Internacional

TRAS LA AGRESIÓN AL FILÓSOFO ALAIN FINKIELKRAUT

Francia, movilización contra los actos antisemitas y su instrumentalización política

Partidos de izquierda, sindicatos y asociaciones convocan a una manifestación contra los actos antisemitas y su instrumentalización, para luchar contra todas las formas de racismo. La marcha es este martes 19 de febrero a las 19.00 horas en la plaza Ménilmontant de París. Publicamos el llamado firmado por el Nuevo Partido Anticapitalista (NPA), la UJFP, Indígenas de la República (PIR), Collectif Rosa Parks, Action Antifasciste Paris-Banlieue, Comité Adama, CEDETIM/IPAM, "Emergencia nuestra policia asesina" (UNPA), etc..

Lunes 18 de febrero | 22:21

Nosotros, las asociaciones, partidos, sindicatos e independientes que suscribimos, participamos activamente en la lucha contra el racismo en todas sus formas. La lucha contra el antisemitismo es una parte integral de nuestra lucha antirracista. Condenamos enérgicamente los actos antisemitas que se producen en un contexto social y político particular.

A pesar de la amplitud de las medidas de represión policial y judicial desplegadas por el Estado contra los Chalecos Amarillos, el movimiento sigue gozando de un fuerte apoyo popular. No es homogéneo y revela una efervescencia social. Frente a un gobierno decidido a no responder a las expectativas sociales, refleja la sociedad francesa y sus contradicciones y evolucionó en gran medida en lo que lleva como demandas desde noviembre.

La situación que estamos viviendo es, por lo tanto, confusa. Mientras que los elementos de extrema derecha siguen presentes, el movimiento muestra claramente que están lejos de ser hegemónicos y capaces de tomar el control de la situación actual. Políticamente, pero también físicamente, los grupos de extrema derecha están siendo marginados, como se ha visto en Lyon, París, Toulouse y Bordeaux. Cuanto más tiempo continúa el movimiento, más se reduce el espacio que tuvo la extrema derecha durante las primeras semanas. Al mismo tiempo, aumentan los contactos y la convergencia con los sindicatos, los colectivos antirracistas, los inmigrantes sin-papeles y el apoyo a los inmigrantes que se refuerza.

Los grafitis antisemitas aparecidos el fin de semana del 9 de febrero, así como la vandalización del sitio conmemorativo de Ilan Halimi, son parte de este período de confusión política e informativa. Un período que favorece el resurgimiento del racismo basado en la identidad, que recuerda al período de entreguerras. Estos actos antisemitas llevan la firma ideológica de la nostalgia de extrema derecha del nazismo (esvásticas, cruces celtas, "juden", etc.). Testimonian el progreso del discurso de la extrema derecha a escala nacional y mundial en un contexto de agravamiento de las desigualdades sociales. Sin embargo, el gobierno y sus aliados han optado por utilizar estos actos contra los chalecos amarillos, denunciando su supuesta violencia, antiparlamentarismo y antisemitismo.

Sin embargo, es este gobierno el que recientemente se comprometió a rehabilitar al mariscal Pétain, líder del régimen colaboracionista de Vichy. De hecho, es esta misma clase política la que encontró tan poco que decir sobre los homenajes a Maurras o Céline, escritores violentamente antisemitas. El antisemitismo es un asunto demasiado serio para dejarlo en manos de quienes, día tras día, trabajan para estigmatizar y reprimir a las minorías. El pico del cinismo se alcanza cuando ya se percibe el peligroso deslizamiento de atribuir el ascenso del antisemitismo al "comunitarismo musulmán", como lo hizo un Eric Ciotti, desgraciadamente no aislado. El racismo estructural no es culpa de los chalecos amarillos ni de las minorías. Es el Estado el que organiza una sociedad desigual y violenta.

No aceptamos la manipulación degradante de la lucha antirracista por parte de todos aquellos que, con mayor frecuencia, han promovido el racismo. Luchamos contra el racismo en todas sus formas, no olvidamos tampoco todos los actos racistas y la violencia policial que son islamófobos, negrofóbicos, romófobos (en alusión a la comunidad Rom, NdT), dirigidos contra asiáticos y personas LGBT. Lo que las estadísticas han estado mostrando durante años se puede resumir en una frase: el racismo está aumentando en Francia y en Europa.

No nos manifestaremos ni participaremos en la gran masa organizada por las fuerzas y partidos políticos, los que se llaman a sí mismos progresistas con los que se inscriben contra el movimiento social, y que juntos afirman: "El racismo no es Francia". "Este "antirracismo", carente de sentido social y político, es el de los pirómanos. El antirracismo que afirmamos reconoce la responsabilidad política del Gobierno francés y de las fuerzas políticas aliadas que marcharán con él. Manifestar contra el racismo con aquellos que, liderados por LREM (Partido de Macron, NdT), son responsables de su crecimiento y lo utilizan políticamente es para nosotros una contradicción y una falta política. Afirmamos que esto sólo puede ser contraproducente.

No permitiremos que nos tomen como rehenes entre las instrumentalizaciones del Gobierno o las de las oficinas y embajadas que persiguen una agenda que no tiene nada que ver con la lucha contra el racismo y el antisemitismo. Nuestro rechazo al odio antisemita, así como a todo odio racial, se expresará en un terreno libre de todo lo que produce y sostiene ese odio. El movimiento antirracista no se utilizará como cobertura para ensuciar los chalecos amarillos. El período es peligroso, somos conscientes de ello, y una salida de la crisis que simplemente restablezca el orden provocaría una conversión al odio racial y al fascismo. Las movilizaciones requieren respuestas sociales y democráticas. El gobierno es plenamente responsable.







Temas relacionados

Chalecos amarillos   /    Antisemitismo   /    Represión en Francia   /    Racismo   /    Emmanuel Macron   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO