Géneros y Sexualidades

JULIEN BLANC

Cómo llevar una mujer a la cama a través del acoso y el abuso

Julien Blanc es un joven conferencista suizo que viaja por el mundo dando charlas sobre “cómo conquistar a una mujer”, pero sus consejos y prácticas son misóginas y degradantes.

Tatiana Mindis

Estudiante Ciencias Económicas UBA

Viernes 21 de noviembre de 2014 | Edición del día

Fotografía: Mashable

Pertenece al staff de instructores de Real Social Dynamics (RSD), una compañía de entrenamiento para citas, según ellos mismos se describen en su sitio web, y ya fue rechazado en cinco países a partir del repudio que generan sus supuestas enseñanzas en la sociedad, particularmente entre las mujeres.

Real Social Dynamics lleva años en el negocio del entrenamiento, pero las críticas hacia ellos son recientes, a partir de hacerse conocidas las conferencias de Julien Blanc en distintos países del mundo. Este joven difunde su forma de seducir a una mujer tanto a través de charlas presenciales, como de videos de internet donde le habla a su público y también se lo puede ver llevando a cabo lo que profesa.

Su práctica es acosar a las mujeres, ignorando cuando éstas dicen que no, a través de maniobras que son abusivas como acercar la cabeza de una mujer a través de la fuerza a la zona genital. También enseña a mentir y a saltearse las charlas “aburridas” que supone que implica el conseguir que una chica tenga relaciones con un hombre. Profesa que todo es más fácil cuando se degrada a una mujer tomando de punto sus defectos y que para esto hay que convertirla en un objeto.

En Japón, país dónde le prohibieron la entrada, dijo frente a un grupo de hombres que se mostraban muy atentos que si uno es blanco es más fácil acostarse con japonesas. Contó cómo se paseaba por las calles del lugar agarrando a las mujeres del cuello y llevándolas a su entrepierna mientras gritaba Pikachu, vistiendo una camiseta de este personaje de animé.

Otros países donde le negaron la visa son Gran Bretaña, Brasil, Corea, Canadá y Australia, donde incluso fue echado por la presión de la sociedad que se manifestó ante una conferencia que realizó en Melbourne. Sin embargo, en Argentina, donde una mujer es asesinada cada 30 horas por la violencia machista y se denuncian miles de casos de violencia de género por mes, tiene una conferencia programada para enero de 2015, donde los hombres pagarían miles de pesos para asistir.

Esta degradación de la mujer, poniéndola como un simple objeto al que se le dice un par de palabras de manual (Real Social Dynamics tiene libros con esta temática) y a través de la fuerza y la insistencia se puede conseguir que acceda a tener relaciones sexuales, se extiende más allá de Julien Blanc. Sus conferencias son multitudinarias y no es simplemente por la publicidad que tiene, inclusive a través de las denuncias que se le hacen, sino porque existe todo un sistema que naturaliza el sometimiento de las mujeres.

Basta con recordar cómo trataron los medios el caso de Melina Romero, investigando su vida privada más que las causas de su asesinato, juzgando cómo se vestía, con quién se juntaba, si estudiaba o se quedaba en la plaza con sus amigos, para ver qué imagen de mujer se impone en la sociedad capitalista. No importa lo que la mujer quiera u opine, se da por sentado que no va a ser ella quien decida concretar un encuentro físico, por lo que debe ser el varón quien lo haga y sin ningún tapujo: “todo vale”. Si le pasa algo a alguna chica, es culpa de ella, por cómo se vestía, a dónde fue a divertirse, por decir que “no”, esa palabra que Julien Blanc enseña a ignorar.

Muchas jóvenes y mujeres adultas van a bailar, a bares y es común encontrarse con manoseos, acorralamientos, insistencia y presiones. Incluso, hay violaciones, como la que denunció en julio de este año en un boliche del barrio porteño de Congreso, una joven de 19 años. Las prácticas que enseña Julien Blanc, lamentablemente, ya son parte del paisaje cotidiano de cualquier joven mujer que quiera salir a divertirse, algo con lo que se enfrentan cada fin de semana. Pero el hecho de que alguien las promueva y esté orgulloso de eso, denominándose a sí mismo como un “líder internacional en consejos de citas”, según pone en su sitio web, es algo totalmente repudiable y ante lo que toda la sociedad, pero especialmente las mujeres, deberían manifestarse en contra.







Temas relacionados

Abusos sexuales   /    Acoso   /    Violencia hacia las mujeres   /    Machismo   /    Violencia de género   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO