Política

LOS HOMBRES DE SCIOLI III

El plan secreto de Scioli para enfrentar a la derecha

Preocupado por el avance del PRO, el candidato oficialista diseñó un plan para hacerle frente a la derecha con medidas concretas. Conocé cuáles son.

Fernando Scolnik

@FernandoScolnik

Miércoles 28 de octubre de 2015 | Edición del día

Tras el terremoto político del domingo pasado, desde los equipos del gobernador Daniel Scioli, una vez recuperados de la sorpresa, han comenzado a diseñar una estrategia para enfrentar a la derecha y evitar una vuelta a las políticas de los años ´90. La Izquierda Diario tuvo acceso a los principales lineamientos y los comparte con sus lectores.

1) Defensa de los valores democráticos. El apellido Macri está asociado desde hace décadas a los grupos económicos más poderosos de la Argentina, esas empresas que se enriquecieron tanto en dictaduras como en gobiernos elegidos por sufragio universal. El accionar de la Policía Metropolitana y escándalos como el del Fino Palacios no hicieron más que confirmar esta mala fama en los últimos años.

Por eso, en los equipos de campaña de Scioli se nota por estos días la decisión de contraponer fuertemente otro modelo de país. Algo está claro: habrá una actitud inflexible en cuanto a promover para un eventual gobierno a hombres de indudable prestigio democrático que nada tengan que ver con ese pasado oscuro. Por eso, están confirmados para el posible gabinete Sergio Berni en Seguridad, ex carapintada a cargo de las represiones democráticas de los últimos años que supo desalojar con éxito luchas obreras e inmigrantes villeros; Ricardo Casal para la cartera de Justicia y Derechos Humanos, hombre que se formara en valores democráticos cuando ejerció como funcionario del Servicio Penitenciario durante la dictadura militar y aplicara luego esos conocimientos, hasta la actualidad, como ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires; y en la cartera de Defensa Alejandro Granados, a quien cariñosamente apodan el “Sheriff” por sus políticas de mano dura en el partido de Ezeiza formando escuadrones de la muerte, y que en la provincia llevó a niveles récord el gatillo fácil para defender la democracia, de la mano de Hugo Matzkin, especialista en inteligencia de fuertes lazos con la ex SIDE.

2) Para no volver a los ´90. Mauricio Macri, si de algo es símbolo, es de aquella década neoliberal que significó la entrega del país, el endeudamiento y el aumento de la desocupación y la pobreza. Para no volver a esos años terribles, Scioli está armando un equipo económico de intachable trayectoria y experiencia comprobada: Miguel Bein, ex Secretario de Programación Económica del gobierno de Fernando De la Rúa; Mario Blejer, ex funcionario del FMI, del Banco Mundial y del Banco de Inglaterra, así como Vicepresidente del Banco Central bajo el gobierno de De la Rúa; y Silvia Batakis, actual Ministra de Economía de la Provincia de Buenos Aires, con experiencia en ajustes y achicamiento del Estado.

Con este equipo, y para no regresar a esas relaciones carnales que tanto mal le hicieron al país en los años ´90, Scioli ya envía emisarios a Estados Unidos, como el mismo Blejer o Urtubey, a negociar con los fondos buitres el pago de la deuda. Y, para no volver a comerse el verso ése de que asociados al capital financiero internacional llegaremos “al primer mundo”, Scioli se muestra en actos de campaña con el Embajador de Estados Unidos, Noah B. Mamet, para atraer las inversiones que permitirán el “desarrollo”.

3) Defensa de lo público contra lo privado. El empresario Mauricio Macri es también un conocido enemigo de lo público, amigo de lo privado. Para él, lo importante es resolverle los problemas a “la gente”, y ya se sabe que el Estado es ineficiente. Los años ´90 fueron terribles en ese sentido para áreas sensibles como la educación o la salud. Por eso, Scioli piensa ahora en profesionales de indiscutible perfil en este sentido. Para Educación el proyecto es que la cartera sea ocupada por Alberto Barbieri, quien al frente de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA demostró su capacidad para que avancen la injerencia del mercado en la educación y la restricción del acceso a la educación, arancelando posgrados. En Ciencia y Tecnología espera para asumir su cargo Daniel Filmus quien según distintas fuentes se habría ganado su lugar por su experiencia en asesorar a la ex ministra de Educación de Menem, Susana Decibe, para el impulso de la Ley Federal de Educación, un gran legado menemista para la educación pública. Otras fuentes aseguran que Filmus se ganó su lugar porque fue valorado su paso por la función pública en tiempos de Carlos Grosso en la Capital Federal.

4) Contra la cultura menemista. Volviendo a los ´90, la imagen de Macri está asociada a esa cultura noventista en la que unos pocos vivían la fiesta menemista. Scioli, para cerrar su campaña antes de la primera vuelta, decidió entonces dar un fuerte gesto de que eso no volvería a suceder, luego de tantos años de década ganada y batalla cultural. Por eso, dio su último mensaje antes de la veda electoral desde el programa de Marcelo Tinelli, un hombre que nada tiene que ver con la cultura de esos años. Fue algo que el integrante de Carta Abierta y secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, Ricardo Forster, no alcanzó a comprender.

5) Mantener los símbolos del relato. Se sabe que los símbolos, en política, son importantes. Por eso, para decorar su despacho, de llegar a la Casa Rosada, Scioli está pensando en algunas de las siguientes fotos, con sus mejores recuerdos. Para mantener vivo el relato.







Temas relacionados

Ricardo Casal   /    Balotaje   /    Carlos Menem   /    Marcelo Tinelli   /    Mauricio Macri   /    Alejandro Granados   /    Sergio Berni   /    Daniel Scioli   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO