LUCHA CONTRA EL AJUSTE

Chubut: nueve semanas de lucha contra el ajuste de Arcioni, Macri y el FMI

A más de dos meses de haberse iniciado la lucha contra las políticas de ajuste del gobernador, la pelea se mantiene firme. Lecciones y conclusiones para mirar hacia adelante.

Ariel Iglesias

Comisión Directiva de SUTEBA/Dirigente de la Marrón

Viernes 20 de septiembre | 22:59

La novena semana de lucha en Chubut termina con los más de 60.000 trabajadores activos y jubilados protagonizando una huelga masiva. El objetivo es garantizar el pago en tiempo y forma del salario, el cumplimiento de los acuerdos paritarios, la cláusula gatillo, el pleno funcionamiento de la obra social y el arreglo de las escuelas, entre otras demandas. Gracias a esta pelea, Chubut está en el centro del debate nacional.

Esta lucha, lamentablemente, sufrió la pérdida de Jorgelina y María Cristina, trabajadoras docentes, que murieron en un accidente a 100 km de Trelew, cuando volvían del plenario de delegados trabajadores de ATECh hacia Comodoro Rivadavia. El ajuste del FMI, Macri, Arcioni y el PJ se cobró la vida de estas luchadoras. El gobierno es responsable.

Te puede interesar: Fuera Arcioni ya: el FIT Unidad repudia el ajuste, la represión y las muertes en Chubut

En la misma semana, en una verdadera provocación, Arcioni y su jefe de Gabinete presentaron un proyecto que muestra lo que son como casta política. Piden aumentar sus propios salarios hasta en un 100 %. Y eso mientras no paga los salarios a los docentes y estatales.

A tres meses de haber ganado las elecciones y a tres meses del lejano 10 de diciembre (donde debe asumir su segundo mandato), Arcioni desató una verdadera crisis política y económica. Chubut es hoy un verdadero laboratorio a cielo abierto, que expone las tormentas que se pueden desatar sobre toda Argentina, producto del infierno al que nos conduce el endeudamiento público -provincial y nacional- con el FMI.

Un ajuste que también se ve en el pacto fiscal impulsado por Macri y los gobernadores peronistas, incluido Arcioni, actual aliado del Frente de Todos.

Como señalamos desde desde el PTS en el FIT-Unidad, la continuidad de los acuerdos con el FMI solo traerá aparejado nuevos ajustes. Esto es lo que hoy intenta en Chubut el peronismo, contando a su favor el silencio de les Fernández, así como la colaboración de la CGT y la CTA, que no quieren convocar en la provincia a un paro general de estatales, docentes, petroleros, metalúrgicos, camioneros y el conjunto de los trabajadores hasta derrotar el ajuste. Ahí está la clave para que esta lucha triunfe y se vaya Arcioni.

Solo Ctera ha llamado a paros aislados. Aunque estas medidas han contado con el apoyo masivo de las y los trabajadores de la educación de todo el país, no han tenido continuidad mediante un plan de lucha.

Te puede interesar: Paro nacional docente en apoyo a Chubut

En la provincia también se han sumado los paros del sindicato Camionero, que muestran el apoyo que tiene la lucha de docentes y estatales entre los trabajadores industriales y de servicios. Ese apoyo también se mostró durante 20 días de piquetes por parte de los trabajadores petroleros en Comodoro Rivadavia. O en las puertas de Aluar, por parte de los metalúrgicos, el pasado miércoles. O en las tomas de colegios por parte de los estudiantes. O entre los desocupados y los pequeños comerciantes.

Es que docentes y estatales representan a 109 de cada 1000 habitantes de la provincia. Eso permite establecer múltiples lazos de solidaridad por un lado y los hace un sector clave de la provincia. Esa simpatía se hace más fuerte en el marco de un ajuste que cae sobre el conjunto de la población trabajadora, que trae aumento de la pobreza y la desocupación, tarifazos, etc. Esos lazos de apoyo no han podido ser quebrados desde el gobierno.

Te puede interesar: Masiva marcha del pueblo de Chubut contra el Gobierno de Arcioni y las patotas

Los vientos de Chubut cuestionan la paz social y muestran el camino para enfrentar el ajuste

Pero lo que no esperaban ni el FMI, ni Macri, ni Arcioni y todo el peronismo, era la dura y persistente pelea de trabajadores activos y jubilado, que se plantaron ante al ataque y vienen sosteniendo una lucha que ya tiene características históricas. Con la fortaleza de decenas de miles que sostienen el paro, existe una vanguardia de miles decidida a ganar esta pelea que muestran creatividad y voluntad de derrotar el ajuste. Ahí están los cortes de ruta, las movilizaciones, acampes, tomas de edificios públicos, bloqueos de los accesos a las bocas de pozos petroleros y de la planta de aluminio más grande de Argentina para mostrarlo.

A eso hay que sumar la bronca que se expresó en la madrugada del miércoles pasado, cuando fueron incendiadas la fachada de la legislatura y una puerta de la Casa de Gobierno. Esto ocurrió tras conocerse el fallecimiento de Jorgelina y de María Cristina. Eso también mostró el enorme descontento acumulado contra los símbolos del poder político, verdaderos títeres de los dueños de la provincia: las petroleras como PAE-Pan American Energy-, Aluar, las pesqueras, Bennetton, etc.

En esta pelea empiezan a mostrarse tendencias a que se expresen sectores antiburocráticos, que enfrentan a la dirección del sindicato y abren la posibilidad de que -si esto se profundiza- puedan surgir organismos de democracia directa. Un ejemplo de esta posibilidad, fue el plenario de delegados de escuela de ATECh, que se realizó en Rawson el 17 de septiembre. Un plenario que fue impuesto a la dirección kirchnerista del gremio por un sector decidido de delegados y activistas de Trelew y Rawson. Un sector que irrumpió en la reunión de secretarios generales y no se movió de la misma hasta que se le puso fecha, lugar y hora al plenario. Se logró así romper la pasividad a la que las direcciones habían llevado al conflicto en las últimas dos semanas.

Un proceso incipiente, parecido, pero a nivel de los trabajadores estatales, tuvo lugar en el hospital de Comodoro Rivadavia. Allí la asamblea votó impulsar la realización de un plenario de trabajadores estatales y docentes en la ciudad del petróleo, contra la negativa de la dirección de ATE y de la CTA. El plenario provincial de ATECh votó la misma propuesta para impulsarla a nivel provincial, contra la negativa de la dirección kirchnerista del sindicato. A estos pasos progresivos -votados en el camino de coordinar y organizar la lucha entre todos los estatales- hay que ponerles fecha, hora y lugar y llevarlos adelante.

Te puede interesar: Myriam Bregman: "Ataron al país y a las provincias al FMI, Chubut es el resultado"

Un debate en la vanguardia

Esta experiencia de lucha, sostenida desde hace tres meses, ha desarrollado también un debate entre los luchadores. Existen dos planteos centrales. Por un lado exigir a la legislatura provincial que vote la ley tributaria que presentó la Mesa de Unidad Sindical en 2018 y que duerme tranquila en los cajones de los despachos de los diputados. Un proyecto por el cual no pelean seriamente ni los dirigentes kirchneristas que la presentaron. Por el otro, la demanda de Fuera Arcioni, expresada a través de juicio político, de la revocatoria del próximo mandato o, simplemente, que se vaya. Queremos aportar al debate.

Te puede interesar: El silencio es complicidad: por qué Alberto Fernández no habla de la crisis en Chubut

El proyecto impulsado por la MUS plantea que las grandes empresas -las ganadoras en la economía provincial- adelanten el pago de regalías o abonen impuestos que adeudan. Este proyecto tiene enormes límites. No afecta realmente las ganancias de petroleras, terratenientes, metalúrgicas como Aluar o exportadoras alimenticias. Constituye un parche ante los golpes de la crisis que caen sobre la población.

Pero el mayor problema está en que, más allá de estos límites, la propia dirección de la MUS no quiere pelear por imponerla, ya que rápidamente la cambiaron por una ley de emergencia, más parcial que la tributaria y ni siquiera se jugaron a movilizar masivamente a los trabajadores para imponerla.

Esto se debe a -que tras la integración de Arcioni al Frente de Todos- pensaron que sacando las movilizaciones de la calle y las rutas (como pide Alberto Fernandez), iban a lograr que los diputados la votaran. Esto se demostró a todas luces equivocada, ya que tanto los peronistas oficialistas como sus opositores defienden las ganancias de los grandes empresarios.

Si estas conducciones quisieran pelear seriamente por este proyecto, se verían obligadas a enfrentar a su propia coalición política, de la que hoy forma parte a nivel nacional el mismo gobernador. Pero esa está lejos de ser su perspectiva.

Por esto, llevar todas las expectativas a lo que ocurra en el palacio legislativo viene conduciendo a un callejón sin salida. Estos diputados solo van a votar una ley a favor del pueblo laborioso ante el temor de perderlo todo. Es decir, cuando sientan el ruido de la calle y vean peligrar las ganancias de las empresas que son las dueñas de la provincia.

Los socialistas del PTS apoyamos y acompañamos la pelea por arrancarle una tajada mayor de sus ganancias a los grandes patronales de Chubut: PAE, Aluar, las pesqueras, Bennetton, etc. Pero lo hacemos en la perspectiva de invertir las prioridades hasta el final, de dar vuelta la tortilla y que las riquezas las disfrute el pueblo laborioso y no un puñado de grandes empresas nacionales y extranjeras.

Por eso peleamos por un programa que, afectando las ganancias de las empresas, dé solución a los padecimientos de las grandes mayorías. Lo hacemos en la perspectiva de un gobierno de los trabajadores.

Esta perspectiva no es compartida aun por las grandes mayorías. Entre quiénes hoy reclaman son muchos quienes votaron hace pocos meses a Arcioni. Precisamente por esto, la cuestión del juicio político al gobernador o la revocatoria de mandato se instaló en muchos sectores.

Esto abre un debate, en un sentido continuidad del anterior. Los diputados que conforman la legislatura difícilmente voten el juicio político o apoyen la revocatoria de mandato. Todos están en el mismo frente que encabeza Alberto Fernández, quien no por nada ha mantenido un silencio cómplice durante estos tres meses. El referente del kirchnerismo local, el intendente de Comodoro Rivadavia, Linares, no se cansa de declarar en los medios que hay que resguardar la institucionalidad y que Arcioni tiene que terminar su mandato y empezar el próximo.

Te puede interesar: ¿Quién paga la crisis?: lo que pone en cuestión la lucha de docentes y estatales en Chubut

El Fuera Arcioni, que compartimos desde el PTS, plantea quién va a gobernar si logramos imponer esta demanda con la movilización. Pero esto implica poner en discusión quien lo reemplazaría.

Los socialistas del PTS consideramos que una huelga general política de los estatales y docentes, junto a los obreros de la industria, los servicios, los desocupados, la juventud y el movimiento de mujeres, paralizando la producción y la circulación, tenemos la fuerza para conquistarlo.

Pero si esta dinámica pudiera desarrollarse y llevar a la caída de Arcioni, se abriría una discusión sobre quien lo reemplaza. Nosotros plantearíamos que no queremos que lo reemplace ni Sastre – actual intendente de Madryn y vicegobernador electo- ni Linares. Pelearíamos porque se convoque a una asamblea constituyente libre y soberana que, con plenos poderes, discuta y resuelva los problemas de la provincia. Empezando por desconocer y dejar de pagar la deuda pública provincial; renacionalizando los recursos naturales y poniéndolos bajo control de los trabajadores y los usuarios; imponiendo impuestos progresivos a las grandes empresas, banqueros y terratenientes. Es decir, medidas elementales para invertir las prioridades en favor del pueblo laborioso de la provincia.

La pelea por esta salida permitiría desarrollar una experiencia para amplios sectores con esta democracia para ricos y sus partidos. Una institución así, de ponerse en pie, dejaría al desnudo el papel de los partidos patronales, sean oficialistas u opositores. Abriría el camino a una movilización activa en la perspectiva de un gobierno de los trabajadores, anticapitalista y socialista. Los socialistas del PTS en el FIT Unidad levantamos esta perspectiva.







Temas relacionados

Frente de Todos   /    Mariano Arcioni   /    Alberto Fernández   /    Ajuste   /    Chubut

Comentarios

DEJAR COMENTARIO