Economía

Con la generación eléctrica al borde del colapso, los cortes descomprimen

El pico de demanda del primer día de la semana tuvo que cubrirse importando energía del Uruguay. La salida de servicio de provincias como Córdoba alivianó la carga en el peor momento.

Mariano Saleh

@duroms

Miércoles 29 de octubre de 2014 | Edición del día

La inédita ola de calor agarró al gobierno como a la cigarra la agarró el invierno. El pico de demanda del primer día de la semana se superó a duras penas importando 580 MW del Uruguay.

Lejos de tratarse solamente de un problema climático, la ola de calor deja en evidencia las falencias en el conjunto del Sistema Interconectado Nacional. La paupérrima inversión que arrastra el sector lleva a privar a la población de este servicio esencial. Esto se puede encontrar tanto en la generación, como transporte y distribución. En cuanto a generación hay 5.175 MW de origen termoeléctrico no disponibles por máquinas fuera de servicio. La primavera suele ser la estación en la que se programan los mantenimientos anuales, al momento son 1.121 MW que se encuentran indisponibles por este motivo.

Al borde del colapso

La empresa reguladora del sistema, CAMMESA se vio obligada a romper sus propios procedimientos al bajar la Reserva Rotante -el reaseguro para compensar caídas en la generación y transporte- a menos de la mitad requerida. En la hora pico la Reserva Rotante debería ser de 1.659 MW y se encontraba en 775 MW. Ayer desde La Izquierda Diario habíamos adelantado el pedido de la administradora que Atucha II se mantenga en servicio a pesar de encontrarse en fase de pruebas. Más de un funcionario de gobierno habrá suplicado a Dios y la Virgen Santa que ninguna máquina salga de servicio intempestivamente. Las súplicas llegaron en forma de cortes de luz para los usuarios. El pico llegó poco después del mediodía, a las 14:26 con 22.147 MW y poco tiempo después bajó a 20.832 MW por fallas en la red de transporte y distribución que dejó a gran parte de Córdoba y Santiago del Estero sin servicio eléctrico.

La bola de nieve

El problema se hace más y más grande. El aumento de la demanda eléctrica es sostenido y la inversión no llega a cubrir un régimen atrasado en décadas. La crisis energética requiere planificación por adelantado, algo que no existió ni parece asomar. Para la electricidad fue una década desperdiciada.







Temas relacionados

Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO