Géneros y Sexualidades

#PAROINTERNACIONALDEMUJERES

El paro del 8 de Marzo brota por abajo, las centrales sindicales le dan la espalda

Es el caso de más de un gremio. En el docente, la conducción de CTERA a pesar de los mandatos de base votó adherir a la jornada de lucha, pero sin paro ¿Donde está el paro de mujeres?

Nathalia González Seligra

Docente | Dirigente Suteba La Matanza

Marilina Arias

Docente CABA Miembro del Consejo Directivo de Ademys

Miércoles 1ro de marzo de 2017 | Edición del día

Así lo reconoce la titular de Ctera, Sonia Alesso, en entrevista con el diario Página 12 cuando asegura que existe resistencia al llamado al paro de mujeres dentro de las centrales. “Tenemos acuerdos y desacuerdos, no hay uniformidad (…) Hay adhesión y una intención de crear conciencia. En el caso de las CTA hay un acompañamiento fuerte” declara. Todo esto para no decir con todas las letras que “no hay paro”.

Es que, si bien se viene instalando la idea de "Paro de mujeres" para este 8 de Marzo, lo concreto es que ninguna central quiso tomar la posta y ponerse a la cabeza de este reclamo tan sentido.

En el caso de la Ctera es más evidente aún, cuando las maestras de todo el país irán a la paro el 6 y el 7 ante la falta de acuerdo paritario y los ataques a la educación pública, la conducción de Alesso votó en contra de sumarse con modalidad de paro a la jornada del 8 por el Día Internacional de las Mujeres, quitándole fuerza a lo que podría ser una enorme medida junto a las madres y las estudiantes de las escuelas con quienes compartimos nuestras demandas y la pelea en defensa de la escuela pública. Quedó demostrado el pasado viernes luego de que el gobierno lanzara su campaña carnera contra el paro desde el call center PRO y un buchón ex-espía del ejército que se ofrecía de "Voluntario".

Fueron miles las muestras de solidaridad de estudiantes y familias de la escuela pública que respondieron #YoApoyoALosMaestros. Imaginen la fuerza que podría mostrarse desde las escuelas si las maestras, las estudiantes, hermanas y madres de la escuela pública paramos las escuelas y en cada lugar de trabajo para marchar juntas por todos nuestros derechos.

Durante la entrevista, la titular de Ctera asegura que “Ni Una Menos abrió un debate enriquecedor y las mujeres de todos los sectores políticos, sindicales y sociales debemos abrir las cabezas para articular, porque creo que estamos asistiendo a un fenómeno masivo que llegó para quedarse”.

Resulta de mínimo contradictorio que, a pesar de hacer esta lectura, una dirigente de un gremio femenino con peso en una de las centrales más importantes del país, de la espalda al pedido de #ParoInternacionalDeMujeres que brota desde abajo, en pos de los acuerdos por arriba entre las diferentes centrales.

Sin embargo, la realidad de las escuelas tanto de la ciudad de Buenos Aires como de las provincia de Buenos Aires las maestras y sus compañeros varones han debatido en asambleas su plan de lucha viendo la necesidad de parar y sumarse con fuerza al “Paro de mujeres”. Es el caso de Suteba Matanza, una de las seccionales con mayor peso provincial.

También en la Ciudad de Buenos Aires, donde luego de una dura pelea el plenario de delegados de UTE tuvo que votar la adhesión y convocatoria al paro, en contra de la propia conducción que quería realizar un “cese de tareas” desde el mediodía.

Hubo decenas de intervenciones de delegadas, muchas incluso afines a la conducción, que hicieron uso de la palabra para justificar porqué la medida de fuerza que necesitamos es un paro.

A lo largo de toda la entrevista, Alesso, reconoce los ataques a la educación sexual, las políticas de género, el cierre de programas, la feminización de la pobreza entre otros y asegura que “Es el modelo neoliberal que quieren imponer y en ese sentido es el gran retroceso, porque en todos estos años habíamos conquistado derechos que se veían reflejados en la educación y en las políticas públicas”.

Sin embargo, olvida señalar que el cierre de programas y con ellos, la pérdida de puestos de trabajo, es resultado de la precarización laboral que nos legó el gobierno anterior.

Te puede interesar: 8 de Marzo: ¡Qué la tierra tiemble!

Con justeza, señala que con el macrismo en el Gobierno está en riesgo la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral. “La nueva caza de brujas va tras la Educación Sexual Integral para hacernos retroceder treinta años (...) y quiere desaparecer los programas nacionales de educación”, dijo.

Ahora la pregunta es: ¿olvida esta mujer que durante el gobierno anterior en muchas provincias la ESI no se aplicó y que en muchos otros casos fue la Iglesia la que introdujo estos contenidos desde su perspectiva patriarcal y misógina?.

Alesso, reconoce la masividad de las movilizaciones #NiUnaMenos, pero olvida señalar que no fue este, sino el Gobierno anterior quién recibió ese primer reclamo de miles de mujeres en las calles donde se puso en evidencia el nulo presupuesto que el Gobierno de Cristina había destinado a la ley para erradicar la violencia de género sancionada en 2009 y la falta de estadísticas y registro estatal frente a una problemática tan sentida.

También firma que “Esas muertes sólo reciben indiferencia, y la indiferencia frente a un hecho grave mata. Por eso es tan importante el 8M (...) exigirle al Estado políticas públicas que prevengan las violencias contra las mujeres. Supone elaborar estadísticas fiables y trabajar la problemática en las escuelas y en políticas de salud". Sin embargo, omite que estas muertes también recibieron indiferencia del gobierno anterior, así como las miles de mujeres que murieron y siguen mueriendo por la negación del derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Alesso parece tener muy en claro cuáles son las legítimas demandas por las que las mujeres siguen gritando NiUnaMenos y ahora sumando la exigencia a un llamado al paro por ellas. De lo que no parece estar convencida aún es que paralizando el país y el mundo realmente podremos lograr “que la tierra tiemble”.

Esta política de priorizar acuerdos por arriba entre cúpulas sindicales, dándole la espalda al mandato y pedido de las bases, no sorprende para quienes luchamos día a día por recuperar los sindicatos de las manos de las burocracias para ponerlos al servicio de los derechos del conjunto de los trabajadores y en este caso especial, las trabajadoras y el conjunto de las mujeres.

Por eso, desde Pan y Rosas y el PTS en el Frente de Izquierda, así como desde la Corriente Nacional docente 9 de Abril, levantamos una política opuesta por el vértice, encarnando la voz de las miles de mujeres que quieren ir al paro por sus derechos y la de sus compañeros que ven la necesidad de acompañarlas. Para avanzar en esta perspectiva, llevamos esta exigencia a cada asamblea y plenario, impulsando cartas, petitorios y diversas campañas en cada fábrica, escuela y lugar de trabajo, para exigir a los sindicatos el llamado a un paro efectivo este 8 de marzo. La fuerza al movimiento de mujeres no se la dará un acuerdo entre cúpulas sindicales, en contra de sus demandas. Sólo dando fuerza a este grito de #NiUnaMenos, que emergió desde abajo con miles de mujeres en las calles, es que avanzaremos en la conquista de nuestros reclamos.







Temas relacionados

#ParoInternacionalDeMujeres   /    8 de Marzo   /    Ctera   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO