Internacional

CORONAVIRUS Y CAPITALISMO

El Gobierno "progresista” español rescata a los capitalistas mientras el pueblo muere

En lo que va de la pandemia el Gobierno de Sánchez-Iglesias ha tomado muchas medidas a favor del empresariado y para que la crisis la pague la clase trabajadora. Mientras, las muertes e infectados aumentan meteóricamente.

Guillermo Ferrari

Barcelona | @LLegui1968

Lunes 30 de marzo | 22:31

Llevamos ya dos semanas del “estado de alerta” decretado por el Gobierno del PSOE-UP. Según las autoridades sanitarias será en esta semana cuando comience lo peor con una fuerte afluencia de enfermos de Covid-19. El Presidente Sánchez ha decretado este domingo un confinamiento casi total a partir del lunes 30 para tratar de reducir drásticamente el ritmo de contagios. Sin embargo, todas las medidas llegan tarde y no incluyen la inversión económica necesaria para evitar más muertes y contagios.

La tercera semana de confinamiento comienza habiendo superado las 7.340 personas fallecidas y 85.195 contagiadas, con lo que supera a China en el número de personas infectadas. Todas estas estadísticas son muy relativas. Se refieren a las pocas personas que han sido diagnosticadas con un test de coronavirus. Y la cifra de muertos también: sólo se sabe la de aquellos personas fallecidas que previamente fueron diagnosticadas. No se sabe la extensión del virus en el Estado español, aunque hay estudios que estiman entre 300.000 y más de un millón de personas.

Los Gobiernos que no invertían en salud pública

El Gobierno de Sánchez-Iglesias se escuda en la falta de conocimiento del virus, en que es nuevo y la sorpresa que genera el nivel de contagio y de mortalidad. Si bien es cierto que la velocidad en que evolucionó la pandemia es sorprendente, no se puede decir que ha habido una sorpresa enorme. Y, también es cierto que el virus es nuevo, en ningún momento aprovecharon lo sucedido en Italia y China, ni en la experiencia de los múltiples virus.

No se puede hablar de sorpresa porque en lo que llevamos del Siglo XXI han aparecido muchos virus más o menos mortales y más o menos extendidos. El Ébola, la gripe aviar, el virus del Zika o el SARS han sido alguno de los numerosos virus que nos han afectado con mayor o menor extensión mundial. De hecho, en 2015 la OMS había advertido de la posibilidad de un virus extendido a todo el planeta.

Sin embargo, ningún gobierno se ha preparado para enfrentarlos. Es una tónica general que, desde la crisis de 2008, se ha recortado en investigación y en atención hospitalaria. El Estado español, uno de los países que más lo ha hecho: la inversión cayó del 6,77% del PIB en 2009 al 5,9. Desde 2008 la sanidad perdió más 15 mil millones de euros con los gobiernos de Zapatero y Rajoy. Incluso sufrió recortes de Sánchez perdiendo 1.200 millones más.

La falta de voluntad en enfrentar el coronavirus se demostró también a lo largo de 2020. Mientras el virus estuvo en China, era “cosa de Oriente”, en Occidente “lo enfrentaremos mejor”. Sin embargo, a mediados de febrero ya estaba a sus anchas en el norte italiano, siendo tan grave que Venecia tuvo que suspender hasta el famoso carnaval. Pero el Gobierno no hizo nada ante un virus que ya tenía extensión mundial y estaba a pocos kilómetros.

Poco antes de carnaval, en el Estado español falleció el primer caso oficial de coronavirus. Pero, como el Gobierno no se ha preparado para enfrentar el virus, se anunció que la causa de esta muerte fue por “neumonía de origen desconocido” cuando esa era la más importante complicación que causaba la muerte en China e Italia. Más grave aún fue que recién el 3 de marzo, analizando una muestra post mortem se llegó a esa conclusión.

Ya por mediados de febrero estaba circulando el virus en el Estado español. En aquel momento, no se hacían tests. Sánchez cruzaba los dedos y pensaba “que no pase en España”. Sin embargo, pasó. En Torrejón de Ardoz, en Valencia con los que fueron al partido del equipo Che y el Atalanta, en Igualada y en Haro, comunidad de La Rioja o Vitoria, fueron los primeros focos en la última semana de febrero.

Te puede interesar: Cinco medidas urgentes, que no toma el gobierno, para enfrentar la catástrofe

Sánchez e Iglesias no hicieron nada para confinarlo en esos primeros focos. Ni tampoco generalizaron los tests para ver dónde estaba realmente y ver qué estrategia tener. Las primeras medidas fueron realizadas el 13 de marzo con la suspensión de clases y ese fin de semana con el Estado de alerta. Pero el virus ya llevaba más de 20 días de ventaja. Y, por China e Italia se sabía que cuando salen los primeros síntomas a la luz, eso quiere decir que la infección sucedió siete días atrás.

Estas medidas de confinamiento son la asunción del fracaso total de la falta de medidas. En lugar de prepararse para la eclosión y generalización de esos focos, el Gobierno se dedicó a una espera completamente pasiva. Nada de contratar más personal, nada de expropiar la salud privada, insuficientes hospitales de campaña ¡y mucho menos de tests! Tampoco obligó al tejido empresarial a producir batas, ni mascarillas, ni gel líquido, ni jabón, ni respiradores, ni nada de todas los instrumentos necesarios para ampliar la capacidad de los hospitales.

La contratación de más personal, se comenzó a hacer la última semana de marzo ante la evidencia del colapso de la UCIs. Colapso que se supone que el Gobierno estuvo centrado en evitar y rezar para que los casos graves se estiren a lo largo del tiempo. Los geriátricos y residencias se han convertido en una enorme trampa para los internos y para el personal que trabaja allí. Lo escaso del material obliga al personal a tener que “gestionarlo”.

Este fin de semana, el confinamiento ha sido más restrictivo. Ahora solo se permiten el funcionamiento de aquellas industrias consideradas como esenciales. Sin embargo, las únicas medidas son del mismo tipo que cuando la peste bubónica del Siglo XIV: aislamiento. De esos 200.000 millones de euros anunciados no han puesto casi nada en Sanidad. La mitad está dirigido a avales para préstamos a las grandes empresas y 17.000 millones sería inversión real del Gobierno y el resto “magia”.

Como se puede leer en las noticias de diarios de todo el mundo, la “táctica” para combatir el virus por parte de todos los gobiernos es el “aislamiento” y la pobreza, porque llega fin de mes y hay más de un millón de despidos y miles de ERTEs ¿Cómo va a pagar el alquiler, la luz, el gas, agua y comida la clase trabajadora? Esto es capitalismo puro y duro. Todo para las grandes empresas y si sobra algo, para el pueblo trabajador. Ellos tienen la sanidad privada y de la pública las mejores atenciones. A nosotros nos dejan lo que sobra.

Para acabar con el Covid-19, minimizando las muertes y los costos para los trabajadores y los pueblos, no hay más alternativa que luchar contra el capitalismo de las grandes empresas.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Gobierno de coalición PSOE-UP   /    Pedro Antonio Sánchez   /    Estado español   /    Pablo Iglesias   /    Europa   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO