Internacional

POLITICA

Caso Maldonado: frente a la crisis, la máquina de la mentira

Se caen las mentiras, renacen las campañas de encubrimiento. Ahora, demonizar a los testigos. Los medios y la maquinaria de propaganda oficial. Se postergó la discusión sobre la prórroga de la ley 26.160 que evita desalojos de comunidades originarias. El 18 de septiembre, todos a las calles.

Fernando Scolnik

@FernandoScolnik

Viernes 8 de septiembre | Edición del día

Los primeros días de esta semana han sido, sin dudas, los más problemáticos para el Gobierno nacional desde la desaparición de Santiago Maldonado el 1º de agosto. Las pruebas de ADN que echaron por tierra la “hipótesis” del puestero, así como los testimonios públicos de quienes vieron los hechos de aquel día, constituyeron un duro golpe al centro de gravedad de las operaciones de encubrimiento y desvío de la investigación que tienen lugar desde hace más de un mes.

El macrismo logró con el tema “volver al mundo”, aunque quizás no de la manera deseada. Los principales medios de comunicación internacionales reflejaron la gravedad de la situación. El País de Madrid, por ejemplo, tituló una editorial sobre el tema como “La primera gran crisis política de Macri”. La columna de opinión señala que el Gobierno tardó 37 días en tomar con seriedad el tema, pero que ahora lo ha puesto en el centro para tratar de frenar “la sangría de credibilidad” al “constatar que se estaba fraguando la tormenta perfecta”.

En este marco de adversidades, el Gobierno ensayó un tardío e inverosímil giro, enviando a Esquel al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, para mostrarse en una actitud colaborativa para la resolución del caso.

Sin embargo, menos de 24 h después ya quedaba claro el contenido del nuevo giro. Mientras en lo formal el macrismo afirma que están abiertas “todas las hipótesis”, en los hechos se ha montado una nueva operación política y mediática: demonizar y desprestigiar a los testigos que declararon en la causa el contenido que el Gobierno negó desde un principio, es decir, que la Gendarmería es responsable de la desaparición forzada de Santiago Maldonado.

Así fue como la gran contribución de Avruj al esclarecimiento del caso consistió ayer en anunciar el repentino “descubrimiento” de que Matías Santana, el testigo clave que vio cómo a Maldonado se lo llevó Gendarmería, es un importante cuadro y vocero de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). En una operación “de manual” al estilo de los servicios de inteligencia, el Gobierno busca desacreditar así su testimonio: se trata de un “terrorista”, por lo tanto lo que diga no tiene validez.

El diario Clarín, que levantó estas acusaciones con titulares catastróficos, por supuesto no hizo lo propio con las declaraciones de Santana que retrucaron lo evidente: que se trataba, sin más, de una nueva mentira del Gobierno nacional. La Nación, por su parte, dedicaba sus esfuerzos periodísticos del día a buscar contradicciones en el relato de Santana.

Si algo es cierto, es que el Gobierno en esta crisis no está solo. Los medios de comunicación más afines han contribuido desde el comienzo de forma invaluable a los operativos oficiales de desvío de la investigación y de sembrado de dudas no sobre la Gendarmería, sino sobre los mapuches y sobre el propio Maldonado. Sin este rol de muchos medios no hubieran trascendido así las versiones que intentaban instalar que Maldonado había sido visto en Entre Ríos, que estaba en Chile, o cualquiera de las que circularon durante las últimas semanas para intentar generar confusión.

Como maniobra complementaria, ayer el aparato de propaganda oficial intentaba cambiar la agenda política, en base al pedido del fiscal federal Gerardo Pollicita de investigar a la ex presidenta Cristina Kirchner por la denuncia del fiscal fallecido Alberto Nisman.

El macrismo, que durante los años previos a su llegada a la presidencia enarboló un discurso republicano respecto de los medios de comunicación, está demostrando lo que verdaderamente es en este terreno. Frente a la crisis, su política es miente, miente, que algo quedará.

Las maniobras distraccionistas siguen

En horas de la tarde de este jueves, se confirmaba también la noticia de que el juez Guido Otranto, el mismo que ordenó la represión en la ruta 40, autorizaba un rastrillaje sobre las tierras del pueblo mapuche. No es para nada descartable que de este operativo salgan nuevas maniobras de encubrimiento y falsas acusaciones.

También, de forma burda, Clarín cerró su portal del día con la “noticia” de que “una pareja declaró que llevó en su camioneta a un joven igual a Santiago Maldonado el 22 de agosto”.

Poco antes de esta nueva maniobra, la abogada Verónica Heredia, en representación de la familia Maldonado, denunciaba la adulteración de los libros de Gendarmería en las fechas en las que desapareció Santiago. El gran diario argentino le respondía con otra cortina de humo.

Ocultar la pelea de fondo

Mientras todo esto sucedía, ayer el Senado, donde el bloque del PJ-Frente para la Victoria es mayoría, postergaba el tratamiento de un proyecto para prorrogar por cuatro años la Ley 26.160 que suspende los desalojos de tierras de las comunidades indígenas en todo el país, y que vence el próximo 23 de noviembre.

Los Benetton, los Lewis y todos los estancieros y terratenientes millonarios, festejaron. Se preparan para seguir avanzando sobre las tierras de los pueblos originarios para sus negocios mineros, petroleros y agropecuarios.

Esto es lo que explica la fuerte persecución a las comunidades originarias de la zona, las cuales se están movilizando para exigir la prórroga de la ley. Desde el PTS-Frente de Izquierda y otras bancas han puesto sus bancas al servicio de esta pelea.

El 18 a las calles por Julio López, por aparición con vida de Santiago

Este 18 de septiembre se cumplirán 11 años de aquel día de 2006 en el que Julio López no llegó a la sala de audiencias donde se realizaba el juicio oral contra Miguel Etchecolatz. Luego de once años de ocurrida, la desaparición de Julio López sigue en la impunidad, bajo un manto de encubrimiento.

Ese día, junto al Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, saldremos nuevamente a las calles a pedir justicia por Julio López y el fin de la impunidad. Pero también para seguir levantando con fuerza las banderas por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Este 18 de septiembre seamos miles movilizados. Justicia por Julio López. Aparición con vida ya de Santiago. El Estado es responsable.






Temas relacionados

Santiago Maldonado   /    Clarín   /    Mauricio Macri   /    Internacional   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO