Política

ADELANTE RADICALES

Gil Lavedra, el dirigente de Cambiemos involucrado en el #CuadernoGate

La novedad pasó de largo para muchas y muchos en medio de la atención nacional prestada al debate por el aborto en el Senado. Pero no por eso deja de tener un peso específico propio y un tanto preocupante para el Gobierno de Mauricio Macri.

Daniel Satur

@saturnetroc

Viernes 10 de agosto | Edición del día

El diario La Nación informó el martes 7 que el abogado Ricardo Gil Lavedra representa legalmente nada menos que a la compañía China Gezhouba Group, socia de la empresa argentina Electroingeniería en la construcción de las represas patagónicas.

Como se sabe, el vicepresidente de Electroingeniría Gerardo Ferreyra está detenido desde hace una semana en la causa por pago de coimas para la obtención de privilegios en la obra pública durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

La causa bautizada periodísticamente como el #CuadernoGate, en referencia a la decena de cuadernos supuestamente escritos por el exchofer del Ministerio de Planificación Oscar Centeno, parece no dejar de dar sorpresas. Algunas para un lado y otras para el otro. En el caso de Gil Lavedra se trata de uno de los máximos referentes de la Unión Cívica Radical y de la coalición Cambiemos.

Tan Cambiemos es Gil Lavedra que Macri lo nombró coordinador general del Programa Justicia 2020 del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, el trabajo con el que el Gobierno bate el parche diciendo que busca “refundar” el sistema judicial argentino.

Gil(ún)

A la ya pública interna que el abogado radical mantiene con Elisa Carrió (se dice que por cuestionamientos personales mutuos) ahora se suma esta mochila indeseada para el el juez federal que durante décadas hizo usufructo del prestigio alcanzado al integrar el tribunal que juzgó a las cúpulas militares de la dictadura.

El artículo de La Nación detalla que el vínculo del jurista con la firma del gigante asiático está comprobado a través de documentos que había elaborado el exministro de Energía Juan José Aranguren, antiguo cliente suyo.

Dice la versión que Aranguren (a lo Centeno) confeccionó exhaustivas notas personales durante su gestión en Energía. Y que en ellas hay registros de reuniones con Gil Lavedra en representación de Gezhouba. “El registro de audiencias de Aranguren muestra que se reunió con Gil Lavedra el 31 de mayo pasado a pedido del abogado, quien actuó como representante de los capitales chinos. Los acompañó Ferreyra, que dos meses después caería preso, y Hu Zhijun, miembro del comité de la Unión Transitoria de Empresas que lleva adelante el proyecto”, dice La Nación.

Y agrega que en esa reunión “discutieron cómo acelerar la marcha de la obra, que había estado frenada por dos años por un reclamo relacionado con el medio ambiente”. Así, si bien “no hizo público que trabajaba para los chinos”, Gil Lavedra “sí se lo anunció al Gobierno. Antes de aceptar el trabajo, habló con Aranguren para confirmar si la Casa Rosada tenía previsto continuar con la obra y le avisó que asesoraría a los chinos”.

La actuación de Gil Lavedra al servicio de la China Gezhouba Group quedará en el recuerdo por ser la que posibilitó que no se cayera el megaproyecto de construcción de las represas santacruceñas “Néstor Kirchner” y “Jorge Cepernic” no terminara, al menos hasta este escándalo. Entre otras cosas, firmó un acuerdo entre la multinacional china y la Universidad de Buenos Aires para realizar un Programa de Integridad que supuestamente le daría “transparencia” a las compras y contrataciones.

Como recuerda La Nación, años antes de ser contratado por la gerencia de Gezhouba para representar al grupo en Argentina, Gil Lavedra había despotricado contra el proyecto de las represas, diciendo que era un típico caso de la corrupción k. Incluso llegó a denunciar en 2013 penalmente a algunos funcionarios por “irregularidades en la licitación de las represas”.

Boina blanca y doble moral

El 4 de marzo de este año, en una entrevista con el mismo diario La Nación que ahora lo nombra e involucra en el rimbombante caso de corrupción de los cuadernos, Gil Lavedra decía, entre otras cosas, que “la cuestión de los conflictos de intereses ha sido una de los más relevantes que han aparecido durante este gobierno. Hay que regularlos mejor”.

Allí agregaba que era “un signo muy positivo que por primera vez se esté avanzando en causas de corrupción de altos funcionarios”.

¿Sospechaba Gil Lavedra que pocos meses después su nombre aparecería mencionado en el mismo diario pero con un manto de sospecha sobre posibles conflictos de intereses y corrupciones de altos funcionarios? Probablemente no.

Es más, tan confiado estaría que en aquella entrevista afirmaba que “los estándares que Cambiemos ha propiciado son muy exigentes, y hay que estar a la altura de esas exigencias”.

Por estas horas la vieja correligionaria de Gil Lavedra y pilar de la coalición de gobierno Elisa Carrió aprovechó la volteada para seguir cocinando los ya calientes enconos. En el programa “Mesa Chica” del canal LN+ (propiedad de La Nación), la diputada de la Coalición Cívica amenazó a las huestes de Gil Lavedra diciendo que “la próxima vez que hablen” ellas va a hacer públicos “todos los negocios con el poder que hicieron”.

Cuesta creer que la alumna de Alfonsín (como la supo caracterizar el expresidente de los 80) lance ese tipo de provocaciones, sobre todo en un caso tan sensible para el Gobierno como este, si no supiera a dónde quiere ir. ¿Sabe Gil Lavedra a dónde va Carrió?

Como sea, el escándalo desatado por el “arrepentido” chofer de Roberto Baratta y su decena de cuadernos Gloria abarrotados de letras y números no deja de salpicar estiércol para todos los costados del poder económico, político y judicial. Mientras tanto, los amigos de Carrió no dejan de mirar desde Washington con algo de ternura.







Temas relacionados

#CuadernoGate   /    Electroingeniería   /    Ricardo Gil Lavedra   /    Cambiemos   /    Julio De Vido   /    Radicalismo   /    Juan José Aranguren   /    Corrupción   /    China   /    UCR   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO