Política

ROSARIO // GATILLO FÁCIL

Causa Herrera: se abrió la etapa acusatoria de los policías implicados

Ayer se realizó la audiencia preliminar dónde el fiscal Adrián Spelta y las querellas acusaron a los policías imputados. La defensa solicitó impugnaciones sobre las acusaciones de la Fiscalía. Se pasó a un cuarto intermedio.

Laura Bogado

CeProDH | Rosario

Viernes 17 de junio de 2016 | Edición del día

Ayer a las se realizó en Tribunales Provinciales ante el Juez López Quintana la audiencia preliminar en el caso de Jonatan Herrera, el joven asesinado el 4 de enero de 2014 en manos de efectivos de la Policía de Acción Táctica. En medio de provocaciones y pases de factura entre la defensa de los policías y la fiscalía, se pasó a un cuarto intermedio para el día martes 21 de Junio, dónde se seguirá debatiendo sobre la elevación a juicio oral la causa que tiene como imputados a los policías Ramiro Rosales, Luis Sosa y Francisco Rodríguez.

La audiencia comenzó con un fuerte cruce entre la defensa de los policías imputados y la querella: la Dr. Sara Marco - quién representa a Sosa y Rodríguez - planteó que demandaría por el delito de calumnia a la familia Herrera por colgar fuera de los Tribunales Provinciales una bandera dónde se tilda de asesinos a los policías acusados a la vez que haría una presentación en el Tribunal de Ética contra las abogadas Analía Abreu y Cintia Garcilazo, abogadas en representantes de la mamá de Jonatan, por plantear en los medios la responsabilidad de Gálvez sobre la muerte del joven, el cuarto policía que estuvo implicado y que se resolvió su situación en un juicio abreviado. Una verdadera provocación por parte de la abogada defensora de quienes dispararon a quemarropa y sin piedad alguna a Jonatan mientras lavaba su auto, en pleno ejercicio de su función pública como policías.

A su vez la querella respondió al planteo asegurando que también haría una presentación en el Tribunal de Ética y realizó una fuerte acusación contra Marco, ya que en Septiembre se presentó en el domicilio de los Herrera haciéndose pasar por perito, junto a otra persona. Este hecho que salió a la luz en la audiencia, compone un delito grave que el mismo fiscal a cargo Adrián Spelta planteó que denunciaría.

Las acusaciones

El Ministerio Público de la Acusación dio comienzo a través del fiscal Adrián Spelta, quien luego de hacer un resumen de las pruebas remitidas y la reconstrucción de los hechos del día 4 de enero de 2015 acusó a Rosales por el delito de homicidio calificado por abuso de su función pública en carácter de miembro de la fuerza policial a cumplir la pena máxima de cárcel perpetua, y a los efectivos Rodríguez y Sosa se los acusó por tentativa de homicidio calificado por una pena de 12 años de cárcel efectiva. La querella coincidió en la acusación sobre Rosales, pero sobre Sosa y Rodríguez plantearon el agravante de abuso de arma por lo cual solicitaron 14 años de prisión.

Desde la querella de Elena además dieron a conocer fuertes hipótesis en función de las pruebas y testimonios recolectados hasta el momento, como por ejemplo que las ráfagas de disparos se dieron en dos momentos sucesivos entre el comando (que venían siguiendo a un presunto ladrón hasta la esquina de la casa de los Herrera) y la Policía de Acción Táctica (PAT). También se presume que la persona perseguida por el Comando Radioeléctrico ya se encontraba reducida en el piso cuando los oficiales de la PAT descienden del colectivo disparando a Jonatan, intentando incluso un efectivo sacarle el arma que portaba. Además se puso sobre la mesa que la propia policía retiro vainas y otros elementos probatorios que hoy no se encuentran en la causa siendo ocultadas por las fuerzas policiales inmediatamente luego de la tragedia que se llevó la vida de Jonatan Ezequiel Herrera, sin esperar el debido procedimiento. Es decir que las fuerzas policiales implicadas no sólo asesinaron a sangre fría a un joven que se encontraba en la esquina de su casa sino que acto seguido intentaron “limpiar” el lugar para encubrir las verdaderas responsabilidades y ocultar lo sucedido.

Por su parte la defensa de los policías se remitió a dar la hipótesis de que Jonatan simplemente quedó en medio del fuego cruzado ante el enfrentamiento entre el presunto ladrón y las fuerzas policiales, por lo que en ningún momento hubo intencionalidad alguna de los acusados de disparar contra él. El martes que viene, seguirá la audiencia dónde se verán las impugnaciones hechas por la defensa en el camino de elevar la causa a juicio oral.

La jornada transcurrió hasta el medio día. Mientras dentro de Tribunales se avanzaba en la causa, afuera se encontraba su familia junto a algunas organizaciones que vienen acompañando el caso. Los bombos se escuchaban dentro de la sala y hasta a una cuadra de distancia, la bandera de justicia por Jonatan cortaba las calles que rodean los Tribunales. El hambre de justicia se veía en los ojos de cada familiar de Jonantan que se habían manifestado, como lo vienen haciendo hace más de un año. En el aire se respiraba la incertidumbre y la bronca, quienes esperaban afuera intentaban comunicarse con los que ingresaron a la audiencia para saber si había novedades. Pero la bronca venía acompañada de saber que comienza una nueva etapa en camino a la justicia.







Temas relacionados

Jonatán Herrera    /    Brutalidad policial   /    Policía del gatillo facil   /    Rosario   /    Gatillo fácil   /    Libertades Democráticas   /    Santa Fe   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO