Juventud

UNIVERSIDAD

El recorte de incumbencias no reduce las actividades de los profesionales, las desprestigia

La modificación realizada por la resolución 1254 del Ministerio Educación publicada en el Boletín Oficial el pasado 15 de mayo en las más de 37 carreras universitarias, está entrando en debate de la comunidad educativa.

Alejandro Solari

Estudiante UTN

Jueves 21 de junio de 2018 | 10:04

La modificación realizada por la resolución 1254 del Ministerio Educación publicada en el Boletín Oficial el pasado 15 de mayo en las más de 37 carreras universitarias, está entrando en debate de la comunidad educativa. Esto se debe a la gran reducción de actividades profesionales reservadas exclusivamente al título, y a la falta de claridad en las consecuencias que pueden generar.

Primero es necesario aclarar el siguiente concepto, que incluso desde el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) parecen confundir en su declaración:

Las incumbencias NO son los alcances del título que expide una universidad, son aquellas actividades comprendidas en los alcances que "comprometen al interés público". Es decir, son las actuales “actividades profesionales reservadas exclusivamente” que son explicitadas en los anexos de esta resolución. El término fue sustituido en el Decreto del PEN 256/94.

Resuelto esto, podemos ver que la primera interpretación de "recorte" es "los profesionales no vamos a poder ejercer más dichas actividades". Esto es (parcialmente) falso en lo inmediato, debido a que los alcances los define cada universidad que es autónoma para hacerlo siempre que cumpla con este mínimo de actividades reservadas de interés público. Pero, si el piso está por debajo de lo anterior, será primordial velar ante futuras reformas en los planes de estudio de cada universidad para que dichos alcances no se reduzcan.

El eje principal de este problema, es la falta de claridad en los casos que interfieren en estas actividades a los títulos profesionales. ¿Es acaso un escape a la creación de carreras más cortas que legalicen la realización de las mismas y resulten en mano de obra barata?

Hay evidencias para pensarlo ya que es un ataque directo a los universitarios y es lineal a las políticas que se vienen aplicando en el ámbito educativo y económico. El desprestigio se basa en subestimar las titulaciones de los profesionales y los conocimientos requeridos para ejercer.

Demuestra una clara visión de perspectiva de política nacional, que tiene más prioridad en la especialización y precarización laboral, que en la búsqueda de un acceso cada vez más inclusivo de la sociedad a la educación universitaria (en consonancia con las recientes declaraciones de la gobernadora María Eugenia Vidal sobre la educación universitaria y la pobreza).

Lo que más ruido hace en esta modificación es que pareciera ser que las actividades que comprometen el interés público, dejaron de serlo repentinamente. Si lo requerido es incluir estas actividades en otras titulaciones que necesitan compartirlas, ¿Por qué se quitan totalmente en las titulaciones que estaban definidas en vez de explicitar cuáles son las que requieren? ¿Por qué dejan el disparador abierto a cualquier titulación aprobada a poder ejercerlas? Es aquí donde la excusa que usan para justificar el objetivo de la modificación hace agua perdiéndose en la turbidez de otras metas.

Hace unos días el ex rector de la Universidad Nacional de Quilmes redactó en un medio que “una inmensa mayoría de carreras que de no existir la corrección reglamentaria que incorpora esta norma, se verían drásticamente reducidas”. Sin embargo, no se comprende cómo podría haber un conflicto con el resto de las titulaciones universitarias (o grupo 2 como las denomina), si no podían enunciar en su alcances ninguna actividad reservada.

El mismo también afirmó que hubo participación de todos los claustros en esta modificación, cuando la realidad es que en la Comisión Académica del CIN o en su Plenario sólo participan los Rectores de las universidades, quienes han ocultado esta modificación que supuestamente viene "trabajándose hace años".

En resumen, esta modificación tiene tres consecuencias claves:

1- Quitar el mecanismo de seguridad del mínimo de alcances que debe certificar una universidad para la expedición de títulos.

2- Delegar actividades antes reservadas a determinados profesionales a otras titulaciones no explicitadas, que signifiquen una precarización laboral y una política universitaria de formación académica especializada y reducida, dando potencialmente lugar a negocios de precarización y cursos pagos.

3- Una nueva legitimación de realizar cambios profundos en la educación de forma inconsulta a los distintos claustros que componen la comunidad educativa.

¿Cómo afecta a ingeniería industrial?

Ya a simple vista se observa la reducción en la cantidad de palabras que describen las actividades y su definición (así como sucede en otros tantos casos). Puede verse la resolución antes (anexo V-2) y después (anexo XV).

Las actividades reservadas que se han quitado en los ingenieros industriales se pueden agrupar en 5 pilares fundamentales:

a) Lo competente a evaluación de proyectos: las evaluaciones de factibilidad e implementación de procesos de producción de bienes industrializados, así como el control de gestión de operaciones referente a lo anterior, su distribución y los requerimientos financieros.

b) Lo competente a ingeniería de producto: su participación en diseño de productos para determinar la factibilidad de elaboración industrial.

c) Lo competente a ingeniería de planta: las actividades de administración de recursos humanos y su capacitación necesaria para los procesos, así como las especificaciones técnicas requeridas para el proceso, incluso en factibilidad tecnológica (correspondiente al primer punto).

d) Lo competente a intralogística: esto comprende el inciso F antes de la modificación, que incluye la programación y organización del movimiento y almacenamiento de materiales.

e) Lo competente a las tasaciones, arbitrajes y peritajes: en referencia a plantas industriales en sus instalaciones, equipos, organización, seguridad e higiene.

Si ha llegado hasta aquí el lector estudiante, quiero proponerle el siguiente ejercicio de pensamiento:

Uno llega de su día rutinario a la facultad con sus miles de cosas en la cabeza. Va camino al aula y enchufado mira, entre los pasillos y aulas de nuestra estadía en la facultad, quienes se dedican a encaminar las políticas, de una agrupación y de otra. Algunos sentirán empatía con alguna, unos se ocuparán más y otros menos. Llega al aula, se sienta alado de alguien que conoce, comienza la clase y toma apuntes. Cierra el tema, es hora de ir a casa. ¿Cuántas veces en el año hay que multiplicar este relato a lo largo de nuestra carrera, sin estar al tanto de lo que pasa en nuestro entorno? Cuán nos hemos involucrado en esta cuestión (porque es importante asumir, que si uno no asume un rol activo, las políticas las hacen otros por uno) es algo que más de uno va a plantearse en el futuro.

Exijamos una asamblea abierta de estudiantes y docentes para que no se avasallen nuestros derechos. Es importante que la comunidad educativa de cada carrera tome conciencia de la problemática, analice cada caso y no permita que la modificación pase desapercibida.

He aquí el listado de titulaciones (en orden con los anexos correspondientes):

1- INGENIERO AERONÁUTICO

2- INGENIERO EN ALIMENTOS

3- INGENIERO AMBIENTAL

4- INGENIERO CIVIL

5- INGENIERO ELECTRICISTA

6- INGENIERO ELECTROMECÁNICO

7- INGENIERO ELECTRÓNICO

8- INGENIERO EN MATERIALES

9- INGENIERO MECÁNICO

10- INGENIERO EN MINAS

11- INGENIERO NUCLEAR

12- INGENIERO EN PETRÓLEO

13- INGENIERO QUÍMICO

14- INGENIERO AGRIMENSOR

15- INGENIERO INDUSTRIAL

16- INGENIERO HIDRÁULICO E INGENIERO EN RECURSOS HÍDRICOS

17- BIOQUÍMICO

18- FARMACÉUTICO

19- INGENIERO BIOMÉDICO Y BIOINGENIERO

20- INGENIERO METALÚRGICO

21- VETERINARIO Y MÉDICO VETERINARIO

22- ARQUITECTO

23- INGENIERO EN TELECOMUNICACIONES

24- MÉDICO

25- GEÓLOGO, LICENCIADO EN GEOLOGÍA Y LICENCIADO EN CIENCIAS GEOLÓGICAS

26- ODONTÓLOGO

27- INGENIERO FORESTAL

28- INGENIERO EN RECURSOS NATURALES

29- INGENIERO ZOOTECNISTA

30- LICENCIADO EN CIENCIAS DE LA COMPUTACIÓN, LICENCIADO EN SISTEMAS, LICENCIADO EN SISTEMAS DE INFORMACIÓN, LICENCIADO EN ANÁLISIS DE SISTEMAS Y LICENCIADO EN INFORMÁTICA

31- INGENIERO EN COMPUTACIÓN

32- INGENIERO EN SISTEMAS DE INFORMACIÓN / INFORMÁTICA

33- LICENCIADO EN PSICOLOGÍA Y PSICÓLOGO

34- LICENCIADO EN QUÍMICA

35- BIÓLOGO, LICENCIADO EN CIENCIAS BIOLÓGICAS, LICENCIADO EN BIOLOGÍA, LICENCIADO EN BIODIVERSIDAD Y LICENCIADO EN CIENCIAS BÁSICAS, ORIENTACIÓN EN BIOLOGÍA

36- INGENIERO AUTOMOTRIZ

37- INGENIERO AGRÓNOMO







Temas relacionados

Incumbencias   /    María Eugenia Vidal   /    Ministerio de Educación   /    Boletín oficial   /    UTN   /    Universidad de Buenos Aires (UBA)   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO