Internacional

CUMBRE EUROPEA

Discursos hipócritas, medidas reaccionarias y el sufrimiento de los refugiados

Reforzar las fronteras para "inmigrantes ilegales", plan de acción para acelerar la "política de retorno", dividir "refugiados" de "sin papeles" y un plan de reparto "solidario" en honor a la "justicia histórica" de Europa.

Cynthia Lub

Barcelona | @LubCynthia

Jueves 10 de septiembre de 2015 | Edición del día

La Comunidad Europea presentó este miércoles las propuestas en debate desde hace semanas, sobre las medidas para hacer frente a "crisis migratoria". El 14 de septiembre en Bruselas, tendrá lugar una reunión extraordinaria de ministros del Interior en la que los veintiocho Estados comunitarios deberán pronunciarse sobre todas estas propuestas.
Cuanta más hipocresía expresan los discursos de los gobiernos imperialistas europeos, más reaccionarias son las medidas que proponen.

Como venimos adelantando en otros artículos, las propuestas consumadas este miércoles por la CE tienen un carácter cada vez más restrictivo, profundizando el carácter reaccionario de la política migratoria europea.

El primer discurso sobre el "estado de la Unión" ante el pleno del Parlamento Europeo (PE) del presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, estuvo centrado en cómo gestionar el "reparto obligatorio entre países" de 120.000 personas, de los que 54.000 procederán de los campos de refugiados de Hungría, 50.400 de Grecia y 15.600 de Italia.

Los países a los que Bruselas exige mayor recepción son Alemania (31.443, un 26,2 %), Francia (24.031, un 20 %) y España (14.931, un 12,4 %). Quedan fuera de los veintiocho Estados miembros, además de Hungría, Grecia e Italia, los tres que gozan de exenciones en materia de Justicia e Interior (el Reino Unido, Dinamarca e Irlanda).

La cantidad de 160.000 refugiados está muy lejos de las 500.000 personas que el mismo Junker aseguró que han llegado a Europa desde principios de año. Así lo valoró después de acabar la cumbre en una rueda de prensa diciendo, "Creo que dada la gravedad de la situación que tenemos delante, esta propuesta es bastante modesta. Si hubiéramos tomado una decisión en mayo igual habríamos evitado mucho sufrimiento".

Discursos hipócritas para políticas migratorias cada vez más reaccionarias

"No es el momento de tener miedo. Es el momento para una acción audaz, determinada y concertada por parte de la Unión Europea, por parte de sus Estados miembros y por parte de sus instituciones (...) Para Europa también es un asunto de justicia histórica", concluyó Junker después de explicar en su largo discurso las medidas propuestas.

Entre las propuestas, confirmó la creación de un fondo fiduciario de emergencia de 1.800 millones de euros para enfrentar las causas de la "desestabilización, los desplazamientos forzados y la inmigración ilegal desde el Sahel, el Cuerno de África y el norte de África".

Y a la vez que recalcó la necesidad de habilitar vías legales de inmigración porque "Europa es un continente envejecido, cuya población se reduce", adelantando que para ello la Comisión va a presentar un plan a principios de 2016, también subrayó que hay que "reforzar la Agencia Europea de Fronteras Exteriores, Frontex, para convertirla en un verdadero sistema de guardias fronterizos y costeros".

Es decir, reforzar la agencia imperialista y reaccionaria que controla las fronteras europeas utilizando todas las leyes de extranjería racistas para garantizar las deportaciones masivas a "inmigrantes ilegales", previo paso por los CIEs (Centros de Internamientos para Extranjeros).

La propuesta de "reforzar el sistema de guardias fronterizos", más que una medida de "justicia histórica" está en consonancia con la idea que recalcó en su discurso, cuando hablo de que "Europa no puede acoger a todo el mundo", y que "los refugiados sólo representan el 0,11 % de la población de la UE, mientras que en un país como el Líbano llegan al 25 %".

Así justifica una de las medidas más reaccionarias, como es la confección de una "lista común de Estados de origen seguro", a los que no correspondería la concesión de asilo porque sus ciudadanos no corren peligro, que incluye a los países candidatos a la adhesión al club comunitario -Albania, Macedonia, Montenegro, Serbia y Turquía- así como a Bosnia-Herzegovina y Kosovo.

Tras esta propuesta se fundamenta con el discurso reaccionario que pretende dividir a "refugiados" de "inmigrantes ilegales", discriminando a estos últimos para "agilizar" las deportaciones a sus países de origen.

Así lo explica Juncker, diciendo que esta medida está dirigida a "agilizar la tramitación de las demandas de asilo" —acortando el procedimiento de seis meses a cinco días—, a la vez que a "facilitar la distinción entre personas que proceden de zonas en conflicto, como Siria, y aquellas que presentan solicitudes pese a provenir de países considerados seguros".

Por otro lado, se propuso un "plan de acción" para hacer más efectiva la llamada "política de retorno", es decir, la devolución a sus países de origen de los inmigrantes irregulares que no cumplen los requisitos para recibir el estatus de refugiado.

Por su parte el portavoz el Gobierno alemán, Stefan Seibert, opinó en rueda de prensa que las propuestas de Juncker ya estaban también recogidos en la propuesta franco-alemana que acordaron la semana pasada la canciller Angela Merkel y el presidente galo, François Hollande, en una reunión en Berlín. Estas medidas ya contemplaban limitar el número de refugiados, registrar huellas dactilares a los refugiados, disminuir prestaciones a quienes se les rechaza asilo.

Otra semana trágica para los refugiados

En el trasfondo de este debate el sufrimiento de los refugiados no cesa. En Hungría, el número de llegadas de este martes fue de más de 2.700 personas, con una media diaria de alrededor de 2.000 personas desde el mes pasado.

En Grecia, se prevé que 30.000 inmigrantes y refugiados llegarán a Europa Occidental y que alrededor de 3.000 personas llegan cada día a Macedonia, país que luego abandonan en dirección a Serbia y Hungría. Este miércoles, en la frontera meridional con Serbia, alrededor de 500 personas huyeron de un punto de registro, paso obligatorio para ingresar en el campamento húngaro de Röszke.

Al grito de "Campamento no" centenares de refugiados huyeron hacia la autopista M5 que lleva a Budapest, que fue cortada por la policía para impedirles el paso. Este es el último incidente entre la policía húngara y los desesperados refugiados que huyen de conflictos en Oriente Medio, especialmente de la guerra civil de Siria.

Terribles las imágenes diarias de cientos de refugiados caminando por una autopista en dirección a Budapest, con momentos de tensión con las fuerzas de seguridad que han llegado a utilizar gas pimienta.

También las imágenes de Grecia, con un total de 6.194 refugiados que llegaron este miércoles al puerto ateniense del Pireo en tres transbordadores procedentes de las islas del mar Egeo. De ellos, el 90 % es de origen afgano y el 10 % procede de Siria, Irán y Somalia y suele pernoctar en este recinto entre dos y seis días.

Todas las medidas propuestas por la CE, además de reaccionarias, muy lejos están de solucionar el sufrimiento de miles y miles de personas inmigrantes y refugiados.







Temas relacionados

Kosovo   /    Crisis migratoria en Europa   /    Racismo   /    África   /    Inmigración   /    Unión Europea   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO