Política

OPINIÓN

Catamarca: la “democracia” policíaca del FpV y Cambiemos

En el marco del duro ajuste, las suspensiones y despidos en la provincia, el PJ-FpV y el Frente Cívico-Cambiemos impulsan una agenda represiva contra la juventud y los trabajadores.

Sábado 29 de abril | 20:59

Las declaraciones del secretario de seguridad Denett, quien defendió la “justicia por mano propia” y el linchamiento, revelan su profundo desprecio por la vida de la juventud vulnerable a caer en el delito. Esto armó una nueva crisis política en el gobierno del FPV, pero no justamente por “resisitir” el ajuste del macrismo.

Entre las provocaciones del ministro de educación Gutiérrez (quien asegura que subirle el sueldo a los docentes no implica una mejora de la educación) y las temerarias declaraciones de Denett, el gobierno de Corpacci vuelve a la carga con dos “caballitos de batalla”. El ajuste contra los trabajadores de la educación y la “mano dura”.

La política del gobierno del FPV-Catamarca no se distingue en nada del “macrismo duro”.

Estos, los macristas del FCyS ya habían citado a Denett a la legislatura para exigir “más seguridad”, un eufemismo para darle más poder de fuego a la policía y endurecer el control en los barrios y en la calle, mientras la población sufre el ajuste.

Te puede interesar: Catamarca: el ministro de Seguridad alienta la “justicia” por mano propia

La sesión en la legislatura fue un “sainete”, el popular acto cómico o bufonesco que se interpretaba entre las partes de una ópera o drama teatral.

Se pasaron estadísticas por arriba de la mesa, ejecutivo y oposición declararon sus intereses en común, evitaron toda discusión seria y se burlaron en la cara de la población, usando la legislatura y la “democracia” para reforzar el régimen policial.

Para justificar un régimen policial como el que está surgiendo en Catamarca, es necesario una alta cuota de delitos menores, cuanto más escandalosos mejor. La prensa local agita los robos y casos delictivos diariamente, la policía hostiga a los jóvenes y finalmente el clima policial se traslada a los sindicatos.

Los municipales de El Alto, que fueron parte de una jornada provincial de cortes y piquetes por aumento salarial de 3.000 pesos, fueron suspendidos de su trabajo y afectado su salario. Las amenazas de muerte recibidas por dirigentes de Agricultura Familiar (ATE-SAF) continúan impunes.

El régimen policial del FPV y Cambiemos se asienta sobre tres “pilares” y se propone avanzar a sangre y fuego: el saqueo minero, el ajuste contra los trabajadores y la mano dura contra la juventud.

Lee también: Catamarca: el ministro Gutiérrez ataca a los docentes y no otorga el aumento necesario

El movimiento de derechos humanos de Catamarca, como se vio el 24 de marzo, es influenciado por el FPV a través de organismos estatales (como la Casa de la Memoria) y múltiples corrientes políticas (como Nuevo Encuentro, Descamisados, el Partido Intransigente y otras).

A pesar de la evidente contradicción en estar “por los derechos humanos” (de ayer) con el mismo partido que personajes como Denett (o el genocida Milani, el represor Berni y la lista sigue) muchos sectores se expresaron a través de una solicitada en los diarios en un duro documento impulsado por docentes y referentes de DDHH de la provincia y el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).

Más información: Importante solicitada contra la mano dura en Catamarca

La independencia política del Gobierno nacional y de las provincias surge como una necesidad para poder enfrentar el recorte de las libertades democráticas que vienen de la mano del ajuste y la entrega.








Temas relacionados

Catamarca   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO