Sociedad

COBERTURA

Festejos del Bicentenario en Avellaneda, un territorio de multinacionales

En el municipio de Avellaneda se realizaron los festejos por el Bicentenario de la Independencia en medio de música y stands entre los que se destacó el de Tiempo Argentino. La Izquierda Diario cubrió la jornada y también refleja la realidad de las multinacionales del polo Petroquímico.

Carla Libertad

I.S.F.D. N° 1 Avellaneda

Joaquín Moyano

Consejero estudiantil Junta de Historia (FFyL-UBA)

Martes 12 de julio de 2016 | 12:06

Festejos del Bicentenario o la “fiesta popular” del kirchnerismo

El sábado 9 de julio se realizaron los festejos del bicentenario de la Independencia, sobre la Avenida Belgrano, a la altura de la Plaza Lolita Torres. Se montaron dos grandes escenarios, con banners de la municipalidad y de próceres como San Martín y Túpac Amaru. Por la tarde tocaron distintas bandas de folklore de la zona y se lucieron bailando los niños y jóvenes de los distintos institutos de danza del distrito. Sobre la plaza, donde hay una instalación permanente con fotografías de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, se armó un recorrido de puestos de feria que ofrecían artesanías y productos de todo tipo. Cerveza artesanal, comidas regionales, cuchillos de estilo gauchesco y la más variada oferta de remeras, relojes y cartucheras con imágenes de Eva Perón, Cristina y Néstor. Un verdadero merchandising peronista.

La “fiesta popular” de Avellaneda, fue un culto al movimiento político kirchnerista. Los artistas más destacados que llevaron su música a la velada fueron Luciana Jury, Teresa Parodi, Rita Cortese e Ignacio Copani. Al son de “vamos a volver” se expresó un sector de la tribuna, que debió haberse sentido más que agasajada por el evento y por la esperanza que transmitían los músicos por la vuelta de Cristina. El intendente de Avellaneda Jorge Ferraresi estuvo entre el público. Además, el festejo recibió la visita Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, como Hebe de Bonafini.

Tiempo Argentino tuvo su stand

Estuvo presente la cooperativa Tiempo Argentino, que hace unos días sufrió un brutal ataque en sus instalaciones por parte de una patota del empresario Mariano Martínez Rojas y que, a la vez, el presidente Mauricio Macri los calificó como usurpadores. “No sólo fue una agresión contra los trabajadores de Tiempo Argentino, también fue una agresión contra todos los trabajadores en general y a la libertad de expresión”, sentenció Martín Piqué, periodista de éste medio. “Rechazamos ese mote que él quiso ponernos, y agradecemos la visita de la presidenta a la redacción… más allá de la relación entre Spolsky y el FPV, ella eligió nuestro escenario para manifestarse contra la violencia, contra la degradación del empleo, eso lo valoramos enormemente”, sumó Germán Alemanni, otro periodista del medio. Sobre la presencia del Rey de España en el acto que realizó Macri en Tucumán, Germán respondió: “Lamentamos mucho la decisión, creo que representa la política interior y exterior que inaugura el macrismo.” Martín agregó: “Hubiera sido mucho más lindo para el pueblo argentino que la fiesta del bicentenario de la independencia tuviera también la presencia de los presidentes de América del Sur… había en ese primer momento una intención de hacer una confederación de estados de Sudamérica y eso fue lamentablemente balcanizado por las burguesías comerciales que prefirieron dividir América del sur de lo que podría haber sido una sola nación…Yo creo que la independencia en Argentina es algo inconcluso”. Y finalizó: “Quiero terminar felicitando a la izquierda diario, con todos los debates que puede haber en el espacio del campo popular, es un muy buen medio de comunicación y quiero felicitar al PTS por hacer un medio profesional y que suma al debate del campo popular en la Argentina.”

Independencia política, dependencia económica

Hace 200 años, en Tucumán se declaraba la independencia política de las Provincias Unidas de Sud América frente a la Corona Española. Pero esa acción no impidió la creciente dependencia económica de Inglaterra, y luego de Estados Unidos en el siglo XX. Los países latinoamericanos no hemos dejado de ser naciones oprimidas por los imperialismos. Actualmente en la Argentina, el 63% de las empresas más grandes son de capital extranjero, creciendo la presencia de multinacionales y la extranjerización de la economía en la última década kirchnerista. La orientación del gobierno de Cambiemos viene a querer profundizar la dependencia económica del país y lo acompaña con una evidente carga simbólica. Para el aniversario del golpe recibió al presidente de los Estados Unidos y en este Bicentenario Macri le expresó al Rey de España que los diputados del Congreso de Tucumán “deberían tener angustia de tomar la decisión, mi querido rey, de separarse de España”. Más allá de las declaraciones escandalosas que sólo la derecha del PRO se anima a hacer, la reciente entrega de 9.300 millones de dólares a los fondos buitres que impulsó Cambiemos en el Congreso fue acompañada con la votación de un sector importante del FPV, sin el cual no podría haberse realizado esta entrega. De la dicotomía Patria o Buitres que embanderó el FPV, se optó por la última.

Avellaneda, territorio de multinacionales

En Avellaneda, gobernada por el kirchnerista Ferraresi, el Polo Petroquímico de Dock Sud integra el 5% del PBI de la provincia de Buenos Aires y es la actividad de dónde más impuestos se nutre el municipio. Allí opera Shell, gigante multinacional anglo-holandesa que explota nuestros recursos naturales, obteniendo ganancias multimillonarias que no invierte en mejorar la calidad de vida de la población. Esta actividad económica sumada a la empresa Exolgan Container Terminal, en Villa Inflamable y Techint en Costa del Plata, representa un terrible daño ambiental y para la salud y la vida de los vecinos de Dock Sud y sus trabajadores.

Dentro del monstruo petrolero de Shell, existe un grupo de trabajadores que se organizan para enfrentar los atropellos de esta multinacional. Entre ellos está Gustavo Mitchell que, luego de una larga lucha, logró su reinstalación tras ser despedido por persecución sindical . Estos trabajadores apoyan el proyecto de ley de nacionalización de hidrocarburos que impulsa el ex candidato a presidente por el PTS/FIT, Nicolás del Caño. Aquí se plantea que estas industrias se nacionalicen y sean gestionadas por sus trabajadores, junto a la comunidad, para que las ganancias no se fuguen al exterior y se inviertan en salud, educación y la búsqueda de energías renovables. Una verdadera ambición de soberanía nacional e independencia de clase de parte de estos obreros de Shell que junto a otros cientos de trabajadores, son parte de la resistencia frente al ajuste de Macri y los gobiernos provinciales. Pero ellos no se frenan en la celeste y blanca, también estrechan su solidaridad con los demás pueblos trabajadores de Latinoamérica que al igual que nosotros hoy viven un brutal ataque a sus condiciones de vida.

A 200 años de la declaración de Independencia siguen peleando por la unidad y la verdadera emancipación de los pueblos delcontinente ¡qué gran festejo será ese día! Puede ineresarte







Temas relacionados

Bicentenario    /    Avellaneda   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO