Sociedad

CÓRDOBA/PANDEMIA

Córdoba: la salud en los tiempos del coronavirus

¿Están preparados los hospitales de Córdoba para enfrentar la pandemia del coronavirus? Médicos y enfermeras del sistema de salud provincial y de la ciudad de Córdoba alertan sobre la vulnerabilidad estructural de los hospitales antes de enfrentarse a la circulación social del COVID 19.

Sábado 14 de marzo | 14:29

El Coronavirus (COVID-19), ya declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud, ha llegado a la provincia de Córdoba. Frente a este escenario global, el estado nacional, y los estados provinciales y municipales deben ocuparse de preparar protocolos, hospitales, salas de aislamiento, corredores seguros y, por supuesto, al personal de salud que estará expuesto a la demanda de atención que vendrá.

Desde La Izquierda Diario consultamos a trabajadoras y trabajadores de la salud de los hospitales provinciales Rawson y San Roque, y del Hospital Príncipe de Asturias y de un dispensario (ambos municipales) para conocer el estado de situación en la provincia.

Las preguntas fueron las siguientes: ¿Son adecuadas las medidas anunciadas por el Gobierno nacional para hacer frente al coronavirus? ¿Están los hospitales de Córdoba preparados para afrontar esa situación? ¿Cuentan con el personal de salud, los insumos y camas suficientes? ¿Hay mayor demanda en estos días frente a esta situación?

En relación a las medidas anunciadas por el gobierno nacional para hacer frente al COVID-19 desde el Hospital Rawson, la licenciada en enfermería Cecilia Ibarra, respondió a LID que "solo son medidas para evitar la circulación del virus". Igualmente, la trabajadora aclara que, hasta el momento, no hay “circulación social del virus”: "los casos conocidos responden a personas que viajaron a lugares donde hay brotes y los casos “autóctonos” son los de las personas que están en contacto con los que viajaron".

"El gobierno tiene que destinar los dispositivos y un fuerte aporte económico porque en caso de ser necesario suspender actividades son muchos los trabajadores de la economía informal y en negro que se quedarán sin la actividad que les proporciona su sustento diario".

En cuanto a la preparación del hospital para hacer frente a los requerimientos de la enfermedad, Ibarra fue contundente al decir “No, no considero que el hospital esté preparado. De hecho, faltan insumos y personal en condiciones normales, frente al panorama de un virus declarado pandemia la situación es de verdadero peligro. Ni siquiera nos han preparado a nosotros. No hay simulacros ni circuitos por donde deben estar y pasar los pacientes. Está todo muy desorganizado".

Respecto a los insumos expresó: “Se necesitan elementos básicos, como alcohol en gel, termómetros y tensiómetros. Pero esto, que es demasiado obvio, hasta ahora lo traemos las y los trabajadores, porque acá no disponemos de ellos. A esto se suma que existe un mal diálogo entre el director del hospital y el Ministerio de Salud, lo que se traduce en hacer todo a los "ponchazos". La coyuntura es muy dinámica, por ejemplo, ahora acaban de cerrar los consultorios externos”.

Finalmente, Cecilia nos cuenta que, por el momento, no hay mayor demanda: "Al ser un establecimiento de referencia las personas evitan venir y si lo hacen utilizan prevención como barbijos, por ejemplo". Concluye el diálogo expresando su preocupación sobre los elementos previos a la pandemia: “La situación de las personas que llegan a los hospitales es mala, en general, porque las condiciones de vida y de mala alimentación enferma a las personas”.

Facundo, médico del Hospital San Roque, considera que la etapa es de contención: "Lo preocupante es que son muy pocas las personas que están en condiciones de dejar de trabajar por catorce días sin haberlo programado con mucha anterioridad. En los hospitales de las barriadas populares la gente trabaja en negro. Vive de la diaria. Claro que no llegan aquí casos de gente proveniente de viajes por el mundo, pero si las empleadas que trabajan en las casas de estas personas y tienen un contacto diario con el que viajó. En casi todos los casos reciben una paga semanal o un jornal por el día de trabajo, entonces, ¿cómo podrían tomarse catorce días de licencia? Se trata de mujeres que son sostén de hogar".

"En cuanto a los equipos de salud humana es importante aclarar que no se han cubierto las jubilaciones o renuncias de personal y esto indica un desabastecimiento de recursos, especialmente en las guardias. El ritmo de la guardia es tan intenso que los médicos no lo resisten y renuncian. Hemos llegado a afrontar guardias entre dos cuando hacían falta al menos cinco profesionales. Respecto de los insumos se nos ha prometido que contaremos con todo lo necesario. En cuanto a las camas de hospital la Provincia presenta una clara reducción. En cuanto a la demanda, ésta se ha incrementado notablemente, pero está relacionada, por ahora, con el síndrome febril", concluye Facundo.

Te puede interesar: Ni agua ni jabón: en el capitalismo miles de millones están desarmados frente al coronavirus

El sistema de salud municipal

En el sistema de salud municipal entrevistamos a Nora, una de las profesionales de la salud del hospital Príncipe de Asturias. Nora manifestó que el hospital estaba preparado en tanto y en cuanto posee, por el momento, camas y salas de aislamiento. Cuentan con kits preventivos e insumos suficiente tanto para pruebas de hisopado, como para extracción de sangre.

Sin embargo, "Esto no podrá sostenerse en los meses en que las contingencias respiratorias aumenten y las falsas sospechas perderán la posibilidad de ser atendidas frente a los casos de necesidad de otras patologías. En este momento las falsas sospechas pueden atenderse sin dificultad, sin embargo, al arribar los meses de frío el sistema va a tender a colapsar".

Nora supone que al momento de comenzar con falta de camas la decisión deberá girar hacia la contención teledirigida con los pacientes en sus domicilios.

En los dispensarios, en el llamado primer nivel, Helena, médica del lugar, observa como "correctas las medidas del Gobierno", pero agrega,“falta presupuesto”.

"De un día para el otro aumentaron los pacientes en el centro de salud. Aquí lo preocupante es el dengue, con síntomas mucho más agudos y muchísimos enfermos, sin medidas tomadas desde la Municipalidad. Aún no han fumigado y los basurales son inmensos. Las condiciones en las que vivimos son muy preocupantes".

A Helena le preocupa el miedo y el pánico que está sembrándose en los sectores populares: "Esto puede llegar a sobresaturar el sistema".

Te puede interesar: Emergencia sanitaria: la izquierda propone discutir medidas urgentes en el Congreso

A modo de conclusión

La infraestructura hospitalaria provincial y municipal, el número de equipos de salud humana, insumos y camas son un problema en la mayoría de los casos, mucho antes de que la pandemia se extienda entre nosotros.

Si bien las declaraciones del Gobierno son adecuadas para una etapa en la que el virus no tiene circulación social, no contemplan lo que realmente llegará en pocas semanas. Solo una de las consultadas, en el sistema de salud municipal, observó que cuentan con lo necesario y en condiciones adecuadas, sin embargo, para la contingencia respiratoria que comienza hacia los meses de otoño e invierno, las medidas adecuadas no podrán ser las que ofrecen los hospitales y se verán en la necesidad de acudir a otro tipo de asistencia, como es el caso de las internaciones domiciliarias y teledirigidas por el personal de salud.

Respecto a la suba de la demanda, ésta se observa en mayor medida en la atención primaria y enfocada en la epidemia del dengue que asola la zona sur de la Ciudad de Córdoba.

Todas las y los trabajadores de la salud concluyen en la necesidad urgente de contar con mayor presupuesto para afrontar la crisis. A esto podemos agregar la necesidad de resolver viviendas para aquellos que se encuentran en situación de calle, lo que indica que los gobiernos pongan en marcha expropiaciones sobre inmuebles ociosos y den adecuada contención a la población.

Como venimos denunciando, la situación en Córdoba se enmarca en un contexto nacional en el que la salud pública arrastra una crisis estructural de décadas y en momentos de profunda crisis económica en el país y a nivel mundial. El macrismo bajó el presupuesto de salud en un 25% en términos reales y desde que asumió Fernández no se han tomado medidas concretas que apunten a subsanar una crisis de la magnitud que atraviesa el sistema de salud en la Argentina gobernada por el FMI.

El PJ de Córdoba en sus más de veinte años de gestión ha contribuido a una situación de igual magnitud en la provincia, y la intendencia de la capital que venía de estar en manos del radicalismo y ahora del PJ, ha demostrado ser igual de incompetente en materia de salud pública tal y como se expresa en la problemática del dengue. En este contexto de emergencia hay que poner todos los recursos disponibles para impedir que haya personas que se mueran por causas evitables. El Estado en todos sus estratos debe garantizar la provisión masiva de los test de detección temprana, y proveer de todo el equipamiento e insumos necesarios.

Mientras buscan descargar la crisis sobre la clase trabajadora siguen destinando recursos a una deuda fraudulenta que de no pagarse podrían ser destinados entre otras cosas a afrontar esta emergencia sanitaria.







Temas relacionados

Emergencia sanitaria   /    Coronavirus   /    Córdoba   /    Dengue   /    Hospital Rawson   /    Presupuesto    /    Córdoba   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO