a abrir la universidad de Almirante Brown en 2016, pero esto fue más espejismo que realidad. Y es más, a fines de 2018 ante el cierre de cursos del terciario de Adrogué , se comprometió a hablar con la gobernación de Buenos Aires y finalmente el cierre de curso pasó parcialmente, provocando una reducción de la matrícula, Madame Lagarde debe estar muy contenta por el enorme saqueo a la educación y salud públicas nacionales. Veremos en el desarrollo del verano, si la construcción del nuevo edificio del terciario 41 es realidad, o siguen siendo espejitos de colores para conseguir votos y nada más.

Confiar en nuestras fuerzas y coordinar todas las luchas

Nosotros, desde el PTS en el Frente de Izquierda tenemos una salida, estamos del lado del lado de los trabajadores y vamos a apoyar cada lucha y conflicto que surja. Queda claro que ante la desidia que se vive no podemos confiar en los políticos y funcionarios que le dan la espalda a los reclamos del pueblo trabajador que vive de migajas. Todos los funcionarios del peronismo, el kirchnerismo y el macrismo cobran sueldos de mas de 147.000 pesos, mientras la mayoría con suerte llegamos a 15.000 o vivimos de changas. ¡Qué el intendente y todos los funcionarios cobren como una maestra!

Hay que dejar de pagar la deuda externa para invertir la plata en la salud, educación y vivienda. Impulsar plan de construcción de viviendas y obras públicas controladas por los vecinos y trabajadores. Y repartir las horas de trabajo, con salario igual a la canasta familiar para acabar con la precarización, la desocupación y el hambre.

Decenas de reclamos de trabajadores, estudiantes y vecinos recorrieron el municipio, la provincia y el país. Señal de que fuerza hay para enfrentar este verdadero saqueo que estamos viviendo. Tenemos que tener confianza en esta fuerza que se esta gestando y unir los reclamos y las luchas para que no volvamos a pagar nosotros su crisis.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO