Política

"Cobramos mucho" y "no hacemos un carajo" dice una diputada mientras se desploma una escuela en La Plata

Se lo dijo al presidente de la cámara, Emilio Monzó, durante su intervención. Minutos antes un techo se derrumbaba en el establecimiento escolar platense.

Augusto Nieva

Estudiante UNLP

Viernes 5 de abril | 20:04

Cada temporal de viento y lluvia despierta crudos recuerdos en los habitantes de La Plata. Este jueves, a dos días de las movilizaciones reclamando justicia por las víctimas y condena para los responsables políticos de la peor catástrofe en la historia de la ciudad, la inundación de 2013 que dejó al menos 89 muertos , un vendaval azotó la ciudad y barrió el techo de una escuela.

Se trata de la Escuela Técnica 5 del barrio de Villa Elvira. Alrededor de las 12:45 los vientos de más de 60 Km/h fueron demasiado para las precarias chapas de los talleres donde los chicos hacen sus prácticas. Sólo por fortuna no hubo heridos o muertos producto del desplome.

Unos minutos después la Diputada Nacional por el Frente Renovador, Graciela Camaño, le preguntó al presidente de la cámara, Emilio Monzó: "¿No les da un poco de vergüenza? ¿No tienen ningún amigo que les dicen que viven sin laburar?” Antes había sostenido: ‘Usted no puede seguir mostrándonos a nosotros cobrando ingentes sumas de dinero mientras no hacemos un carajo’. Los diputados como Camaño pueden llegar a cobrar más $150000 por mes. Ciento cincuenta mil pesos por mes.

La diputada Camaño, diputada del Frente Renovador.
La diputada Camaño, diputada del Frente Renovador.

En la Argentina donde las escuelas se caen a pedazos el 80% de los docentes está debajo de la línea de la pobreza y los pibes que estudian en ellas comen milanesas con plástico y la mitad de ellos son pobres (UCA).

Camaño y el Frente renovador, al igual que el resto del peronismo, han sido aliados claves de Cambiemos para aprobar los recortes al gasto público (entre ellos la educación) que pidió el Fondo monetario para el presupuesto de este año que se aprobó el último octubre luego de una represión y con un congreso militarizado, y en la aprobación de más de 100 leyes para el bloque de Macri y Vidal.

En la Argentina de Camaño los bancos aumentan en millones el valor de sus acciones con la subida del dólar.

En la Argentina que viven los trabajadores y los que estudiamos se gastan miles de pesos por mes sólo en transporte público y tarifas de servicio, hay más de 13 millones de pobres (UCA), casi 1 millón de desocupados del cual el 66% son jóvenes.

¿Y para colmo tenemos que escuchar estas provocaciones de los representantes de los partidos tradicionales? La clase política argentina está cada vez más embarrada de escándalos de corrupción y espionaje mientras cocinan la tormenta perfecta para que esta crisis se descargue sobre el pueblo trabajador.
Estudio para ser docente y me pregunto: ¿qué va a ser de las escuelas donde daré clases si la plata que debiera ser para ellas u hospitales sigue yendo a pagar la ilegítima, ilegal y fraudulenta deuda externa?

Sólo el Frente de Izquierda propone que todo funcionario cobre igual que una maestra (para terminar con la casta política que vive de nosotres), la anulación de los tarifazos y la renacionalización de las empresas de servicios públicos (para que las empresas dejen de lucrar con los bienes esenciales) y el cese de pago de la deuda externa que hunde a nuestro país en la crisis que atraviesa actualmente. Además hay que transformar la bronca en odio y el odio en organización, en cada escuela y lugar de trabajo para derrotar los planes que ellos y el FMI cocinan a nuestras espaldas.

A primera vista pareciera que a Camaño le da vergüenza cobrar una cantidad tan obscena de dinero mientras los trabajadores y estudiantes acumulamos rabia por la distancia entre su vida y la nuestra. Pero lo que Camaño realmente siente es miedo. Miedo de que demos vuelta todo y el techo se les caiga a ellos.







Temas relacionados

Graciela Camaño   /    Educación en crisis   /    María Eugenia Vidal   /    Escuela   /    Ajuste   /    FMI   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Educación   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO