Internacional

ÁFRICA

Elevan a 60 los manifestantes muertos por la represión militar en Sudán

La junta militar que tomó el gobierno busca terminar con las protestas. Las manifestaciones comenzaron contra el ajuste exigido por el FMI y exigiendo el fin del gobierno de al Bashir.

Miércoles 5 de junio | 11:03

El Comité Central de Médicos de Sudán, un sindicato opositor, elevó este miércoles a 60 el número de muertos por el ataque represivo del Ejército contra los campamentos que manifestantes opositores mantenían en Jartum y por la represión violenta que ha continuado desde el lunes.

Según el sindicato médico se registraron 15 nuevas muertes en varios informes publicados en su página de Facebook en las últimas horas, algunos de los cuales se refieren a heridos fallecidos en los hospitales y otros, a víctimas de nuevos tiroteos en Jartum y en las ciudades de su área metropolitana. Al menos 326 personas han sido hospitalizadas aunque estos datos no son completos por las restricciones que están poniendo las fuerzas de seguridad al trabajo de los médicos.

Más información: Lunes sangriento en Sudán: al menos 30 muertos por la represión del Ejército

En respuesta a la sangrienta represión una amplia campaña de solidaridad internacional llama a repudiar la acción de la Junta Militar.

Te puede interesar: Solidaridad con los trabajadores y el pueblo de Sudán contra la represión del Ejército

En la noche del martes, según informaron desde el sindicato de médicos, hubo tiroteos en Jartum, capital del país, causados por grupos paramilitares ligados al Ejército, los "yanyauid", y además estos grupos armados "arrestaron a varios médicos en el hospital de Jartum Norte".

El Ejército de Sudán se ha instalado en el poder desde la caída de Omar al Bashir el pasado 11 de abril, luego de semanas de protestas contra el presidente que se mantuvo en el gobierno por tres décadas.

La represión escaló luego de la exitosa huelga general de 48 horas, la semana pasada, convocada por la Asociación de Profesionales y secundada por otras organizaciones, que expresó un punto de inflexión en la lucha contra la junta militar.

Las protestas comenzaron en diciembre pasado en rechazo al aumento de los productos básicos por el fin de los subsidios a la harina y los combustibles, un ajuste exigido por el FMI, pero exigiendo el fin del gobierno de al Bashir.

Después del criminal ataque los militares cortaron tanto internet como la emisión de todas las cadenas de radio de la capital.

Varios gobiernos con intereses geopolíticos en Sudán, como Estados Unidos o Arabia Saudita, se han pronunciado para que los militares retomen el diálogo con sectores de la oposición. La junta militar manifestó este miércoles que está dispuesta a "dialogar" con todas las fuerzas políticas del país. "Abrimos nuestras manos blancas al diálogo con todas las fuerzas políticas en el país para el interés de Sudán", destacó el presidente de la junta militar, Abdelfatah Burhan, en un discurso televisado.

Pero mientras los militares ofrecen un supuesto dialogo, en las calles continúan los ataques a los manifestantes opositores. Los manifestantes han colocado barricadas en las principales avenidas de Jartum y las fuerzas de seguridad han tratado de desmontarlas en algunos puntos.

Ante la brutal represión la oposición sudanesa, la Alianza o Fuerzas por la Libertad y el Cambio, está convocando a la "desobediencia civil" y a una huelga hasta la caída del régimen militar. Hasta el momento la oposición intentó negociar con la Junta Militar lugares de poder en el futuro gobierno.







Temas relacionados

Omar al Bashir   /    Sudan   /    Ejército   /    África   /    Represión   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO