Economía

REESTRUCTURACIÓN DE DEUDA

Claves de la propuesta de Guzmán: más concesiones a los lobos de Wall Street

El Gobierno hará oficial una nueva propuesta frente a la SEC de Estados Unidos. Estará vigente hasta el 4 de agosto. De abril a julio elevó la oferta desde U$S 40 a U$S 53 de valor presente neto.

Pablo Anino

@PabloAnino

Lunes 6 de julio | 11:20

  • En la noche del domingo, a través de un comunicado del Ministerio de Economía, se conocieron los detalles de la nueva oferta de canje de deuda que el Gobierno hará oficial este lunes frente a la Security and Exchange Commission (SEC, la Comisión de Valores de los Estados Unidos). Los bonistas tendrán hasta el 4 de agosto para aceptar la oferta.
  • La oferta comprende cinco títulos en dólares y cinco en euros, con vencimientos entre 2030 y 2046. Se abonarán intereses de manera semestral, con tasas que parten desde 0,125 % y llegan hasta 4,125 %. Se estima que la quita de capital (promedio ponderado) es del 1,9 %. Es decir, casi nula.

Te puede interesar: Para el endeudador serial Toto Caputo, la oferta de Guzmán es “muy buena”

  • Se realizará el pago de intereses desde el año próximo, en principio con una tasa baja del 0,125 % anual. Con un título a 2030, se reconocerán los intereses corridos y no pagados desde abril, cuando el país dejó de abonar.
  • Se establece un mínimo de aceptación en el nivel general. Esto significa que si no se alcanza ese porcentaje no se firma el canje y todo se vuelve a negociar. En el comunicado no se detalla el porcentaje de aceptación.
  • Se permitirá a los tenedores de bonos emitidos bajo contrato del 2005 (canje de Néstor Kirchner y Roberto Lavagna) canjearlos por nuevos bonos a ser emitidos bajo el mismo contrato. Esto significa que se concede condiciones contractuales más favorables para los acreedores que las vigentes actualmente en las operaciones de deuda. Este beneficio no se les reconoce a los tenedores de bonos emitidos en la era Macri, en tanto fueron emitidos bajos las nuevas modalidades.

De abril a julio

  • La oferta original del Gobierno comprendía reconocer alrededor de U$S 40 dólares por cada U$S 100 adeudados. Ahora el Gobierno está reconociendo U$S 53,5 dólares de cada U$S 100 adeudados. Esto es así en un cálculo técnico que estima lo que se llama valor presente neto de los pagos futuros de deuda.
  • Esta concesión, en la que el ministro de Economía, Martín Guzmán, pasó de ofrecer U$S 40 a ofrecer U$S 53, implica, según varios analistas, que los lobos de Wall Street se embolsarán entre U$S 10 mil y U$S 15 mil millones adicionales a lo que se les ofrecía en abril.
  • ¿A cuánto equivalen esos U$S 10.000 millones? A casi 11 meses de pago de IFE a 9 millones de beneficiarios.
  • Hay más. El Gobierno de Alberto Fernández ya pagó alrededor de U$S 5.000 millones de deuda. Esto agrega entre U$S 6 y U$S 7 dólares al valor presente neto.

Ningún especulador pierde, sólo van a ganar menos ¿por qué?

  • Primero: la quita de capital es mínima: del 1,9 % promedio ponderado.
  • Segundo: van a recibir una tasa de interés que va creciendo desde el 0,125% al 4,125 %. Es menos que las exorbitantes tasas de interés que pagó el macrismo, pero es un rendimiento muy elevado en un mundo, donde en las economías centrales, los especuladores apenas obtienen tasas cercanas a cero o negativas.
  • Tercero: el “exit yield” es otro concepto técnico. Es distinto que la tasa de interés. Es el rendimiento que los acreedores esperan obtener en el canje: se ubica en el 10 %. Es un rendimiento muy importante. El "exit yield" es relativamente arbitrario porque depende de la cotización futura de los bonos argentinos. Los acreedores impusieron que se negocie con ese 10 % de referencia. Si se considera un rendimiento menor al 10 %, lo cual es coherente con lo que podría pasar si Argentina sale del default, el valor presente neto es incluso mayor de los U$S 53,5.

Te puede interesar: La pandemia, las interpretaciones y los hechos

  • Cuarto: tanto la tasa de interés como el “exit yield” expresan rendimientos muy superiores comparados, por ejemplo, con un bono a diez años de los Estados Unidos cuyo rendimiento es menor al 1 %. O si se compara con Alemania, Francia, Suecia, Bélgica, Holanda o Suiza que pagan tasas de interés negativas. No sólo eso: España que hace pocos años vivió una crisis de deuda, hoy paga 0,5 %; Grecia que todavía está temblando por su monumental crisis y reestructuró su deuda hace poco paga 1,5 %. O, más cercano geográficamente, Perú paga 3,5 %.
  • Quinto: los bonos que tienen en la mano los especuladores cotizaban a U$S 30 dólares antes de que se iniciaran las negociaciones. Hoy ya se ubican por encima de U$S 40 dólares. Y van a obtener U$S 53,5 los que acepten el canje. Es decir, ya tuvieron una ganancia patrimonial enorme.

En río revuelto, ganancia del pescador

  • Por la naturaleza de la especulación financiera, no hay información pública sobre a qué valor compró cada tenedor el bono. Si bien muchos tenedores pueden haber comprado U$S 100, U$S 80 o en una amplia gama de cotizaciones, existen algunos acreedores que compraron justamente a U$S 30, cuando esos bonos se devaluaron y estaban a “precios de remate” por la debacle del final del macrismo. En esos casos, los rendimientos y las ganancias patrimoniales son gigantescos. Tanto que, incluso, el Gobierno apuesta a que este sector sea el que le permita un canje exitoso.
  • Pero, como decía Tusam, puede fallar.

Pronósticos

  • El Gobierno negocia a varias bandas. Los lobos de Wall Street (llamados así en alusión a la película de Martin Scorsese donde el desenfrenado corredor de bolsa Jordan Belfort lleva una vida de lujos y excesos) están agrupados en grupos de presión.
  • El Grupo Ad Hoc: liderado por Blackrock; Fidelity y Ashmore. BlackRock es el más duro en la negociación. En nuestro país, BlackRock posee acciones de Pampa Energía, Globant, YPF, Grupo Galicia, Telecom y otras compañías. No es un dato menor: tiene incidencia en los núcleos estratégicos del aparato productivo. Es decir, capacidad de influir por diversos medios y, por el momento, BlackRock quiere más que lo que ofrece Guzmán. Además, el Grupo Ad Hoc, en particular, en términos contractuales, exige un trato para los bonos emitidos desde 2016 similar a los emitidos en 2005.

Te puede interesar: Default, lobos de Wall Street y un póker con las cartas marcadas

  • Existe otro Grupo de Tenedores de Bonos del Canje, liderado por Monarch, que no está claro en este momento si está con BlackRock o se está acercando a una postura de aceptación.
  • El Comité de Acreedores de Argentina, que lidera Greylock y representa unas 30 empresas y fondos de inversión, presentó una propuesta que está muy cerca de la oferta oficial.
  • Otro grupo que estaría cerca de aceptar es el representado por el UBS (Unión de Bancos Suizos) que negocia en nombre de Gramercy y Fintech. Este último fondo es propiedad del mexicano David Martínez, un socio del Grupo Clarín.
  • Aún así, los pronósticos del “radio pasillo” indican que la aceptación podría rondar el 50 %. Es decir, que de todos modos, el canje no sería exitoso, seguiría el default y la negociación.

La deuda eterna

  • La deuda que está renegociando el ministro de Economía es la emitida bajo jurisdicción extranjera. Comprende un 20 % del total. Por lo cual, resta negociar otro 80 %: una parte es más sencilla porque es bajo jurisdicción local (rige la ley argentina); pero luego hay una parte de ese 80 % restante que corresponde al FMI.
  • En el comunicado oficial del Ministerio de Economía se indica que “se enviará en los próximos días al Congreso de la Nación un proyecto de ley para reestructurar la deuda pública en moneda extranjera bajo ley argentina en condiciones equitativas al canje propuesto para la deuda en moneda extranjera bajo ley extranjera”.
  • Antes de ser ministro, Guzmán afirmaba que Argentina necesitaba de tres a cuatro años de gracia para volver a crecer y poder pagar. El plazo de gracia de Guzmán se fue achicando hasta casi hacerse imperceptible. Como se dijo, con la nueva propuesta los pagos comienzan desde 2021 ¿Cómo hará el Gobierno para pagar el año que viene en medio de una crisis económica, sanitaria y social de dimensiones inéditas? Nadie lo sabe. Los números no cierran. Y, cuando eso ocurre, sí se sabe sobre quien recae el ajuste.
  • No sólo eso. En 2022 ya hay que pagar sumas muy considerables al FMI, las cuales, no obstante, no son despreciables en 2021. ¿Negociará un acuerdo de facilidades extendidas cuyas condiciones son realizar reformas en lo laboral, previsional y tributaria? Esperar y ver.
  • En la negociación Guzmán fue dejando de lado otros principios. El 1 de junio el Fondo, a pedido del ministro, hizo un estudio de sostenibilidad y dijo que había muy poco margen para mejorar la oferta, que en ese entonces ya se ubicaba en U$S 47. Con el ofrecimiento de U$S 53,5 es muy probable que se esté vulnerando el marco de sostenibilidad en el que tanto énfasis hizo el ministro.
  • No sólo eso. El FMI hizo aquél estudio con escenarios de marzo, cuando todavía no se veía claro el avance de la pandemia y el daño que produjo en la economía. Ya en ese estudio preveía que en el mediano plazo entre el 3 % y el 5 % del PIB (lo que produce Argentina cada año) iría a pagos de deuda. Con la catástrofe económica que devino luego de marzo, los increíbles estudios del FMI que siempre fallan, quedan mucho más desdibujados que nunca.
  • Más importante aún, la negociación de Guzmán está convalidando el fraude que hizo el macrismo con la deuda odiosa, contraída contra los intereses de las mayorías, plagada de irregularidades y sin investigar ni una coma.
  • Pero, a decir verdad, la deuda no es insostenible por un dólar más o menos que se pague. Es insostenible para el pueblo trabajador porque es un mecanismo de dominación, una de las causas del atraso del país, donde los lobos de Wall Street, el FMI y los países imperialistas siempre imponen sus condiciones.
  • Para terminar con esta gran estafa lo que corresponde es un desconocimiento soberano de la deuda.

Te puede interesar: Ante una catástrofe sanitaria, social y económica: qué propone el PTS-Frente de Izquierda







Temas relacionados

Martín Guzmán   /    Alberto Fernández   /    Crisis de deuda   /    Deuda externa   /    FMI   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO