Economía

DEUDA

Deuda: duro traspié para el gobierno de cara a la renegociación

Los buitres elevan la apuesta. Tras el revés en Provincia de Buenos Aires, el gobierno debió declarar desierta una licitación de bonos, a pesar de ofrecer altos rendimientos. Claves de la renegociación de la deuda con el FMI y los bonistas.

Lucía Ortega

@OrtegaLu_

Martes 11 de febrero | 00:04

  • Desierta

Este lunes la Secretaría de Hacienda intentó colocar tres tipos de bonos en pesos para obtener algo de fondos, pero no tuvo éxito. Declaró desierta la licitación. Aspiraba a obtener unos $ 90.000 millones para afrontar el vencimiento del bono dual AF20 el próximo jueves.

A pesar de los altos rendimientos que ofrecía la cartera de Guzmán (tasas por encima de la inflación y muy por encima de los rendimientos del Tesoro norteamericano), no colocó ni un bono. Un 80 % de los bonos dual esta en manos de tenedores extranjeros y un 24 % corresponden al fondo Templeton Investments, uno de los buitres más importantes en la negociación nacional.

Este resultado se agrega al fracaso de la colocación de la semana pasada, en la que sólo se licitó un 10 % de lo esperado.

El capital financiero está envalentonado y presiona al gobierno para obtener una mejor oferta a medida que se termina el plazo que se dio el gobierno para terminar una negociación express.

Entre los operadores del mercado comenzó a especularse con la posibilidad de un nuevo reperfilamiento compulsivo del gobierno frente a los vencimientos próximos, o una emisión monetaria para obtener fondos, lo que significaría una fuerte expansión, que incentivaría la inercia inflacionaria y las presiones sobre el tipo de cambio.

  • Una fecha límite que es arma de doble filo

El gobierno se impuso como meta tener acordada la deuda con los acreedores antes del 31 de marzo. ¿Es viable? El apuro responde a que a medida que pasa el tiempo, el gobierno se queda sin dólares para afrontar los vencimientos (que viene realizando sin cuestionamientos).

En la negociación, Guzmán se apoya en el argumento de la insostenibilidad de la deuda, apelando a la “buena fe” de los bonistas”. Mientras tanto hace malabares para mostrar voluntad de pago. Con la llamada ley de solidaridad ya dio muestras de ajustar cerca de 2 puntos del PBI, y con la ley de “restauración” ya cedió la prórroga de soberanía en tribunales extranjeros.

Sin embargo, a medida que se acerca al precipicio, el gobierno cede cada vez más a las demandas de los bonistas. La única forma de cerrar en estas condiciones es con un acuerdo a medida de los acreedores, reduciendo cada vez más las aspiraciones de quita de capital y de intereses y acortando los plazos.

  • Miércoles 12: día clave

El miércoles llega la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) a la Argentina, la primera bajo la administración de Alberto Fernández. El mismo día el ministro de Economía Martín Guzmán hablará en el Congreso; se espera que presente más información sobre el Plan económico y la negociación de la deuda.

El FMI, el gobierno y la oposición patronal se preparan para concretar un nuevo robo a los trabajadores. Por ello la izquierda convoca el mismo miércoles a una movilización en repudio al pago de la deuda y a la injerencia del FMI.

  • A qué viene el FMI

La misión del Fondo se extenderá por una semana, cuando se esperaba que sus representantes sólo permanezcan tres días en el país. Será encabezada por Julie Kozack, Directora Adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, y Luis Cubeddu, jefe de la misión del FMI para Argentina.

Luego de la reunión entre Guzmán y la titular del FMI, Kristalina Georgieva, ante la vista del Papa, el Fondo Monetario persigue igualmente la búsqueda de un acuerdo con los bonistas con alguna quita (no demasiada) que garantice los pagos de deuda a los especuladores y al propio organismo, pero también profundizar el camino del ajuste fiscal que habían iniciado Macri y Lagarde, con ese mismo objetivo. Es decir, buscará continuar (o profundizar) su "monitoreo" de las cuentas del país.

Entre otro de los puntos que el FMI quiere sumar a la negociación es un compromiso de reformas estructurales, como la laboral o previsional.

Te puede interesar: En el fondo son todos buitres

El organismo desembolsó entre 2018 y 2019 U$S 44.000 millones y frenó los desembolsos previstos a partir de septiembre del año pasado, una vez que la crisis se apresuraba luego de la devaluación post PASO. El acuerdo stand by (hoy prácticamente caído) implicaba un préstamo por U$S 57.000 millones.

  • Guzmán y una puesta en escena

Guzmán presentará este miércoles los "lineamientos del Análisis de Sostenibilidad de la deuda pública” ante el Congreso.

Ello tiene gran relevancia porque aún no hay un proyecto de Presupuesto 2020 de la administración de Fernández, es decir, cuáles van a ser las prioridades del gasto para este año, las metas de resultado fiscal y externo, las proyecciones de actividad económica y la inflación, y cuáles son sus objetivos en la renegociación de la deuda.

Asimismo, también se desconoce cuál será el aumento por decreto a los jubilados en marzo ni qué fórmula previsional piensan implementar más adelante. En la negociación, los titulares de jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares, aunque no lo sepan, son clave. El gobierno pretende usar parte de sus haberes como prenda de cambio.

Sin embargo, no hay mucha expectativa de que la presentación brinde un Plan acabado. Por el contrario, el objetivo central, ante los ojos del Fondo, es confirmar el amplio respaldo al gobierno por parte de todo el arco político patronal para la renegociación de la deuda, y seguir mostrando voluntad de pago.

  • Mal precedente: la negociación de la deuda de Provincia de Buenos Aires

Se trataba de una apuesta riesgosa, no sólo para la negociación provincial, sino para la nacional. Lo acontecido en las últimas semanas en la provincia que gobierna Kicillof sentó un mal precedente, porque si los bonistas no aceptaban iba a tener que optar entre ir a default como amenazaba, o pagar. La historia es conocida: efectivamente no logró el 75 % de aceptación por los bonistas a pesar de haberles mejorado la oferta y, antes que suspender los pagos, terminó pagando todo con recursos propios.

¿Qué lecciones deja? Kicillof confiaba en la "buena fe" los bonistas y le fue mal. Este episodio es un botón de muestra de qué pasa si se sigue honrando la deuda odiosa: mientras anunciaba que cedía todo a los bonistas, Kicillof dijo que iba a suspender un pago a los docentes de la provincia que estaba pautado en las paritarias. Tuvo que optar, y optó por los especuladores.

  • Los bonistas nunca pierden

En todos estos años, los especuladores ya vinieron haciendo grandes negocios con tasas de interés altísimas. Asimismo, en el corto plazo se agrega otro negocio: la mayoría de esos grandes Fondos, ya vienen comprando los papeles bien baratos. El mecanismo es comprar bono al 40 o 50 % de su valor y después tener un reconocimiento de su valor en la negociación con el gobierno con una quita que ya se sabe, será mayor.

Hoy el valor de mercado de los bonos está en promedio por debajo del 50 % del precio nominal.

Veamos cómo está compuesta la deuda pública a nivel nacional: de los 311 mil millones de dólares, cerca de un tercio es deuda con el propio Estado, es decir, con otros organismos públicos (U$S 116 mil millones), un poquito más de otro tercio es deuda en manos privadas (U$S 120 mil millones) de los cuales concentran la mayoría un puñado de bancos y fondos de inversión, y menos del tercio restante es deuda de organismos internacionales (U$S 73 mil millones) como el FMI principalmente (U$S 44 mil millones).

El gobierno plantea que la renegociación de la deuda es favorable a la Argentina, para "volver a crecer", pero su verdadero propósito es salvarle el negocio a los bonistas.

Todas las alternativas de renegociación tendrán un único perdedor: las mayorías populares. El gobierno avala el endeudamiento macrista sin siquiera investigar la deuda, guardando en un cajón las denuncias que hacía cuando fue oposición sobre la irregularidad de la deuda y su uso en favor de un puñado de especuladores, en contra de las necesidades de los trabajadores. Es necesario repudiar el pago de la deuda y rechazar la injerencia imperialista en el país.







Temas relacionados

Martín Guzmán   /    Alberto Fernández   /    Congreso   /    Reestructuración de deuda   /    Deuda   /    Deuda externa   /    Congreso Nacional   /    FMI   /    Deuda pública   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO