Política

A 40 AÑOS / OPINIÓN

Del Cóndor a los Buitres

Pasaron cuarenta años del golpe cívico militar y las heridas que no cierran ayudan a mantener la memoria viva.

Jorge “El Loco” Medina

Trabajador MadyGraf

Jueves 17 de marzo de 2016 | Edición del día

¿Cómo olvidar si nuestros 30 mil compañeros continúan desaparecidos? ¿Cómo olvidar si las secuelas de aquella dictadura nefasta siguen azotando a nuestra clase?
A principios de los 70 la clase obrera vivía un proceso de luchas, reclamando por sus derechos. En cada fábrica una comisión interna, un cuerpo de delegados, se plantaban ante los ataques. Paralizaba las fábricas, se coordinaba, muchos compañeros abrazaban la militancia política. Aquellas luchas lograban merecidas reivindicaciones que se transformaban en conquistas para toda la clase obrera.
La Zona Norte, donde hoy MadyGraf (ex Donnelley) funciona bajo gestión obrera, fue uno de los lugares donde los trabajadores protagonizaron aquel proceso.
Pero los capitalistas no estaban dispuestos a resignar sus ganancias y menos dejar crecer este ascenso en su contra.

Fue así que desde Estados Unidos, su principal punto de concentración, se organizaron los golpes de estado en los países latinoamericanos, y con Henry Kissinger (irónicamente distinguido con el Premio Nobel de la Paz) como principal ideólogo del “Plan Cóndor” a través del cual los regímenes dictatoriales de América Latina coordinaron la persecución, tortura y desaparición de dirigentes sindicales, estudiantiles, sociales, de los trabajadores organizados que traspasaban los límites que imponían las patronales y sus cómplices sindicales. Eran “subversivos” todos los que tenían un pensamiento que iba contra las reglas impuestas desde Estados Unidos y sostenido por los gobernantes locales.

De más está decir que las grandes empresas aprovecharon aquel proceso para enriquecerse aún más con medidas como la estatización de la deuda privada, a través de la cual el Estado se hizo cargo de una deuda de más de 14 mil millones de dólares. El incremento de la deuda externa también generó el arribo de organismos como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o el Club de París, que ofrecen créditos con la condición de que se implementen medidas de ajuste que indefectiblemente caen siempre sobre los trabajadores. Así también llegaron los “buitres” o holdouts a comprar bonos de esa deuda que otorgaban un altísimo interés. Entre los más conocidos podemos mencionar a la financiera Black Rock, accionista de Donnelley que en 2014 dejó a centenares de familias en la calle a través de una quiebra fraudulenta como ya lo han hecho más de una decena de veces en otros países, pero esta vez se toparon con la resistencia de los trabajadores que tomamos la planta y la pusimos a producir.

Como en los setenta, hoy la Argentina no es ajena a la situación regional de América del Sur y la crisis económica mundial. Hoy los gobiernos de derecha vienen a reemplazar a los populistas o pos neoliberales. Macri representa esta vuelta al neoliberalismo, con más de 100.000 despidos en tres meses y un ajuste que va a sostener con represión. Por esto no es casual la visita de Barack Obama, representante del imperialismo yanqui, que viene a brindarle su apoyo a Macri mientras este se apura para negociar un nuevo acuerdo con los buitres. Justo el 24 de marzo, donde los trabajadores alzamos nuestras banderas contra la dictadura que intentó borrar de nuestras cabezas la potencialidad de los luchadores de esa época. El kirchnerismo nos persiguió con el “Proyecto X” por organizarnos y luchar contra los ataques. El macrismo quiere criminalizar la protesta y parar la resistencia aplicando su nuevo protocolo anti piquete con el que intenta cercenar nuestros derechos con represión. Ante esta realidad, los mismos medios de comunicación que hace 40 años ocultaban los crímenes de Estado, hoy intentan esconder estas prácticas represivas.

El 24 de marzo los trabajadores debemos volver a tomar las calles, movilizarnos para demostrar nuestra fuerza y dejar en claro que vamos a resistir los ataques, no sólo por la memoria de nuestros compañeros que dejaron la vida en la lucha por nuestros derechos, sino también por las luchas que tenemos en el presente.







Temas relacionados

Golpe militar en Argentina   /    Plan Cóndor   /    Opinión   /    Historia   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO