Economía

DEUDA EXTERNA

El Gobierno cumplió los deberes y paga a los buitres

La Cámara de Apelaciones falló a favor de Argentina, se levantan los bloqueos de los pagos a los bonistas de los canjes 2005 y 2010. El país ya puede pagarle a los buitres. ¿Finaliza el conflicto?

Jueves 14 de abril de 2016 | Edición del día

El día esperado por el Gobierno de Cambiemos llegó, todos los deberes para pagarle a los buitres están hechos. Ayer la Cámara de Apelaciones de Nueva York ratificó la decisión de Griesa de levantar los bloqueos de los pagos de los acreedores que aceptaron los canjes del 2005 y 2010. El Gobierno tiene todo listo para lanzar la mega emisión de deuda (la mayor en 20 años por parte de los mercados “emergentes”) para pagarle a los buitres. A pesar de la alegría del Gobierno por salir del default aún es incierto que se cierre por completo el conflicto con los buitres.

La decisión de la Corte

El juez Griesa dispuso dos condiciones para levantar las cautelares, una era la derogación de las leyes Cerrojo y Pago Soberano que el macrismo con el apoyo del FPV y el massismo a paso veloz logró que el Congreso aprobara y la segunda condición era pagarle a los holdouts que acordaron a principio de año. Este requisito no se podía cumplir si la Cámara de Apelaciones no aprobaba el fin de los bloqueos a los pagos de los bonistas que aceptaron el canje del 2005 y 2010.

Uno de los abogados de los acreedores que no ingresaron al canje y se manifestó en contra de levantar el bloqueo sostuvo que “Argentina ha rechazado negociar con nosotros” y que por lo tanto “necesitamos la protección de las cautelares”.

Por su parte, la defensa de Argentina argumentó que nuestro país “se comportará responsablemente” y que cancelará sus deudas. A la vez les garantizó a los bonistas que podrán seguir litigando.

Prat Gay se mostró feliz por la decisión de la Corte y confesó que “no lo esperábamos tan pronto, lo estamos festejando”. El ministro agregó que el fallo de la Cámara “es el último paso que nos faltaba luego de estar 15 años desconectados del mundo, de estar orgullosos de no pagar”.

La decisión de la Cámara de Apelaciones dispara, además, el pago de los vencimientos que no pudieron realizarse desde junio de 2014 cuando Griesa impuso los embargos. El monto estimado es de 3.000 millones de dólares a holdouts reestructurados que no cobran desde la fecha del embargo. La suma está compuesta por 538 millones de dólares correspondientes al primer pago que se realizó en el Bank of New York Mello (BONY) y unos 2.500 millones de dólares que se acumularon en la cuenta de Nación Fideicomiso, que se creó con la sanción de la Ley de Pago Soberano.

Paso siguiente: mega emisión de bonos

El equipo económico comenzó esta semana el “road show” que continúa en estos días, es decir las presentaciones a los posibles inversores que compraran los bonos con los que van a pagar a los fondos buitres. Según el cronograma que maneja el Palacio de Hacienda el próximo lunes se presentaría la oferta, el martes se cerraría el libro y el viernes se le pagaría a los holdouts que aceptaron la oferta de la Argentina. El acuerdo vencía hoy, pero el Gobierno adelantó que no concretaría los pagos en fecha.

La emisión será por 15 mil millones de dólares con vencimiento en 2021, 2026 y 2046, por los que Hacienda pretende pagar no más del 8 % de interés anual.

Sobre el total de la emisión que se realizará el lunes se cancelarán acuerdos por 11.684 millones de dólares, suma que según el mediador Dan Pollack incluye el 90 % de las demandas que tramitan en el juzgado de Griesa. También se considera a los que iniciaron la causa contra la Argentina y obtuvieron fallo favorable, como los denominados "me too", que son los que adhirieron al reclamo una vez producido el dictamen que condenaba a la Argentina.

El abogado del fondo NML de Paul Singer afirmó que querían que les paguen hoy, pero aclararon que no saldrán del acuerdo porque Argentina no cumpla con la fecha pactada. El acuerdo considera intereses punitorios por cada día que pase sin pagar, es decir que no rompen el trato porque igual cobrarán adicional por cada día de demora. Además hay que recordar que embolsarán cerca de 4.700 millones de dólares, una ganancia de 1300 %.

¿Se termina el conflicto con los buitres?

Los fondos buitres que acordaron con el Gobierno de Macri tendrán ganancias que van desde 800 % a 1300 %. Los acreedores que ingresaron a los canjes 2005 y 2010, también ganaron con el acuerdo del kirchnerismo, pero obtuvieron 300 %. Esto significa que estos acreedores podrían argumentar que fueron perjudicados por el acuerdo. Los bonos que fueron parte de los canjes del gobierno anterior tenían la cláusula RUFO (Right Upon Future Offer), que implicaba que si había una oferta superior a los bonistas que no ingresaron en dichos canjes tenían derecho a reclamar esa mejora. La cláusula RUFO venció el 31 de diciembre de 2014 pero los especialistas no descartan que pueda ser usada como argumento para nuevos litigios.

El diario La Nación accedió a la documentación de oferta a los nuevos inversores y en el escrito el Gobierno advierte sobre los posibles riesgos que pueden enfrentar, como que sigan apareciendo demandas de bonistas que no participen de la oferta actual.

A pesar de que públicamente el Gobierno subestime la posibilidad de que surjan nuevos litigios, lo cierto es que los mismos buitres que hoy están arreglando como Singer pueden tener más bonos que luego pretendan reclamar apelando a la cláusula RUFO, una vez que se cierre esta primera etapa. Gracias a que los bonos rigen bajo legislación norteamericana, cesión de soberanía que realizó el kirchnerismo y que el macrismo mantiene, no se descarta que puedan existir nuevos “Griesas” que avalen o den curso a nuevos reclamos.

No pagar la deuda externa

El macrismo festeja que Argentina se vuelve a endeudar por miles de millones de dólares que sólo se destinarán a usurarios que compraron los bonos por centavos como Paul Singer. Prat Gay afirmó que el “cierre” con los buitres traerá crecimiento para el país y mejorará el empleo pero al día siguiente de lograr la aprobación en el Congreso sólo anunciaron más despidos de empleados públicos y más tarifazos para el pueblo trabajador.

Es falso que se aliviarán las cuentas de la economía, más bien comienza un nuevo espiral de endeudamiento para pagar deuda vieja que luego se deberá pagar también, sólo se patea para adelante un problema que termina con crisis como ya sucedió en otras ocasiones. Los nuevos inversores exigirán nuevas condiciones que significarán nuevos ajustes sobre los sectores populares. Por eso, hay que rechazar el acuerdo y decir no al pago de la deuda externa que derrocha millones de recursos que van directo a los bolsillos de los buitres.







Temas relacionados

Apelación   /    Deuda externa   /    Thomas Griesa   /    Fondos Buitre   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO