Internacional

BREXIT

El encuentro entre May y la Comisión Europea: con sabor a poco y sin avances para el brexit

Sin sorpresas, el encuentro de este jueves entre May y Juncker sólo dio como resultado declaraciones vacías. Mientras se acerca el 29 de marzo, la fecha acordada para la salida del Reino Unido de la UE, no sólo no hay acuerdos, sino que aparecen nuevos escollos, perfilándose el fantasma que nadie quiere: un brexit sin acuerdo.

Jueves 21 de febrero | 11:35

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, se reunieron este jueves sin que el encuentro, como era previsto, significara grandes avances en la negociación del brexit. Sólo pudieron afirmar que “se comprometían a seguir trabajando para encontrar una salida al brexit”, bloqueado desde que la Cámara de los Comunes rechazó en enero el acuerdo de retirada.

Tras el segundo encuentro de los líderes este mes de febrero, ambos emitieron un comunicado en el que aseguran que hablaron sobre "el rol que los arreglos alternativos podrían tener en la sustitución de la salvaguarda irlandesa en el futuro", el punto central de conflicto con Bruselas.

Tras el rechazo de la Cámara de los Comunes al acuerdo de retirada pactado entre la UE y el Gobierno británico, los diputados de Westminster pidieron a May renegociar con Bruselas la salvaguarda para evitar una frontera física en la isla de Irlanda incluida en ese documento.

Sin embargo, la UE rechaza esa opción y solo acepta revisar la declaración política sobre la futura relación, en la que ya se hacía referencia a "la determinación" de las partes de sustituir la salvaguarda "por un acuerdo sucesivo que establezca arreglos alternativos para garantizar la ausencia de una frontera dura en la isla de Irlanda de forma permanente". Así, Bruselas no varía su posición.

Del mismo modo, trataron qué garantías se podrían conceder con respecto a la salvaguarda "que subrayen una vez más su naturaleza temporal y den las garantías legales adecuadas" a Londres y Bruselas.

"Ambos reafirmaron su compromiso de evitar una frontera dura en Irlanda y de respetar la integridad del mercado único de la UE y del Reino Unido", según el comunicado difundido, en el cual se destaca que May reconoció la postura de los otros veintisiete países comunitarios y la carta que Juncker y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, enviaron en enero, en la que decían que la Unión no pretendía que la salvaguarda entrara en vigor.

El comunicado también indica que May y Juncker volverán a hablar "antes de fin de mes", que consideraron la conversación de hoy "constructiva" y que instaron a sus respectivos equipos "a seguir explorando opciones con un espíritu positivo". Pero más allá de las palabras, nada.

En declaraciones a los medios una vez finalizada la reunión, la primera ministra precisó que había destacado a Juncker "la necesidad de cambios legalmente vinculantes" para la salvaguarda "que garantice que no puede ser indefinida", la principal preocupación de los comunes. Dijo que esas modificaciones se requieren, si se quiere aprobar el acuerdo de retirada en el Parlamento británico y así evitar el tan temido “brexit duro”, esto es, una salida sin acuerdo.

Esta reunión se da en medio de otra discusión entre los británicos y el Parlamento europeo en torno a la cuestión del Peñón de Gibraltar, ya que la Eurocámara, a pedido del Estado español, pasó a considerarlo “colonia de la corona británica”, algo que el Reino Unido niega (mientras continúa ocupando territorios extranjeros alrededor del mundo). Por este motivo, uno de los pocos acuerdos para el brexit, la concesión mutua de la exención de visados luego del 29 de marzo (fecha límite para la salida del Reino Unido, por lo menos hasta ahora) ya no es tan seguro.

alta poco más de un mes para la fecha prevista para el brexit y aún no se avisora una salida acordada. Veremos si el debilitado gobierno de May logra lo que no logró hasta ahora: no tener más derrotas en el Parlamento británico, ahora con sus dos partidos principales fracturados por la retirada de tres diputados conservadores y ocho del laborismo que ya han armado un nuevo grupo en la Cámara, que no podrán dirigir ni May ni Corbyn, ahondando la crisis política para los británicos.







Temas relacionados

Theresa May   /    Brexit   /    Parlamento Europeo   /    Parlamento británico   /    Comisión Europea   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO