Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Coronavirus: ¿qué rol pueden cumplir los sindicatos docentes?

La pandemia puso al descubierto la crisis de los sistemas de salud a nivel global. Este domingo Alberto Fernández anunció la suspensión de clases como parte de las medidas para contener la expansión del virus.

Paula Akerfeld

Delegada SUTEBA Tigre

Roberto Amador

Obrero de Madygraf y docente de escuela secundaria

Miércoles 18 de marzo | 12:33

El mismo lunes se puso al descubierto la crisis estructural de las escuelas que arrastran décadas de desfinanciamiento y no pueden garantizar las condiciones de salubridad mínimas, lo cual se hace mucho más crítico en situaciones como estas. El gobierno había prometido que iba a mandar kits de limpieza y desinfección a todas las escuelas, pero solo llegaron algunos que son absurdos: cuentan con un “CIF” y dos botellas de lavandina. En este marco, desde ya el planteo de que los docentes tengan que cumplir horario como dijo el Ministro Trotta resulta injustificable, y fue rechazado por los SUTEBA Multicolor. Sin embargo, los compañeros auxiliares siguen estando expuestos a la falta de condiciones de salubridad, siendo en muchos casos los que vienen garantizando las viandas para las familias.

Sabemos que en este contexto se abre una situación crítica para nuestros alumnos y sus familias, siendo que uno de cada dos chicos son pobres y que en la Provincia de Buenos Aires el 40% de los niños dependen del comedor de la escuela para desayunar o almorzar. Las familias de nuestros estudiantes no cuentan con licencias laborales para quedarse en las casas, exponiendo a que los niños se queden solos o a que sus padres sufran descuentos o despidos, empeorando la situación de vulnerabilidad. Esto no está contemplado por las medidas del gobierno que solo anunció un aumento de $3000 para las asignaciones familiares y el salario social complementario, totalmente insuficiente. Frente a este problema, es necesario reconocer que los docentes y auxiliares estuvimos cada vez que nuestros alumnos y sus familias lo necesitaron.

En 2009 frente a la Gripe A fuimos los docentes los que ayudamos a que llegaran los bolsones de comida a cada barri,o organizándonos en cada escuela o impulsando grandes colectas cuando cada inundación avanzaba sobre los barrios de nuestras comunidades educativas. Frente a grandes crisis como la que estamos viviendo, más que nunca tenemos que exigirle al Estado que lleguen efectivamente los bolsones de comida necesarios aumentando también de inmediato el cupo de comedor que hoy es de $37 y la Tarjeta Alimentar. Los docentes solidarios vamos a estar del lado de las familias de nuestros estudiantes, rechazamos que sea el Ejercito quien lo haga ya que será utilizado para militarizar los barrios. El propio Estado, que no garantiza estas medidas básicas, y los medios de comunicación, impulsan el slogan #Quedateencasa que si bien es una medida necesaria para evitar el contagio, no da cuenta de que solo una parte de los trabajadores puede aislarse. Mientras las grandes mayorías se ven obligadas a ir a trabajar, incluso enfermos para no serdespedidos.

El Gobierno realiza una utilización de esta consigna para instalar la idea de que evitar el contagio es una decisión individual y no una política de estado que debería partir de destinar un aumento de emergencia en los presupuestos de salud que permitan diagnosticar a toda la población lo antes posible. Nuestro sindicato y la relación con la comunidad educativa que tenemos los docentes, tiene que estar al servicio de forjar una verdadera solidaridad de los de abajo; estando a disposición de que las escuelas sean verdaderos centros de organización para que las comunidades no queden aisladas y sin recursos.

Siendo docentes, auxiliares y comunidades los que controlemos que lleguen los elementos de higiene y alimenticios necesarios y de lo contrario organizarnos para exigirlos a los consejos escolares y municipalidades. Junto con profesionales de la salud solidarios tenemos que ponernos al servicio de hacer llegar información a las barriadas populares y mostrar que somos los trabajadores los verdaderos interesados en preservar la salud y las condiciones de vida de los sectores populares en una crisis de esta magnitud, donde las salidas individuales solo nos conducen al aislamiento y a que millones queden desamparados sin poder garantizar siquiera las condiciones mínimas de subsistencia. Los docentes y auxiliares no podemos permitir que esto pase con nuestros alumnos y sus familias, por eso tenemos que ponernos a disposición para exigirle al Estado lo necesario para afrontar esta crisis. En este marco, los SUTEBA Multicolor pueden jugar un importante rol en organizar la solidaridad ante la crisis y exigimos que el SUTEBA Provincial también lo haga.

Es por esto que desde La Marrón, no compartimos la decisión de cerrar la seccional de SUTEBA Tigre; preservando desde ya a los grupos de riesgo y teniendo en cuenta las medidas de salubridad para evitar el contagio. Los docentes y auxiliares tenemos que demostrar que no hay “sálvese quien pueda” y que el “distanciamiento social” no puede separarnos de los más golpeados que son las familias de nuestros pibes. Organicemos la solidaridad desde abajo, que el Estado provea alimento, y elementos de higiene para todas las escuelas y barrios populares. SUTEBA provincial debe ponerse a la cabeza de esta exigencia al Estado. Aumento inmediato del presupuesto para salud y educación!

Leé la declaración de la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional Frente al coronavirus y la crisis de la salud pública: ¡nuestras vidas valen más que sus ganancias!







Temas relacionados

Suteba   /    Docentes   /    Zona Norte del Gran Buenos Aires   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO