Juventud

CRÓNICAS

El satélite en el cielo, la realidad en el barrio

Miércoles 22 de octubre de 2014 | Edición del día

  •  ¿Viste cabeza? Ahora somos más… eee ¿cómo se dice? Soberanos. Le mandamos uno de esos cohetes al espacio. Todo argentino. Y por ahí anda, en el espacio.
  •  Ajá… ¿y?
  •  Como “¿y?”. Está bueno, ahora podemos hacer investigaciones… qué se yo, esas cosas, vos sabés…
  •  Sí, claro, si viajo todos los días en uno de esos, se llama tren Sarmiento. Daaale, pásame un trago de eso, mejor.

    Mientras el Chuni me da un trago de eso, que seguimos tomando en esta esquina vacía, y tal vez sin sentido, seguimos mirando al cielo, esta vez buscando el satélite tirado al espacio.
    Cuantas veces, pasados de faso, buscamos estrellas fugaces, las Tres Marías y no sé cuáles otras que nunca supimos quien les puso los nombres. Esta vez estamos festejando nada, como otras tantas de las veces que nos vemos acá. Qué se yo. Lo hacemos para recordar los viejos tiempos, como las paredes ricoteras escritas por las tribus del barrio

    El Chuni es de esos convencidos - bah tampoco tanto - solo unas simpatías de que ganamos en estos años. Sabe reconocer que ahora se hizo la casa en donde era el galpón de la vieja, y antes casi se la rematan. Y que ahora tiene un laburo, que le consiguió un puntero de por acá: camillero de sanatorio. Después de tres años contratado quedó efectivo y su hermana más chiquita, la Yani, tiene una compu gratis y nosotros por haber terminado la secundaria con Duhalde, no llegamos a esos logros.

  •  Che ¿y por qué te echaron de esa logística? Que zarpados que están.
  •  Ni idea, pero no tengo un mango, estoy re tirado. Tendría que haber pedido laburo en la estratosfera con esa nave, capaz que hasta me convertía en un Jedi de las Guerras de la Galaxias.
  •  Ja ¿y no querés que hablemos con Quique? Él me consiguió el laburo en el sanatorio, viste que siempre anda en movidas ese.
  •  Qué se yo, puede ser, estoy sin nada, pero después le tenés que devolver el favor, vos te fuiste a fiscalizar a Merlo en las elecciones para no sé quién, porque ese tipo cambia de casaca todo el tiempo. Eso no lo hago ni a palos.
  •  Fue para Massa, viste cómo es esto ¿no? Pero no le des bola, después metemos una excusa.
  •  Mañana paso por las agencias y veo qué onda, pero no hay nada. Vos y tu cohete espacial…

    Justo ahí cae el gordo, que dice que vayamos a la casa que a la noche sale asado, que al mediodía tuvo otro con los pibes del laburo que están haciendo una movida porque los están suspendiendo y se van a plantar. Parece que arrancamos para ahí.

    No sé bien como terminamos charlando esto; me lo pregunto por la risa del gordo. Dije que dejemos de boludear con los satélites, que no son cohetes, que tampoco saben para qué sirven, que dice que se gastó mucha guita, que vamos al asado, que él invita, y que seguro esta charla fue para esquivar que Boca perdió por la copa.

    Debe haber sido las flores que pegan que nos llevan al espacio.







    Temas relacionados

    Cohetes al espacio   /    satélite   /    Juventud

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO