Mundo Obrero

TRABAJADOR REINSTALADO

Coca Cola lo despidió por marchar el 24 de Marzo y tendrá que reincorporarlo

Nuevo revés judicial para esta multinacional que se caracteriza por llevar adelante prácticas anti sindicales y discriminatorias en los países en los que se encuentra instalada.

Vanesa Rodríguez

Abogada | CeProDH

Gustavo Intrieri

Abogado | CeProDH

Viernes 22 de julio de 2016 | Edición del día

Esta empresa de capitales extranjeros, líder en venta de gaseosas con récord de ganancias, se caracteriza por llevar adelante prácticas anti-sindicales y discriminatorias por razones gremiales e ideológicas en los países en los que se encuentra instalada. Tiene graves denuncias en su contra en varias partes del mundo.

El sindicato de trabajadores de esa empresa que los agrupa en Colombia (SINALTRAINAL) ha denunciado a esta firma por su complicidad en el asesinato de activistas sindicales a manos de sicarios. Es por ello que el Foro Social Mundial que sesionara en Porto Alegre (Brasil) en el año 2003 declaró el 22 de julio como el Día mundial contra Coca Cola, entre otras cosas, porque viola los derechos de sus trabajadores.

En las plantas que tiene en Argentina no cesa en su objetivo de ejercer prácticas anti-sindicales y discriminatorias contra los trabajadores, a pesar de los fallos judiciales que va acumulando en su contra. Cabe recordar que en las plantas de Pompeya (Alcorta) y Monte Grande, después de impedir por casi 20 años que los obreros tuvieran delegados en sus establecimientos, gracias a la lucha y organización los trabajadores lograron tener representantes sindicales de base. Pero en su afán de volver a los años en que no había delegados la compañía logró desarticular la organización gremial de los trabajadores de la planta Monte Grande, desvinculando primero a los delegados de la agrupación Bordó de dicha planta en septiembre de 2014 y barriendo con la agrupación opositora a la dirección del gremio SUTIAGA en abril de 2015. Intentó hacer lo propio en la planta de Pompeya despidiendo a algunos integrantes de la lista Marrón de esa planta en septiembre 2015. Pero los trabajadores, que en nuestro país tienen una larga tradición de lucha por sus derechos, no dudaron en impedir que Coca Cola aniquilara la organización sindical y pelearon con todas las herramientas a su alcance logrando fallos judiciales de reinstalación cautelar en sus puestos de trabajo; se encuentran trabajando al día de hoy.

En estos días, cuando se está cumpliendo un nuevo aniversario del asesinato de dos obreros/activistas sindicales en Colombia y de que se impulsara la campaña internacional contra Coca Cola desde el 22 de julio de 2003, la Justicia argentina ha dictado una resolución cautelar de reinstalación laboral del trabajador José Gómez, despedido de la planta Alcorta el 29 de marzo de este año. La medida se otorga por encontrar suficiente indicio de que el despido respondía a una causal de carácter discriminatorio por razones gremiales e ideológicas, ya que José no sólo es un miembro activo de la Agrupación Marrón Clasista de la planta de Pompeya, sino que también tuvo un rol destacado en la invitación a la marcha del 40° aniversario de repudio al golpe de Estado de 1976 y es por dicho motivo que fue despedido. En el telegrama de despido Coca Cola, para confundir a la Justicia, llegó a utilizar una ridícula causal: imputarle haber sido parte de una acción coordinada dedicada a romper con un autoelevador más de 15 conos encausadores, tal como si fuera un ludista moderno.

Esta reinstalación, de carácter provisorio hasta el dictado de la sentencia final, se suma a las ocho sentencias de reinstalación cautelar de trabajadores que al igual que José Gómez fueran despedidos en forma discriminatoria, debiendo la empresa Coca Cola reincorporar en sus puestos de trabajo en la Planta Alcorta a Walter Lell, Gastón Borda, Cristian, Jonathan Mendoza, Mario Fernández y Gabriel Zapata, como también a Sandro Giménez de la de planta Monte Grande.

Como abogados del CeProDH (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos) venimos acompañando desde el primer momento a los trabajadores de la Agrupación Marrón Clasista que pelean por sus condiciones de trabajo, formando parte de su lucha y peleando también en el escenario legal tanto en el Ministerio de Trabajo como en el Poder Judicial con la conquista de nueve fallos judiciales de reinstalación laboral que se suman en contra de Coca Cola. Nos proponemos como abogados de la clase trabajadora poner nuestro conocimiento al servicio de la clase obrera para colaborar y acompañar las discusiones de los trabajadores que integran la Agrupación Marrón Clasista en la actividad de Aguas y Gaseosas para pegar un salto en la construcción de una fuerte organización sindical clasista y anti-burocrática a nivel nacional con extensión a diferentes fábricas del sector para lograr el propósito de que los obreros recuperen el sindicato. Éste se encuentra -hoy en manos de dirigentes millonarios y delegados que no defienden los intereses de los trabajadores e incluso -violando principios de clase- colaboran con las patronales para despedir compañeros. Contra todo esto, es necesaria una organización clasista que esté al servicio de todos los trabajadores, para impulsar asambleas democráticas en todos los lugares de trabajo, peleando por mejorar las condiciones de trabajo, contra la tercerización laboral y las reivindicaciones que planteen los propios trabajadores.

Enviamos un fuerte saludo y nuestra solidaridad a los compañeros que trabajan en la planta de Coca Cola ubicada en la provincia de Salta, que pelean en estos momentos por la fuente de trabajo de 50 de sus compañeros. ¡Ese conflicto debe triunfar!. Por eso decimos Familias en la calle NUNCA MÁS. ¡Reincorporación ya de todos los despedidos!.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO