Cultura

SERIES

Fuga en Dannemora: entre el melodrama y la necesidad de huir

Fuga en Dannemora es una serie de Showtime ahora en Netflix que marca el paso de Ben Stiller de la comedia al drama, y está basada en la fuga real de dos presos de una prisión de máxima seguridad en 2015.

Miércoles 18 de septiembre | Edición del día

La miniserie, protagonizada por Benicio del Toro, Paul Dano y Patricia Arquette, nos presenta un drama carcelario donde los tres personajes principales forman parte de un triángulo de relaciones en el que no faltan toques de humor.
Ben Stiller expresa que la fuga no era lo que más le interesaba sino la realidad de los personajes. Así es que más que una serie de huida, estamos frente a una narración más reflexiva donde el tiempo avanza lento como en la misma cárcel.

Es una de las historias verídicas mejor recreadas, basada en la fuga de dos presos, Richard Matt y David Sweet, el 6 de junio de 2015 del correccional Clinton en Dannemora, un pueblo al norte del estado de Nueva York y su persecución por tres semanas.

A estos dos personajes se le agrega un personaje central, Joyce Mitchell (Patricia Arquette), supervisora del taller de costura, que mantiene relaciones sexuales con los dos convictos y al mismo tiempo le da las herramientas para poder escapar. Mitchell, al mejor estilo Emma Bovary, está hastiada, aburrida y casada con un hombre tan mediocre como ella; también está presa, pero su cárcel son sus propios pensamientos.

Los tres son protagonistas, los tres llevan los hilos de la narración, hay un equilibrio perfecto en el desarrollo del guión que mantiene un verdadero mecanismo de relojería, donde cada acción es consecuente con la siguiente y logra armar así una trama más que sólida.

La serie recrea en algunos aspectos el cine de los años 70, tan del gusto de Stiller, como por ejemplo se puede establecer un parentesco con el film “Tarde de perros”, drama con algo de comedia y personajes reales y complejos.

La estructura de la producción es especial: la historia cuenta con seis episodios y un final doble; este final de hora y pico es casi una película dentro de los mismos hechos ya que tiene la intensidad necesaria de cualquier largometraje.

El capítulo sexto relata el pasado de este trío protagonista y nos devela hechos fundamentales que van a hacer dar un giro en la concepción que como espectadores tenemos de estos personajes.

Es un entramado de relaciones humanas más que de fuga, interacciones entre estos seres que se atraen y se repelen al mismo tiempo, y conexiones generadas entre reclusos y funcionarios de la prisión teñidas de corrupción y de sálvese quien pueda.
Stiller trabajó sobre escenarios naturales, como ocurrió en El marginal, serie argentina de Sebastián Ortega, los realizadores apelaron a utilizar los espacios de una cárcel verdadera, lo que aporta una importante cuota de realismo a la serie.

Es en síntesis este realismo de entablar la lucha por huir que se entremezcla con un espíritu melodramático mientras complejiza la trama, aquel que le da fuerza y a la vez actúa como motor principal y moviliza a los personajes.







Temas relacionados

Series   /    Netflix   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO