Internacional

México

PEÑA NIETO Y OBAMA EN WASHINGTON

Estados Unidos y México en el ojo de la tormenta

El presidente mexicano Peña Nieto se encuentra de visita en Estados Unidos. En el día de hoy se llevará a cabo una reunión entre los dos mandatarios, convocada por el presidente estadounidense. La agenda pública: sector energético, seguridad y migración.

Bárbara Funes

México D.F |

Martes 6 de enero de 2015 | 16:00

En el marco de la profunda crisis que atraviesa el Estado mexicano y su régimen político tendrá lugar la primera reunión entre Barak Obama y Enrique Peña Nieto.

Según informan distintos medios, la desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa y las ejecuciones extrajudiciales llevada a cabo por el Ejército serán temas a tratarse, así como la cuestión de la seguridad fronteriza, la participación de México en la nueva relación establecida entre Estados Unidos y Cuba, la integración económica y el comercio.

No es un secreto la preocupación del vecino del norte por la crisis abierta por Ayotzinapa y Tlatlaya.

Los tres niveles de gobierno y las fuerzas represivas a su servicio, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), todos asociados con las redes de narcotráfico, están en cuestión.

A los ojos de la mayoría de la población se reveló la podredumbre de esta democracia para ricos: torturas, desapariciones forzadas, violaciones, represión, ejecuciones extrajudiciales son los métodos utilizados por las fuerzas represivas con el visto bueno de los partidos en el poder.

Las innumerables manifestaciones por la aparición con vida de los normalistas de Ayotzinapa a lo largo y ancho de México, e incluso en el propio Estados Unidos revelan que PRI, PAN y PRD no pueden gobernar con mano dura como estaban acostumbrados a hacerlo.

En Estados Unidos, las protestas por Ayotzinapa constituyen un foco de protesta social, que por momentos confluye objetivamente con los movimientos por los derechos de los migrantes, de los trabajadores precarizados de restaurantes de comidas rápidas y tiendas departamentales, y contra el racismo.

Al mismo tiempo, entre la baja del precio del petróleo y el descontento social que se expresa activamente, la aplicación de la reforma energética –la entrega de recursos energéticos al sector privado nacional y extranjero– también puede encontrar obstáculos.

Cuestión migrante

El endurecimiento de la militarización de la frontera, la criminalización de los migrantes –expresada en persecuciones y detenciones– sumada a la participación probada de la policía en la entrega de migrantes a cárteles del narcotráfico –como sucedió en la masacre de San Fernando, Tamaulipas– se conjuga con el establecimiento de un nuevo centro de detención de los migrantes en Texas –el mayor hasta ahora– y un paquete de medidas decretadas por el poder ejecutivo estadounidense para dar estatus legal a más de cinco millones de indocumentados.

Sin embargo, esta medida deja expuestos a deportaciones y precarización laboral a más de 6 millones de migrantes indocumentados, y ocasionó a Obama una crisis interna por la resistencia de los republicanos a su aplicación.







Temas relacionados

Washington   /    Reforma energética   /    Migrantes   /    Enrique Peña Nieto   /    Barack Obama   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO