Internacional

ENTREVISTA - BRASIL

"El PT y los demás partidos del orden preservan a los responsables de la dictadura"

Gilson Dantas es médico y Doctor en Sociología de la Universidad de Brasilia, fue preso y torturado por los militares brasileros en la invasión a la Universidad de Brasilia de 1968, cuando era estudiante de medicina.

Sábado 11 de octubre de 2014 | Edición del día

Reproducimos la entrevista que le realizó el site Palavra Operária, en la que habla de su intensión de atestiguar sobre la invasión a la Universidad de Brasilia de 1968 ante la Comisión de la Verdad de la UnB.

¿Qué es la Comisión de la Verdad de la Universidad de Brasília (UnB)?

Gilson Dantas: Es una Comisión que fue creada por el Rectorado de la universidad para supuestamente rescatar la memoria de cómo fue la represión de la dictadura militar en la UnB. Digo supuestamente porque está subordinada a la Comisión Nacional de la Verdad creada por el gobierno de Dilma Rousseff. Es decir, forma parte del pacto que el gobierno del PT hizo con los militares, que impide que cualquier verdad que aparezca en esta investigación sirva para castigar a los responsables por los asesinatos y torturas. Un pacto siniestro, “pacto de la impunidad”, que preserva el poder que estos responsables disponen hasta hoy, no solo en el aparato militar del país, aparato que reprimió las manifestaciones de junio de 2013 y reprime a los trabajadores en cada huelga, sino también en los órganos de policía especialmente destinados a ejercer la represión contra pobres y negros en las favelas, provocando un genocidio sistemático de la juventud en las periferias. Es el mismo aparato que está operando contra negros pobre en las favelas de Haití, en deplorable complicidad con los intereses norteamericanos.

¿Por qué te llamaron a declarar en esa Comisión?

GD: Cuando la UnB fue invadida por el ejército en 1968 yo estaba ahí y fui uno de los presos junto a centenares de estudiantes. Principalmente en 1970, cuando lideramos una huelga estudiantil en la UnB, yo era vicepresidente del Centro de Estudiantes de Medicina, vinculado a la FEUB, federación de estudiantes, que había sido ilegalizada por los militares. En aquel momento, fui preso y torturado junto a otros colegas.

Cuéntenos un poco cómo fue la prisión y la tortura.

GD: Fuimos presos sin mandato judicial, es decir, secuestrados. Luego surgió un fuerte movimiento democrático por nuestra liberación. Fueon 37 días de cárcel. Fui torturado con golpes, “teléfono” y agua a presión. Sin embargo algunos colegas míos sufrieron torturas mucho peores. Recuerdo haber visto a una compañera siendo arrastrada por policías, inconciente y perdiendo sangre.

¿Cómo fuiste invitado?

GD: En realidad no fui invitado. Tuve que ir a tocarles la puerta y decirles que quería declarar.

¿Por qué no te invitaron?

GD: Supongo que tenga que ver con el hecho que yo denuncio ese pacto que el PT junto con los demás partidos del orden hicieron para preservar a los responsables de la dictadura. Denuncio este pacto que legitima la ley de Amnistía en Brasil, que ya en 1979 garantizó esa impunidad al poner como precondición para la amnistía a los que resistieron la dictadura que los militares también fueran amnistiados por sus crímenes. Es una ley reaccionaria que debe ser derribada. No me invitaron espontáneamente sin duda porque no quieren visibilizar esta posición política, que desenmascara la farsa que es esta Comisión de la Verdad, paliativa y con aires teatrales. El gobierno hace algunas pequeñas concesiones para callar a las víctimas de la dictadura, pero yo y muchos otros no aceptamos esa farsa. La política del gobierno petista es tan vergonzosa que hasta los organismos internacionales de Derechos Humanos la denuncian. Una consecuencia de esta política es que un personaje siniestro como Jair Bolsonaro (militar ultraconservador) haya sido el diputado federal más votado de Río de Janeiro en estas elecciones. Este y varios otros absurdos son responsabilidad de la política de conciliación con los militares promovida por el PT en el gobierno.

¿Cuál es su expectativa con la declaración?

GD: Espero volver a contar una historia un poco diferente a la que hoy es considerada como verdad. La historia que nos cuentan es la de que el golpe militar de 1964 fue un golpe contra los supuestos avances nacionalistas y democráticos del gobierno João Goulart, y que 1968 fue solo una revuelta estudiantil y un movimiento de liberación cultural. Esa es una versión políticamente interesada. Espero poder contar que el verdadero motivo del golpe militar fue el poderoso ascenso de luchas del movimiento campesino y del movimiento obrero que erosionó profundamente las bases de las fuerzas armadas, amenazando dar paso a un proceso revolucionario que João Goulart intentaba pero no lograba controlar. También que el endurecimiento de la dictadura a partir de 1968 vino en respuesta a los resquicios de aquel proceso que volvieron a amenazar el orden con las grandes huelgas de Osasco y Contagem y las tendencias a la alianza entre estudiantes y obreros que se desarrollaban con una fuerza muy grande, inspirados por el Mayo Francés. Esa, que es la verdadera historia, no es contada por que exigiría una sincera autocrítica de todos los que participaron de la resistencia dando su apoyo y confianza ciega a las direcciones nacionalistas burguesas y también porque es un duro golpe a la estrategia de conciliación de clases que marca la historia del PT.







Temas relacionados

Comisión Nacional de la Verdad   /    Dictadura en Brasil   /    Brasilia   /    PT   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO