Política Estado Español

ENTREVISTA A OLIVA SERRA

"El feminismo tiene que luchar contra la opresión de los pueblos y solidarizarse con Catalunya"

Hablamos con Oliva Serra, militante de la izquierda independentista y del colectivo Olesa feminista. Nos habla de la situación de Catalunya desde una mirada feminista, la respuesta de las mujeres frente a la represión y del posicionamiento del feminismo frente a la autodeterminación de Catalunya.

Cynthia Lub

Barcelona | @LubCynthia

Miércoles 30 de octubre | 14:37

Oliva Serra es militante de Endavant (OSAN), del colectivo Olesa feminista y miembro de la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos de Olesa de Montserrat. Nos habla de la Ley Aragonès confeccionada por ERC. Nos cuenta sobre las organizaciones de mujeres que se autoorganizan contra la represión, una represión dirigida no sólo desde el Gobierno central sino también del Govern catalán. Desde una mirada feminista, hace una interesante reflexión sobre el posicionamiento del feminismo frente al derecho de Autodeterminación bajo una crítica a las instituciones del Régimen del 78 como lo es la Justicia patriarcal.

¿Cuál es tu opinión sobre la represión contra el pueblo catalán desde 14 de octubre tras las movilizaciones contra la sentencia del proces, llevada a cabo tanto por el Govern como por el Gobierno central?

Evidentemente creo que es una represión de los cuerpos represivos del Estado, pero también del Govern de la Generalitat contra el pueblo catalán que sale a las calles frente a una situación de injusticia como lo es la sentencia del juicio contra los nueve presos políticos del procés. Esto provocó que la gente, después de aguantar dos años de represión y de pérdida de derechos políticos desde el octubre de 2017, que recordemos que fue la primera vez que ha venido la policía española a pegarnos mientras estábamos intentando ejercer nuestro derecho democrático a la autodeterminación. Y ahora otra vez se evidencia que una vez más el Estado está actuando abiertamente como un Estado ocupante aquí en Catalunya enviando a la Policía Nacional y a la Guardia Civil, pero me parece importante subrayar que los mossos actúan brazo a brazo con la policía nacional, por tanto el Govern de la Generalitat es cómplice de esta violencia que se está ejerciendo.

Dicho esto, una cosa buena a resaltar es que el mensaje de la gente es clarísimo, es que “no nos rendimos y resistimos”, porque ya hace dos semanas que el pueblo catalán se moviliza cada día de diferentes maneras y con acciones de diferentes tipos, pero se manifiesta y sale a la calle cada día a rechazar esta sentencia. Y que también se está poniendo sobre la mesa, que cuando nos envían a los cuerpos represores a reprimir a la población, es cuando comienza la violencia. La violencia es claramente policial, para mi es muy evidente a pesar de los relatos que quieren mostrar los medios de comunicación contra “los violentos que queman contenedores” o los relatos sobre los “infiltrados”. No no, aquí hay una violencia que es la policial y aquí el pueblo lo que hace es defenderse de esta violencia. Y cabe recordar que la autodefensa es legítima, es una respuesta a un ataque.

También se evidencia cómo actúan los mossos y este doble juego que está haciendo el gobierno de la Generalitat mostrando la vía muerta en la que se encuentra el procesismo. Se evidencia que el Govern está haciendo el doble juego al Estado también y que, a pesar de que se definen como independentistas sus partidos, lo que acaban haciendo es defender el orden establecido por delante de los derechos del pueblo de Catalunya que tiene derecho a manifestarse y sobre todo a la autodeterminación.

¿Cuál es la respuesta de las jóvenes y las mujeres frente a la represión actual?

Yo pienso que la represión afecta a todo el mundo por igual, pero hay un cambio de paradigma porque hay muchas mujeres jóvenes que están saliendo a las calles en primera línea. Y pienso que aquí, en parte es por el trabajo que se viene haciendo desde el movimiento feminista, porque estas mujeres tan jóvenes, posiblemente las movilizaciones más masivas que han vivido en los últimos años después del 1 de Octubre has sido movilizaciones feministas. Constantemente se ha visto en las calles a las mujeres, que ya no nos escondemos más, ya estamos empoderadas, vamos hacia un paso adelante y por tanto las calles también son nuestras. Este cambio de paradigma, en el que hay muchas mujeres en primera línea en la movilizaciones de estos días en Barcelona y en el Principat de Catalunya, en parte es gracias a esa conciencia feminista que poco a poco ha ido calando entre las mujeres más jóvenes.

Por otro lado, la respuesta frente a la represión creo que de alguna manera tiene connotaciones o un trasfondo muy feminista, por el hecho de que los colectivos que se están organizando para hacer frente a esta represión. Como el Colectivo de Madres por la República, que son las madres que cuando sus hijos llegan heridos a sus casas, se autoorganizan entre ellas para decir, “no, no dejaremos pasar esta represión”. Creo que esto es un empoderamiento colectivo muy grande de autoorganización de las mujeres en diferentes pueblos y comarcas.

El otro colectivo es “Cuidem-nos” que está poniendo sobre la mesa es que es absolutamente necesario gestionar los cuidados entre nosotras y tener herramientas para hacer frente a la brutalidad policial que se está viviendo y esto es lo que han hecho, un grupo de profesionales, psicólogos, educadores… se organiza y ofrece su ayuda.

Pienso también que puede darle más tranquilidad a los jóvenes que salen a manifestarse, pero también a las madres, organizaciones como Sanitaris per la República, que están al pie de calle curando y atendiendo a las personas heridas. Todas estas organizaciones que aparecieron frente a este escenario de represión, comparten un punto feminista muy integrado y organizan a muchísima personas. Y también atienden a muchísima gente.

Por lo que hace a la represión, la resiliencia de las mujeres es mucho más grande, porque estamos doble o triplemente oprimidas y estas opresiones, que ya venimos sufriendo desde antes, hacen que la resiliencia sea más grande, por lo tanto que estemos más dispuestas que hace un tiempo a dar la cara luchar por nuestros derechos.

En Madrid, el Partido Feminista liderado por Lidia Falcón se ha pronunciado a favor de la sentencia? ¿Cuál es tu opinión crítica?

El comunicado a mi me parece que no es feminista, porque una persona que defiende a una Constitución y el Código penal totalmente patriarcal, no puede ser feminista. Quien defiende la justicia que no sólo legitima el orden social patriarcal, sino también el trasfondo liberal para mantener al Régimen del 78, me parece poco feminista. No se puede defender la Constitución como lo están haciendo en esta declaración, cuando es absolutamente patriarcal, por poner un ejemplo, el Artículo 35 que habla del trabajo, dice que el trabajador hombre es el que tiene que sostener a la familia económicamente, esto es un indicio de que es absolutamente patriarcal y por tanto no se puede ser feminista y defender la Constitución, como tesis patriarcal que es. Además es un comunicado que está falseando los hechos para avalar la sentencia con la misma justicia patriarcal que sufrimos las mujeres. Por tanto, yo pienso que este comunicado no es feminista, porque no lo es querer mantener el Régimen del 78, no lo es avalar la sentencia del procés.

Podríamos decir que quienes defienden esta sentencia del Tribunal Supremo, están posicionadas más con el bloque monárquico -desde el Rey, el PSOE y las instituciones del Régimen- contra el derecho a decidir del pueblo catalán…

Exacto, no se puede ni defender esta sentencia ni al poder judicial, yo creo que las feministas lo que tenemos que hacer es una cuestionamiento a ese poder judicial que es el que hacen sentencias absolutamente en contra del feminismo, por poner un ejemplo, el de La Manada. O también contra las mujeres represaliadas por la huelga feminista u otros ejemplos. Además podemos incidir en el hecho de que las feministas somos las que sabemos que si queremos cambiar una situación de injusticia, tenemos que salir a las calles, eso lo hemos demostrado en el año 2013 contra la Ley Gallardón. También está el tema de los feminicidios, que son la punta del iceberg de toda la violencia que se sostiene gracias a estas estructuras de Estado, debemos siempre señalarlas y denunciarlas.

Y además pienso que como feministas y como personas conscientes de que sufrimos una opresión, no podemos girarle la cara a ninguna persona que sufre otras opresiones, como en Catalunya las que luchamos por el derecho a la autodeterminación.

¿Qué opinas de la Ley Aragonès y sus consecuencias hacia la feminización de la pobreza?

Creo que tenemos que ponerle una mirada feminista a todos los argumentos que han surgido en contra de la Ley Aragonès. Me parece que centrar el foco sobre qué servicios se están privatizando con esta ley era importante, porque son servicios de atención y cuidados, y estas tareas históricamente son asignadas a las mujeres. Actualmente, aunque estos servicios están profesionalizados, las trabajadoras son mayoría mujeres, con plantillas muy feminizadas. Por tanto esta ley significará un aumento de la feminización de la pobreza frente a la privatización de estos servicios. Las empresas privadas buscarán obtener mayores beneficios a costa de la precariedad de las trabajadoras.

Quiero señalar quién da apoyo a esta ley. El PPC, PSC y Ciudadanos dan soporte a esta ley, pero lo que choca es que, partidos que se dicen de izquierda y apelan a la igualdad y medidas sociales como ERC, en el fondo están jugando una vez más con los derechos de las trabajadoras.

¿Cuál debería ser el posicionamiento de las feministas y el movimiento feminista respecto a la sentencia del Proces y la represión?

Entiendo que el feminismo tiene que avalar las mismas condiciones, derechos y libertades para todas las personas y las clases populares y en especial las mujeres trabajadoras somos las que lo tenemos más difícil para conseguir nuestros derechos, y como personas oprimidas tenemos que posicionarnos a favor de la autodeterminación de todos los pueblos y denunciar todas injusticias y ataques a los derechos, sean políticos, sociales o laborales.

El feminismo tiene que ser antifascista, o no es feminismo. Tiene que ser antiracista, o no es feminismo, por tanto tiene que ser internacionalista y luchar en contra de la opresión de todos los pueblos del mundo, y por lo tanto, en este caso concreto de Catalunya, creo que a las feministas nos toca salir a las calles a defender nuestros derechos porqué al fin y al cabo, esto va de poder decidir sobre todas las cuestiones que nos afecten, va de conquistar soberanía y de poder decidir también sobre nuestros cuerpos.

Muchos colectivos feministas de los Països Catalans se han adherido a un manifiesto promovido por los mismos, en contra la represión y la sentencia. Esto es un paso, ahora hay que buscar apoyo de colectivos feministas del resto del estado e internacionales.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO