Política

CENA MAURICIO MACRI EN LA RURAL

El administrador de los negocios de los capitalistas

Jueves 19 de marzo de 2015 | Edición del día

Pocas veces esa definición de Karl Marx del Estado moderno realizada en 1848 se vio tan clara en la política argentina como en la cena de este martes de Mauricio Macri con 2400 empresarios en La Rural. Este ingeniero recibido en la Universidad Católica Argentina, profesión que sin embargo nunca “ejerció”, es hijo de uno de los hombres más ricos de la Argentina, se metió en la política de la mano del club Boca Juniors y desde hace más de siete años es el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Este 2015 está lanzado ya a su campaña presidencial y cuenta con el beneficio de que el kirchnerismo lo está transformando en su oposición “a medida”. En sus recorridas mediáticas, Macri le dice a cada quién lo que quiere oír, pero pareciera que en los últimos tiempos ha suscitado interés en numerosos empresarios que tienen negocios en la Argentina ya que agotaron hasta la última mesa de la cena de recolección de fondos de su candidatura de este martes 17 en La Rural, tomando el ejemplo de las cenas de los EE.UU. millonarias que garantizan las campañas de republicanos y demócratas.

Y no era barato ir a comer con el PRO. El cubierto costaba $50.000 y en el partido amarillo afirman haber recaudado cerca de $115 millones para la campaña presidencial de Macri. Ya tenían reservado su lugar las grandes empresas que hacen negocios con la obra pública en la Ciudad como Riva S.A. encargada del Metrobús de la 9 de Julio (y también del mega emprendimiento que anunció Cristina Kirchner para la Isla Demarchi) y los Roggio encargados de la ampliación del subterráneo, pero también aquellos a los que el PRO le permite sus propios negociados como IRSA, dueña de los shoppings de la Ciudad y propiedad de Eduardo Elsztain. A ellos se sumaron centenares de empresarios que empezaron a poner fichas en la campaña del PRO, a la espera de un futuro de negocios promisorio. Muchos de ellos, ni siquiera compraron su lugar con nombre y apellido, sino que lo hacen a partir de terceros o empresas que no son contratistas del Estado. Una muestra en vivo y en directo de esta complicidad de empresarios millonarios y los políticos que trabajan para ellos.

Estos capitalistas son los mismos que pelean hasta el último centavo de aumento en cada paritaria o que niegan derechos de los trabajadores en sus propias empresas pero que están dispuestos a gastar millones de pesos en una cena para financiar la candidatura de Macri. De lo que no cabe duda es que la valoración de estos empresarios es que con el PRO pretenden una nueva ola de negocios y ganancias.

La cena fue una muestra de cómo es hoy el financiamiento de la política capitalista en la Argentina. De hecho, el PRO no es el único. De hecho, el kirchnerismo ha tenido sus empresarios amigos que han colaborado todo este tiempo con la “década ganada”, los de las actividades “normales y habituales” y los de las de otras no tan sanctas como el narcotráfico y las famosos empresarios de la efedrina, que fueron unos de los aportantes de la campaña presidencial de Cristina en 2007. Y Massa tiene al petrolero Bulgheroni y así podríamos seguir con cada uno de los candidatos de los partidos capitalistas. Es más algunos empresarios, como el propio dueño de Bridas, son lo suficientemente hábiles para poner unas monedas en cada candidato y así asegurarse algún “beneficio” en el próximo gobierno, gane quien gane.

Más abajo va la lista de invitados para tener en cuenta quiénes van a ser los que van a pasar a cobrar el cheque por la ventanilla del próximo gobierno si gana el PRO. Sería el gran sueño de Macri transformarse en el gran gerente de todas estas empresas desde la presidencia y garantizarles más y mejores negociados replicando el modelo de la Ciudad de Buenos Aires el país. Esta es la esperanza que encarna este intento de derecha moderna.

Más allá de los discursos para los medios, la cena fue la confirmación de que si es electo presidente Macri no prometerá resolver los problemas estructurales en salud, educación o transporte, sino que brindará un mundo de oportunidades para hacer negocios y seguir engordando los bolsillos de estos empresarios multimillonarios.

Desde el FIT cuestionaron la cena

Algo distinto se ve desde la izquierda. Cuestionando la cena organizada por el PRO, la candidata a Jefa de Gobierno del Frente de Izquierda, la abogada Myriam Bregman sostuvo que “desde el Partido de los Trabajadores por el Socialismo somos algo diferente porque rechazamos los aportes de los empresarios y nos mantenemos con el aporte de nuestros militantes y simpatizantes, trabajadores y estudiantes, y además somos parte de las comisiones internas que enfrentamos, junto a los trabajadores, a los empresarios amigos de Macri. Es esto lo que nos permite tener independencia política y las manos libres para denunciar los negociados del kirchnerismo y de la oposición de derecha, es eso lo que nos permite reclamar que todos los funcionarios ganen como una maestra y eso lo que hace que todas las listas del FIT estén repletas de compañeros luchadores, referentes de sus lugares de trabajo”.

Acá una lista de algunos de los empresarios que dijeron presente en la cena

  •  Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio)
  •  Jorge Pablo Brito y Guillermo Stanley (Banco Macro)
  •  Gustavo Weiss (Cámara de la Construcción)
  •  Enrique Duhau (Duhau SA)
  •  Marcos Bulgheroni (Bridas)
  •  Pablo Querol (LAN)
  •  Alberto Álvarez Saavedra (Gador)
  •  Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó)
  •  Jorge Bledel (Banco Francés)
  •  Federico Álvarez Castillo (Etiqueta Negra)
  •  40 empresarios chinos, acercados por el precandidato a legislador porteño Federico Yuan
  •  Luis Bameule (ex presidente de Quickfood)
  •  Ricardo Marra (Bolsa de Cereales)
  •  Daniel Felici (Odebrecht)
  •  Martín Cabrales (Cabrales S.A.)
  •  Carlos de Narváez (hermano de Francisco candidato massista)
  •  Miguel Blanco (Swiss Medical) y representantes de Techint, McCain, e IRSA.





    Temas relacionados

    Elecciones 2015   /    Macrismo   /    Mauricio Macri   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Política

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO