Política

10 DE DICIEMBRE

El ministro Tomada alinea a sus sindicatos alcahuetes para Plaza de Mayo

El ministro de Trabajo Carlos Tomada en persona y el diputado nacional Carlos Kunkel participaron de un encuentro de la Mesa Sindical del Proyecto Nacional donde realizaron un llamamiento a "defender el modelo de la Presidenta en la calle".

Santiago Trinchero

@trincherotw

Miércoles 3 de diciembre de 2014 | Edición del día

El gobierno prepara el acto oficialista del 10 de diciembre en Plaza de Mayo con un sector de los sindicatos, como la UOM y la UOCRA, en momentos de la desbandada de los sindicalistas afines ante el odioso “impuesto a las ganancias” que afecta a buena parte de la base con que cuentan las direcciones de los sindicatos afines al gobierno.

Con el objetivo de consolidar "la unidad del peronismo de cara al 2015", el diputado kirchnerista Kunkel se integró a la Mesa Sindical y participo de una reunión con cerca de un centenar de referentes sindicales en la sede central del Partido Justicialista nacional. Kunkel se suma así a otros parlamentarios del bloque oficialista que integran la mesa, como el diputado Carlos Gdansky quien fuera uno de los allegados del fallecido dirigente nacional de la UOM Lorenzo Miguel, colaboracionista de la dictadura militar de 1976.

Durante el encuentro, el ministro de Trabajo realizó una caracterización del escenario de cara a octubre donde planteó que el avance de la derecha es un fenómeno continental que viene siendo enfrentado con éxito. "No pudieron con Dilma (Rousseff) en Brasil ni con el Frente Amplio en Uruguay y no van a poder con nosotros, son los mismos enemigos que enfrenta Cristina, es una derecha que creían agotada y que viene por el trabajo y la distribución de la riqueza". Frente a las vías en que se concretaría el armado oficialista para el 2015 y la inminencia de internas al interior del kirchnerismo en las PASO Carlos Kunkel dijo que "esta bueno que haya discusiones dentro del movimiento porque cada agrupación debe tener 30 compañeros capacitados para ocupar cargos. Pero una vez terminado ese proceso todos tenemos que salir juntos y garantizar el triunfo en las primarias de agosto, para después triunfar en octubre y así garantizar el proyecto nacional y popular".

Este fue todo un guiño para el ministro de Defensa Agustín Rossi, que ya lanzó su precandidatura y es apoyado por el espacio de la Mesa Político-Sindical. La figura de Rossi resulta mas tolerable para un sector del arco progresista del kirchnerismo que la de Scioli y las PASO parecen ser la garantía de que cada kirchnerista tendrá la oportunidad de elegir cuál es el verdadero heredero de la década ganada siempre y cuando al final del día todos se encolumnen detrás del vencedor. Carlos Tomada buscaría a su vez un lugar en una lista que lo lleve como candidato como Jefe de Gobierno porteño, distrito donde la balcanización del kirchnerismo arroja nada menos que once posibles precandidatos que van desde Sergio Berni hasta Mariano Recalde, pasando por Cabandie y Santa María entre otros.

El legislador oficialista agregó que el próximo 10 de diciembre se cumplen 12 años de este gobierno y llamó a "garantizar que en un año un nuevo presidente peronista asuma la conducción del país". Bajo este amplio objetivo estratégico el sindicalismo oficialista se prepara para plantar su alternativa de cara al 2015. El llamado a defender "en la calle" a la Presidenta puede leerse como los primeros tanteos del agrupamiento de realizar su propio acto. Porque en los tiempos donde los candidatos deben medirse en las tarimas de los escenarios antes que en las urnas, esta tarea es de primera necesidad y "la calle" es un significante que debe ser leído como la convocatoria a marcar la cancha de la Mesa Sindical.

El Próximo 10 de diciembre Unidos y Organizados está preparando una movilización hacia Plaza de Mayo donde planean que se den cita todas las corrientes oficialistas. Una verdadera demostración de fuerzas en las calles, de esas a las que el kirchnerismo aparentaba resignarse a no repetir. Los discursos aclamados desde el patio de las palmeras de la Casa Rosada, la primacía de las conferencias de prensa por sobre los estadios, acompañaban los ritmos del fin de ciclo después de la derrota en las legislativas de 2013. El acto de La Cámpora en Argentino Juniors fue la única demostración masiva de apoyo del kirchnerismo en todo el año. La burocracia sindical opositora, que amenaza con un diciembre caliente por el impuesto al salario y otras demandas sentidas del pueblo trabajador buscará desplegar sus fuerzas para ofrecer su fuerza social acumulada al mejor postor. La burocracia de la CGT Balcarce no puede quedarse atrás. A diferencia de las otras facciones, ella dice saber de qué lado está. Pero debe demostrárselo al kirchnerismo.

La Mesa Sindical del Proyecto Nacional es un agrupamiento impulsado centralmente por el Secretario General de la CGT (Balcarce) de Zona Norte, el docente de SADOP José Luis Casares y los gremios que a él responden. En el documento fundacional del agrupamiento se hace alusión a los programas obreros de La Falda y Huerta Grande y la palabra articuladora del discurso político es la lealtad: se nombra la tríada San Martin-Rosas-Perón, a los descamisados, a los desaparecidos y a "nuestros muertos de la Plaza (de Mayo) del 56" (sic). Curiosas formas de la lealtad encontramos en esta vitrina del progresismo de la pose que se equivoca de fecha: El bombardeo de la Plaza de Mayo durante el golpe del55 fue, para generaciones enteras del peronismo de la Resistencia, el ejemplo mas brutal del odio gorila. No es un mero error de redacción. Descuidos así son toda una declaración de principios. O de la falta de ellos.







Temas relacionados

Carlos Kunkel   /    Carlos Tomada   /    UOM   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO