Política

#CUADERNOGATE

#CuadernoGate: José López ahora declara que fue un “chivo expiatorio”

El ex Secretario del ministerio de Planificación declaró en la Cámara Penal de Mercedes, por portación de arma de fuego ilegal. Allí hizo esa declaración, además de plantear, según trascendidos periodísticos, que se sintió “perseguido por el Gobierno al que pertenecía”.

Mirta Pacheco

@mirtapacheco1

Viernes 7 de septiembre de 2018 | Edición del día

Ya todo lo que viene sucediendo en la causa de los cuadernos, es como mínimo llamativo. Empresarios de la patria contratista que se agolpaban para declarar y quedar bajo la figura de “arrepentido”, el símil a la delación premiada brasileña, ex funcionarios que como no se “arrepienten” quedan detenidos, un juez con método muy discrecional para no comprometer al Presidente Macri, dueño de Iecsa hasta 2007 (una de las empresas nave insignia de esa patria contratista), cuando pasó a manos del primo Calcaterra, también “arrepentido”.

Pero José López, el de los 9 millones de dólares en un convento de General Rodríguez, realizó ayer viernes una presentación en la Cámara Penal de Mercedes para pedir la revisión de la causa por posesión ilegal de arma de guerra, por lo cual lo condenaron a 1 año y 7 meses.

Ahí apuntó contra Julio De Vido, quien fuera su superior en la cadena de mando del ex Ministerio de Planificación. López habría afirmado (siempre los trascendidos de la prensa –sobre todo la interesada en los #CuadernoGate, como La Nación y Clarín-) que los primeros abogados que tuvo fueron puestos precisamente por Julio De Vido y que no le dieron una debida defensa. Por eso pidió reveer esa sentencia.

Además también habría manifestado que sufrió persecución de parte del kirchnerismo, que cuando fue detenido la Policía le decía que declare que esa plata era de Lázaro Báez y que de esa forma podría irse libre, que no lo hizo porque pensó que era la misma gente enviada por los Kirchner para probarlo.

Ahora, con nuevos abogados que seguirán las dos causas, la de las fotocopias de los cuadernos de Centenos, caratulada por Bonadío como “asociación ilícita”, pero que pareciera que para el juez y el fiscal Carlos Stornelli, es una asociación... de una sola parte.

Porque por más que los empresarios “arrepentidos” estén imputados, esa figura jurídica le baja el precio a sus delitos y como dijera en una oportunidad la legisladora por el PTS/FIT Myriam Bregman, cuando la Cámara de Diputados aprobó incorporar al Código Penal esa figura: “cuando más arriba se está en la cadena del delito y la corrupción, más oportunidad se tiene de ser beneficiado con esa figura”

Esto, que pareciera una mala película hollywoodense de espías es ni más ni menos que la podredumbre de un régimen que muestra que la verdadera asociación ilícita está entre la clase empresaria y quienes gestionan y dirigen el Estado. Sean estos últimos kirchneristas o cambiemitas.







Temas relacionados

Carlos Stornelli   /    José López   /    Mauricio Macri   /    Claudio Bonadio    /    Kirchnerismo   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO