ESPIONAJE

El PRO no puede hablar

Ante la crisis abierta por el caso Nisman, Mauricio Macri intenta mostrarse decidido y diferente, pero la trayectoria del PRO no ofrece nada nuevo.

Myriam Bregman

Diputada porteña PTS/FIT | CeProDH | @myriambregman

Miércoles 28 de enero de 2015 | Edición del día

La muerte del fiscal federal Alberto Nisman abre una crisis política que encuentra una de sus aristas más resonantes en la obscena relación de los servicios de inteligencia con los gobiernos de turno, con jueces y fiscales. El PRO de Mauricio Macri intenta mostrarse decidido y diferente a un gobierno nacional que sostuvo a Stiusso y miles de agentes mientras les fueron útiles.

En el mismo lodo todos manoseados

Pero en la historia nacional reciente los personajes se repiten y el PRO no ofrece nada nuevo. Lejos del discurso de Macri que dijo “la forma de sanar el dolor es la verdad”, su gobierno también espía y conspira a espaldas del pueblo trabajador.

A la cabeza de esta puesta en escena del PRO se encuentra Patricia Bullrich, presidenta de la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados de la Nación, donde Nisman debía declarar. Ella fue una de las figuras prominentes del gobierno de la Alianza, aquel que le pagó (coimeó) con fondos de la SIDE a los senadores nacionales para que aprueben la antiobrera reforma laboral.

El Caso Febrés

Al actual Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro lo hemos señalado los organismos de derechos humanos como uno de los que le otorgaron al genocida Héctor Febrés enormes privilegios durante su detención en una base de la Prefectura de Tigre.

El prefecto integró en la pasada dictadura la patota de la ESMA y fue encargado de la “sala de las embarazadas” de ese centro clandestino. Montenegro siendo juez de federal y teniendo a su cargo la causa sobre el robo de bebés, autorizó al imputado a pasar unas vacaciones en la sede de la Armada de la ciudad de Azul, con la familia y su perro.

Febrés murió envenenado con cianuro el 10 de diciembre de 2007. Denunciamos que lo habían asesinado y nos presentamos como querellantes. La causa fue instruida por la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado y está próxima a juicio oral. La Dra. Arroyo Salgado estableció que todos estos beneficios que aparentaba tener Febrés en su lugar de detención tendían a evitar que se quebrara, a aumentar su pertenencia y lealtad a la Fuerza y a ganar su confianza para, llegado el caso que se pudiera poner en peligro con sus declaraciones a algún personaje importante de Prefectura o Marina, poder actuar libremente, como finalmente lo hicieron. La jueza demostró las responsabilidades institucionales del caso, pero la Cámara Federal de San Martín le dio vuelta la causa y la redujo a un conjunto de delitos menores.

También se ha dicho que las relaciones familiares de Montenegro con miembros de la Armada fueron decisivas para que miembros de esa fuerza se incorporaran a la Policía Metropolitana.

Desde la SIDE

Eugenio Burzaco fue uno de los primeros elegidos por Mauricio Macri para comandar la policía Metropolitana (2009-2011). Fue “asesor” de la SIDE durante el gobierno de la Alianza.

También asesoraba al gobernador Jorge Sobisch cuando la policía neuquina reprimió la huelga docente y asesinó al docente Carlos Fuentealba.

Espía de la Federal

Ciro Gerardo James formó (o forma) parte del Cuerpo de Informaciones de la Policía Federal que hemos denunciando con un conjunto de organismos de derechos humanos por haber infiltrado al agente secreto Américo Balbuena en la Agencia de Comunicaciones Rodolfo Walsh.

En esa causa judicial declaró el diputado Marcelo Saín y explicó que una de las cualidades particulares que hace diferente y tan peligroso a este organismo es que expresamente están autorizados a tener “otros empleos”. Los ejemplos que citó fueron la infiltración de una secretaria que por años acompañó a Gustavo Béliz y el resonado caso de Ciro James al servicio del gobierno de Mauricio Macri.

En marzo de 2014, el juez federal Sebastián Casanello envió a Ciro James a juicio oral junto con el ex ministro de Educación porteño Mariano Narodovsky, Jorge “Fino” Palacios y otros funcionarios por haber realizado escuchas ilegales. La causa se inició a partir de una denuncia de Sergio Burstein, del grupo de familiares de víctimas del atentado a la AMIA. Hubo otros damnificados, como el propio cuñado de Macri, dirigentes docentes, legisladores, etc.

Las escuchas eran realizadas en la SIDE y James retiraba de allí las cintas de las grabaciones. Reportaba al exjefe de la Metropolitana, Jorge "Fino" Palacios.

Fino Palacios y Ciro James montaron una verdadera agencia paraestatal de espionaje para Macri, quién como cualquier político capitalista que se precie de tal, quiere un servicio de inteligencia para sí y contrató a estos agentes de la Federal para hacerlo.

Macri y Palacios

Como decíamos, el gobierno de Macri ha convivido con personajes nefastos. El primer jefe que en 2009 designó al mando de la policía Metropolitana fue Jorge Alberto Palacios, Comisario Mayor (retirado) de la Policía Federal.

Ante ello, Laura Ginsberg, dirigente de APEMIA, declaró crudamente “Es una verdadera provocación a la memoria de nuestros muertos”. Por los enormes cuestionamientos, el protegido de Macri tuvo que renunciar.

Los antecedentes del Fino Palacios son funestos. Siempre involucrado en causas graves, como el secuestro de Axel Blumberg o la represión con muertos de diciembre de 2001, es uno de de los imputados por el encubrimiento del atentado de la AMIA.

Entre los hechos que se le imputaron oportunamente el Fiscal Nisman lo acusó porque desde un celular a nombre suyo se realizaron dos llamadas telefónicas a un domicilio que se iba a allanar. Según el fiscal ahora fallecido, Palacios ocultó esas llamadas.

Por eso cuando Mauricio Macri habla, más que escucharlo, tenemos que recordar sus acciones y sus compañías. Nada pueden esperar de él los trabajadores y el pueblo, quienes solo pueden confiar en su propia movilización para terminar con la mafia de los agentes secretos, siempre al servicio de algún político capitalista.

Mientras denunciamos la verdadera política del PRO más allá de sus discursos, exigimos que Macri haga pública la nómina completa de quienes conforman la policía Metropolitana, indicando en cada caso si ese agente tiene antecedentes de haber reportado en otra fuerza Armada o de Seguridad.

El oportunismo de la oposición

Ahora el PRO quiere aprovechar políticamente la muerte de Nisman para apoyar la política de una de las alas de la ex Side con estrechos vínculos con el Mossad y la CIA, para incriminar sin pruebas a la República Islámica de Irán por el atentado a la AMIA.

Ni el gobierno nacional ni el PRO, ni la UCR ni el Frente Renovador están de acuerdo con la apertura y desclasificación de todos los archivos de la ex Side, que ahora quedarán bajo la órbita de la nueva agencia de inteligencia proyectada por el gobierno. Las "fichas" que la Side elaboró sobre cada militante de izquierda y organización combativa durante décadas quedarán todas bajo el secreto en manos del Poder Ejecutivo. La gran mayoría de la oposición apoya esto.

También coinciden con el gobierno en seguir manteniendo la impunidad y el encubrimiento por parte del Estado del atentado a la AMIA, negándose a poner en pie una comisión investigadora independiente con plenos poderes compuesta por los familiares de las víctimas del atentado y organizaciones de derechos humanos.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO