Política

CÓRDOBA / POLICÍA

El Gobierno de Córdoba sigue sumando policías

Ayer se realizó el lanzamiento oficial de la Policía Barrial, una fuerza de “proximidad” que contará con 700 agentes antes de fin de año.

Jueves 8 de septiembre de 2016 | Edición del día

Ayer por la mañana se realizó el acto de presentación de la Policía Barrial, en el marco del Plan Integral de Seguridad Ciudadana y Prevención del Delito “Córdoba se encuentra”. Por ahora son 220 agentes, equipados con bicicletas y motos, que se repartirán en 11 cuadrantes “críticos” de la ciudad, que corresponden a 43 barrios. Antes de fin de año, esta nueva división contará con 700 policías y cubrirá 30 sectores.

Estas áreas fueron determinadas por el Ministerio de Gobierno y Seguridad según su nivel de “vulnerabilidad social”, en base a criterios como producto interno bruto (PIB), empleo (formal o informal), educación (formal o informal), además de la población.

Te puede interesar: Zonas vulnerables, el falso debate sobre el delito en Córdoba

El ministro de Gobierno, Juan Carlos Massei, explicó a la prensa que no darán a conocer qué sectores se van a cubrir porque es información que “tiene que ver con la inteligencia policial y los amigos de lo ajeno se pueden alejar del lugar”.

Por su parte, el gobernador declaró en la presentación que “no se trata de agregar policías, sino de tener mejores policías para Córdoba”. La idea, remarcó, es “recrear la convivencia con los vecinos procurando la efectiva solución a los distintos problemas que hay en los barrios y pueblos de la provincia, con una idea preventiva y de reconstrucción del tejido social”.

Un modelo muy “exitoso”

Según informa la página de la Policía de Córdoba, los agentes recibieron “una exhaustiva capacitación, brindándole las herramientas necesarias para interactuar adecuadamente con los vecinos, como ‘policías de proximidad’ y ejercer su labor con mayor profesionalismo”. Agrega que el plan “representa una gran inversión en materia de seguridad para la provincia, la aplicación de un nuevo ‘paradigma’ en la lucha contra la inseguridad, y la búsqueda de un trabajo mancomunado del Estado y la ciudadanía”. La Policía barrial contará con un uniforme distintivo para facilitar su reconocimiento y en cada cuadrante habrá un móvil las 24 horas. El objetivo sería que los vecinos puedan “reconocer al personal, sociabilizar y generar cierta cercanía y familiaridad. (…) De esta forma, el Gobierno no sólo pretende la prevención del delito, sino también generar lazos y redes de confianza, efectuar tareas de asistencia social, y atender los problemas reales y cotidianos de la gente”, finaliza el comunicado oficial.

La “policía de proximidad” es uno de los modelos de policía que han surgido en el mundo a lo largo del tiempo según las necesidades de los distintos gobiernos. El objetivo principal de las fuerzas de proximidad es el enunciado anteriormente y ha sido adoptado discursivamente en los últimos años por distintos gobiernos latinoamericanos para intentar revertir el desprestigio de las fuerzas represivas “tradicionales”. En diversos estudios y artículos se habla de los carabineros de Chile, la Policía de San Pablo y la Policía de Israel como “experiencias exitosas” en este tema. Tres de las fuerzas más represoras y violentas del mundo contra los trabajadores, los jóvenes y los pueblos oprimidos como el palestino.

Para no ser menos, quien viene asesorando al gobierno sobre este “nuevo paradigma” es el mexicano Bernardo Gómez del Campo. Este especialista en asuntos de seguridad ciudadana es además Comandante Director de Servicios Especiales de Seguridad para Protección de Testigos de la Policía Federal Ministerial de México. Otro gran ejemplo de manejo de grandes negociados como el narcotráfico, la trata de personas y el tráfico de armas.

En el 2014, Daniel Scioli puso en marcha las policías locales en decenas de distritos de la Provincia de Buenos Aires. El resultado fue un aumento de los casos de gatillo fácil, torturas en comisarías y persecución a la juventud. En Santa Fe existe una división policial de proximidad, la Policía de Acción Táctica, cuyo debut en las calles a principios del 2015 terminó con el asesinato de Jonatan Herrera. Ahora se está discutiendo crear una Policía Municipal para la ciudad de Rosario. No por nada son tres de las fuerzas represivas más desprestigiadas del país. Por más que en Córdoba la nueva fuerza seguirá dependiendo de la Provincia y no de los municipios, el objetivo es siempre el mismo: incrementar la represión de las protestas y el control social sobre los trabajadores y los sectores populares.

Te puede interesar: Córdoba: más policías para el “control social” del ajuste







Temas relacionados

Policía Local   /    Juan Schiaretti   /    Jonatán Herrera    /    Policía de Acción Táctica   /    Policía de Córdoba   /    Represión policial   /    Policía   /    Gatillo fácil   /    Córdoba   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO