Cultura

DOCUMENTAL // EN CARTEL

Cuarenta balas: “Reconstruir el sentido vital de la militancia”

Cuarenta Balas: El caso Fischer/Bufano, el documental de Ernesto Gut y Dionisio Cardozo arranca la quinta semana en el Cine Gaumont. Entrevistamos a sus realizadores.

Gabi Jaime

documentalista

Lunes 27 de abril de 2015 | Edición del día

Ya lleva cinco semanas en cartel en el cine Gaumont el documental Cuarenta Balas: El caso Fischer/Bufano. La película se centra en la formación de la Triple A y el secuestro y asesinato, en diciembre de 1974, de Jorge Fischer y Miguel Ángel Bufano, militantes de Política Obrera.
Cinco semanas en cartel, demuestran, que reconstruir la historia de los trabajadores, sus luchas, sus ideas y militancia está más que vigente.
Así lo experimentamos con nuestro documental Memoria para reincidentes que se estrenó en 2012, así lo vemos cada vez que una nueva parte se reconstruye de la tradición e historia de los trabajadores. Como arqueólogos improvisados, habíamos encontrado en su momento, imágenes de la primera toma de ACINDAR y otros materiales de archivo que utilizamos en Memoria, y cedimos al documental. Pero sus realizadores siguieron buscando y encontraron un archivo inédito con la voz de Jorge Fischer con su intervención en el Plenario Nacional Antiburocrático de Villa Constitución. Este audio se encontraba perdido, y encontrarlo fue un logro muy importante del proceso de investigación de la película.
Dialogamos con Ernesto Gut, uno de sus realizadores.

Se hicieron varias películas que tocan el tema de la AAA, pero me parece que hay un especial énfasis en que quede claro, con argumentos, que Perón fue su ideólogo. ¿Cómo pensaron esto?

Personalmente, creo que cualquier persona informada, y sobre todo los que militaron en esa época, saben en su fuero íntimo que Perón fue el responsable de la fundación de la Triple A. Incluso muchos de los que siguen llamándose peronistas de izquierda, niegan esta realidad histórica que les genera una contradicción insalvable. Obviamente, no pueden atribuirse a Perón los crímenes posteriores a su muerte, pero la organización de grupos parapoliciales para actuar de manera criminal contra los líderes obreros e intelectuales de izquierda es algo que ideó y encargó él mismo, como parte de su plan de gobierno incluso previo a su regreso al país. Ortega Peña, que venía de la izquierda peronista pero estaba sacando las conclusiones correctas acerca del rol de Perón tras su vuelta a la Argentina, lo acusó públicamente de ser el responsable ideológico de la masacre de Pacheco, en la que fueron asesinados tres militantes obreros del PST, por un comando de la Triple A, que ya estaba organizada, integrada por criminales nombrados de puño y letra por el propio presidente. La muerte de Perón, sin embargo, aceleró y profundizó el accionar de la Triple A, pues al no contar con la autoridad ante los trabajadores que aún tenía su figura, el gobierno debió recurrir cada vez más a la variante ilegal de la represión, que hasta el momento se desarrollaba más por otras vías.
Lo que quedó claro desde el principio de la producción de Cuarenta Balas era que no íbamos a ceder al relato dominante, que atribuye a López Rega la responsabilidad sobre la Triple A. Y creo que la película llama mucho la atención por esta decisión, porque la responsabilidad de Perón sobre la Triple A es, sin duda, un tema tabú.

¿Qué sintieron al reconstruir la militancia y el compromiso de la juventud de esa época?

Quisimos recuperar el sentido vital de la militancia, la alegría, la emoción que significaba para toda esa generación la perspectiva de un cambio revolucionario que parecía casi al alcance de la mano. Pero también quisimos delimitar políticamente las tendencias que actuaban en lo que podemos llamar la izquierda, sobre todo porque pensamos que esa reflexión es necesaria para los próximos desafíos que tenemos por delante. Abordamos hasta donde pudimos el efecto regresivo que tuvo el foquismo, que pretendió reemplazar con las armas la necesaria tarea de desarrollar la conciencia de los trabajadores. Y sobre todo reivindicamos el clasismo, que en la figura de Jorge Fischer y Miguel Angel Bufano se evidencia en su lucha contra el gobierno y contra la burocracia, poniendo el cuerpo hasta, desgraciadamente, perder la vida.

Los crímenes de la AAA siguen impunes, eso genera mucha bronca de clase...¿Cómo piensan que puede influenciar el documental en la juventud militante hoy en día?

No sólo los crímenes de la Triple A siguen impunes. También los de la dictadura, e incluso los de la democracia. Nos costó muchísimo obtener testimonios de compañeros de Fischer y Bufano de la fábrica donde trabajaban (Miluz), y esto tiene que ver con la falta de confianza en el aparato de Estado, que ha mantenido intacta su esencia represiva y fascista, ejemplo de lo cual es que hoy un represor como Milani esté al frente de las Fuerzas Armadas. Y la desaparición de Julio López actúa como ejemplo de lo que puede pasar si presentás testimonio, algo que el gobierno no ignora cuando decide ningunear su probable asesinato.

Titulo original: Cuarenta balas: El caso Fischer-Bufano
Argentina (2015)
Director: Ernesto Gut, Dionisio Cardozo
Guionista: Ernesto Gut

Todos días, 18.15, Cine Gaumont

Ver Trailer







Temas relacionados

Cine documental   /    Cine   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO