universidad

El Estado desfinancia la educación y la UNGS anuncia un déficit de 90 millones de pesos

El miércoles pasado la gestión universitaria dio a conocer en la Comisión de Presupuesto, Finanzas e Infraestructura que la UNGS tiene un déficit de más de $90 millones en sus gastos de funcionamiento. Mientras el Estado subsidia a grandes empresas como Mc Donald's y busca cerrar un acuerdo con los fondos buitres para pagar la deuda externa, no gira los fondos suficientes para que funcione la UNGS. En medio de la pandemia, avanza el ajuste hacia la educación. La gestión administra y pretende recortar áreas claves.

Gonzalo Amarilla

Abogado @CeProDH Consejero Superior UNGS Zona Norte del GBA

Martes 14 de julio | Edición del día

1 / 1

En diciembre del año pasado, el Consejo Superior de la UNGS votó un presupuesto (todavía no aprobado por el Congreso) para gastos de funcionamiento $157.200 millones, sin embargo en lo que va del 2020 el Estado sólo ha bajado casi $67 millones, es decir que faltan que ingrese un 60% aproximadamente de lo que se estimaba necesario. Vale recordar que el presupuesto votado por el Consejo Superior ya se encontraba por debajo de los índices inflacionarios y no contemplaba la proyección inflacionaria para los primeros 6 meses de este año.

En medio de la pandemia, el gobierno nacional prioriza cumplir con los fondos buitres haciendo ofertas cada vez más jugosas para cerrar un acuerdo, y subsidia y se hace cargo de las obligaciones de empresarios millonarios como Paolo Rocca (Technit) y Héctor Magnetto (Clarín). Mientras tanto, educación, jubilaciones y un área tan sensible como la salud en estos momentos son las principales afectadas.
 
Según el Informe de Situación Presupuestaria al 30 de junio realizado por la gestión universitaria, se abren dos escenarios de proyección de gastos donde el inciso más afectado sería el de Servicios no Personales (Servicios Básicos; Limpieza, aseo y fumigación; Servicios de Vigilancia; y Mantenimiento y reparación de edificios entre otros). De esta manera, se aprovecha la modalidad de cursada virtual, que ya de por sí implica una precarización en la educación, del trabajo docente y que deja a miles de estudiantes trabajadores fuera de los estudios superiores, para avanzar sobre el presupuesto universitario. 

Con la pandemia ganan y pierden los mismos de siempre…

En lo que va del año, el PBI cayó un 11, sin embargo no todos pierden. Las políticas del gobierno son para beneficio de grandes empresas nacionales y multinacionales. El Estado le viene pagando los sueldos a los CEOS de Mc Donald’s, Coca-Cola, Techint, Clarín y hasta Swiss Medical que en medio de la pandemia lucra con la salud. La plata que podría ir a educación, salud o mayor cantidad de IFE, van destinadas a garantizar las ganancias de estos multi millonarios. 

Para tener una idea, en 2019, Techint ganó $ 241 millones por día. Entonces ¿por qué tenemos que permitir que la educación sea ajustada? ¿Por qué mientras se está negociando pagar una deuda ilegítima contraída por el gobierno de Macri, la UNGS no recibe los fondos que habían sido requeridos? Más teniendo en cuenta que la educación pública en general y los fondos universitarios en particular ya vienen siendo atacados por el gobierno anterior. El ajuste hacia la educación se viene acumulando desde hace años y en el medio la deserción no ha parado de crecer.
¿De dónde provendrán los futuros fondos para garantizar el funcionamiento de las universidades si se sigue desfinanciando el presupuesto? A fines de junio, la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA aprobó un convenio con Shell. Una muestra clara de cómo el ajuste a los fondos universitarios abre las puertas para que multinacionales financien la educación a cambio de mercantilizar aún más el conocimiento y moldear los contenidos de las carreras según sus intereses.

Te puede interesar:La Facultad de Exactas de la UBA aprobó un convenio con la contaminante Shell

La gestión especula cómo administrar el déficit presupuestario

La gestión de la UNGS ya evalúa y recalcula un presupuesto para gastos de SIN PRESENCIALIDAD. Bajo este escenario, la proyección de gastos alcanzarían los $106 millones. De esta manera, teniendo en cuenta los gastos de funcionamiento que había aprobado el Consejo Superior en diciembre, el déficit sería de casi $40 millones. Bajo el segundo escenario con el que especula la gestión, que contempla la vuelta a clases presenciales para el mes de septiembre, el gasto proyectado sería de $118 millones, por ende el déficit ascendería a casi $52 millones.

Al contrario de lo que hace el gobierno, en este contexto se requiere más que nunca de una mayor inversión en educación para aumentar la cantidad de becas y sus montos, como así también para otorgar a los estudiantes que tuvieron que abandonar sus estudios los recursos tecnológicos necesarios en esta situación de emergencia. 

Desde el PTS en la Secretaría Prensa y Difusión del CEUNGS, denunciamos el ajuste hacia la educación pública. La conducción de nuestro centro de estudiantes, El Puente y el FUNyP, debe convocar urgentemente a una reunión de CEUNGS abierta a todos los estudiantes que quieran participar donde se discuta esta delicada situación.

Es necesario cobrar un impuesto a las grandes fortunas como lo establece el proyecto presentado por el Frente de Izquierda que ha sido cajoneado en el Congreso, dejar de subsidiar a los empresarios, interrumpir el pago de la deuda externa contraída de manera ilegal e ilegítima por el gobierno de Macri, y plantear una investigación para saber qué se hizo con toda esa plata







Comentarios

DEJAR COMENTARIO