Mundo Obrero

EL GOBIERNO ELECTO

Fernández eligió ministro de Trabajo: un exfuncionario menemista será padrino del pacto social

Este lunes varios medios revelaron el nombre que habría negociado el futuro presidente con la CGT. ¿Quién será el futuro “árbitro” entre empresarios y trabajadores? ¿Qué hará con la "herencia macrista"?

Lunes 28 de octubre de 2019 | 20:39

Alberto Fernández está armando su gabinete. Ya comenzó la danza de nombres. Uno de ellos habría trascendido en medio de los festejos del domingo. Según cuenta La Nación, los sindicalistas que se acercaron al bunker del Frente de Todos se fueron con dos confirmaciones: “el 10 de diciembre será elevado el rango a ministerio la Secretaría de Trabajo y el funcionario que designará el presidente para el área será Claudio Moroni”.

Al cierre de esta edición, el propio Moroni había evitado confirmar el dato, aunque sí lo había hecho el sindicalista Héctor Daer.

Vamos por parte. ¿Por qué no nombró a un hombre de la CGT, como se barajaba, o al experimentado Carlos Tomada?

El nombre de Héctor Daer había trascendido luego de las PASO como posible ministro. El problema es que su nombre generó sonrisas en algunos hombres de la CGT pero resistencias en otros. Y para Fernández el futuro de la cartera laboral está ligado a la unidad de la CGT: entre sus distintas alas y con la CTA. Por eso prefirió barajar de nuevo.

Tomada no generaba esas resistencias y tiene experiencia en el cargo. Pero Alberto prefería elegir un hombre de su propio riñón. Un “albertista” como le dicen ahora. Es que quien asuma el cargo será uno de los principales armados del famoso “pacto social” que propone Alberto: un acuerdo entre el Estado, los empresarios y las cúpulas sindicales para poder sostener las medidas económicas del próximo gobierno.

Y, ¿quién es Moroni?

Claudio Moroni es un abogado que siguió, paso a paso, las aventuras políticas de Alberto Fernández. Primero durante el menemismo. Cuando Alberto Fernández dejó su cargo como Superintendente de Seguros, recomendó a Moroni para que lo sucediera. De esos 10 años de gestión quedaría una causa de corrupción por maniobras en el mercado del seguro y un escándalo por una nota censurada al periodista Julio Nudler en Página 12. Como resumía hace poco el periodista Santiago O’Donnell, Fernández era denunciado junto a sus hombres como “responsable político y jurídico de un saqueo, el saqueo que las empresas aseguradoras hicieron de las arcas del Estado, durante la larga década menemista, a través del Instituto del Reaseguro (INdeR)”.

Te puede interesar: Investigaciones sobre la corrupción menemista que involucran a Fernández

Terminada su gestión, Moroni pasaría del otro lado del mostrador. Con esa impunidad con la que se movían muchos funcionarios del menemismo, desafió todas las sospechas y se convirtió en febrero de 1998 en directivo de LUA Seguros, una de las empresas que había sido investigada en la causa de corrupción. No era cualquier empresa. Era la aseguradora del Grupo Cirigliano, que montó entre los 90 y el kirchnerismo un emporio del transporte que terminó con la masacre de Once.
Moroni dejó LUA en 2002 para asumir otra vez como Superintendente de Seguros de la gestión de Duhalde. Volvía del otro lado del mostrador, o en realidad seguía atendiendo de los dos lados.

Cuando Alberto asumió como Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, decidió dejar a su amigo en el cargo. Pero cuando saltó el escándalo de corrupción y censura, prefirió darle otro lugar en el gobierno. Moroni asumió como Síndico General de la Nación, un cargo supuestamente destinado a controlar al gobierno y sus funcionarios. Así se convirtió en una especie de Laura Alonso del kirchnerismo. Como la titular de la Oficina Anticorrupción de Macri, Moroni no vio una. Se le pasaron todas.

A fines de 2007, antes de que Alberto se alejara del kirchnerismo, Moroni asumió cargos más importantes. Primero como director de la ANSES y luego de la AFIP (Administradora Federal de Ingreso Públicos), una caja fenomenal. En 2008 se fue del gobierno con su jefe y amigo.

Desde entonces siguió con su carrera profesional, aunque acompañó a Fernández en el intento de revivir al peronismo no kirchnerista, primero con Massa y luego con Randazzo.

Si se confirma la noticia difundida este lunes por diversos medios, este 10 de diciembre volverá a un cargo importante en el Estado. Moroni será el titular del Ministerio del Pacto Social. También conocido como Ministerio de Trabajo.

Más allá de quién asuma finalmente el 10 de diciembre, hay quienes se ilusionan con vuelva a ser ministerio y los hombres de Triaca y Sicca se vayan. Pero el interrogante más importante es otro: ¿el Frente de Todos anulará los convenios flexibles que mataron 8 petroleros en Vaca Muerta? ¿Terminará con el fraude laboral en Rappi y las apps? ¿Qué hará con el 60% de los pibes y pibas que trabajan sin registrar? ¿Y con el salario mínimo que hoy cubre un tercio de la canasta familiar?







Temas relacionados

Ministerio del Trabajo   /    CGT Azopardo   /    CGT   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO